• 05:10
  • sábado, 17 de abril de 2021

A las urnas como sea

Las elecciones del 2019 no se definieron por la valoración de la calidad institucional o la credibilidad en la Justicia. Frente a los índices alarmantes de pobreza macrista, el paso al costado de Cristina Kirchner definió el destino en 24 hs. Parece hace un siglo. Este año debemos ir a las urnas en medio de una tragedia sanitaria y económica. Juntos por el Cambio necesita las PASO para mantener la unidad. Víctor Aiola pasó de militante antivacuna a vacunarse y ahora a reclamar en nombre de todos. Mientras tanto se estima que en Chacabuco uno de cada cuatro jóvenes tiene Covid. Muchos andan por la calle y la nocturnidad es un descontrol. Un frente tormentoso en las paritarias 2021 y la unidad del peronismo como la noticia de la semana.

Por Alejo Dentella 

e522ab3092704015a35d0b1aa402aca2_XL
A las urnas como sea

Las últimas elecciones en la Argentina no se definieron por la valoración de los electores sobre la baja calidad institucional, ni por el entramado de corrupción público-privado, tampoco por el descrédito del poder judicial. La alianza macrista-radical se quedó sin segundo tiempo porque los índices de pobreza eran insoportables y porque, además, ninguna de las otras promesas con las que habían llegado al gobierno eran palpables, ni siquiera como expectativas. Cristina Fernandez movió el tablero, descolocó a sus rivales y definió la elección con esa sola jugada.

Pero eso es historia. Parece que ocurrió hace un siglo. Alberto Fernández se despertó una mañana con la noticia de lo que nunca habia soñado. Finalmente, fue presidente de la Nación. Fue como la alegría del cuervo. No duró nada. A poco de andar, lo esperaba una tragedia sanitaria que atraviesa a la humanidad toda. Implacable, se cobra la vida de millones de personas, pone en jaque la economía de los países centrales, empuja a la indigencia a los países periféricos. Profundiza las desigualdades preexistentes, y una vez más muestra el rostro perverso de los poderosos que amarrocan la salvación de las vacunas.

 

Doble turno 

 

No está de más recordar las limitaciones y subjetividades de este cronista a la hora de pincelar la realidad. Lo cierto es que iremos a las urnas en un contexto de precariedad sanitaria, pobreza extrema y canibalismo político. Un dato para reforzar. Solo en la provincia de Buenos Aires, se movilizarán mas de 12 millones de personas para poner su voto en medio del pleno invierno. Juntos por el Cambio no va a ceder un centímetro en la necesidad de ordenar su interna. "Que se mueran los que se tengan que morir" dirá el ingeniero Macri. Esta claro que la unidad política que sostuvieron después de la derrota, solo la podrán conservar definiendo en las PASO las pretensiones de Radicales y PRO.

 

 

 

Todo vale

 

Ya estamos en campaña y todo vale. El Viernes Santo, el intendente Víctor Aiola hizo un raid por los medios nacionales que sostienen la alianza opositora. Aburre recordar que Aiola era un antivacuna. Luego se vacunó y ahora patalea porque no llegan más dosis. De todos modos no está mal que lo haga , se supone  que más allá de su especulación, habla en nombre de todos los vecinos que esperan su turno. Para reforzar su credibilidad, debería recuperar la épica de los primeros tiempos de la pandemia. Hoy, en Chacabuco, se estima que uno de cada cuatro jóvenes tiene Covid. La fortaleza física de muchos y muchas hace que la transiten moviéndose de un lugar a otro. El Estado municipal está ausente. Los cálculos electorales se cuelan por esa grieta. No sólo hay descontrol nocturno sino que, además, alientan  la posibilidad de apertura de boliches. 

 

Juntar votos

 

El escenario sanitario, social y económico con el que transitamos hacia las urnas, nos hará testigos de una batalla campal por  juntar votos. El gobierno de Aiola también está atravesado por la pandemia y la crisis socio económica. Se nota en la calle, se palpa en el ánimo colectivo. Además de la desgracia del coronavirus, el Intendente tiene, al menos, tres frentes abiertos. El deterioro estructural de la gestión, la negociación paritaria y las rencillas por la sucesión del cargo. 

Por orden de importancia, mañana tendrán la segunda vuelta de la mesa salarial. Los laburantes llegan agobiados por la realidad, golpeados por la inflación y con la paciencia al límite. El equipo de Aiola deberá agudizar la imaginación para salir rápido de este trance. Si el año pasado jugaron al desgaste de los trabajadores, hoy tendrían que evaluar no desgastarse ellos. Hay una dinámica colectiva en el reclamo que condiciona el margen de la dirigencia gremial. De eso deberían tomar nota en el palacio. 

 

Todos unidos

 

Sin dudas, la noticia política de la semana es la unificación del  bloque del PJ y Unidad Ciudadana. Hasta hace apenas unos días, Aiola estaba convencido que el conventillo del Pasaje Beltran era la solución de todos sus problemas. Hoy la situación es otra. La bajada de línea ordenando a los distritos llegó bien desde arriba. Tiene la firma de la jefa y todos calladitos a formar fila. La receta de la unidad del peronismo es vieja. De la época de Doña Petrona. Habrá premios y castigos. Casi, una última oportunidad.