Un médico a la izquierda

PANORAMA POLÍTICO  |  05 de enero de 2020 (22:15 h.)

Por Alejo Dentella

La velocidad de los acontecimientos tiene en jaque a los políticos que solo construyen sobre cimientos de arena. Con la llegada de Nerón Chari y Alejo Pérez, Víctor Aiola pone en marcha un nuevo proceso político. El actual Secretario de Hacienda trabaja a destajo en el diseño de una imagen integral de la administración pública. De ahí en más, la hoja de ruta necesitará respaldo político. Aiola mantiene la centralidad del territorio y de la UCR. Kicillof le pega mejor con su historia y descoloca a los militantes del odio. El operativo 2023 está en laboratorio y se trata de otro profesional de la medicina con un fichero de cinco mil pacientes. Buen 2020 para todxs.

 

Por fortuna la velocidad de los acontecimientos muestran, que hoy las construcciones del poder, están plantadas sobre cimientos de arenas movedizas. La dinámica es tan feroz que en demasiado poco tiempo puede descolocar hasta el más prevenido. Lo venimos planteando desde hace algún tiempo, solo nos remitimos a datos estadísticos. De ahí es que insistimos en que el ejercicio democrático deja hasta acá, como saldo positivo, la posibilidad de elegir y fundamentalmente la alternancia del poder. Lo de comer, curar y educarse, te lo debo por ahora. Pero como la idea es arrancar el año con buena onda, vamos por la positiva. Por eso hay que celebrar que los acontecimientos descoloquen todo el tiempo a la mayor parte de los políticos y entiendan que, o se mueven, o fueron. O serán. O se van. Esta hiperdinámica, al compás de la voracidad con que vivimos cada día, instala nuevos escenarios. No menos coyunturales, pero valiosos en términos de mensajes para quienes crean que podrán seguir monopolizando el ejercicio del poder, sin trabajo, creatividad y audacia para reciclarse. Aunque, también a riesgo de ser devorados por la propia correntada.

Viene a cuento, el fuerte viraje discursivo del intendente Víctor Aiola, que seguramente le costará críticas desde adentro y desde afuera. Pero, y con la subjetividad que caracteriza a esta columna, apuntamos una vez más, que el desparpajo, la desfachatez y su infinita capacidad de trabajo, le permiten por lejos seguir ocupando la centralidad política del pago chico. Ruborizante tarea de encolumnamiento le queda por delante a los adulones , alcahuetes y militantes rentados que denostaron al kirchnerismo. Aiola dice que ya no es Macri y se siente “mas cómodo” cerca de Axel Kicillof. 

Otro escenario

Más allá de las chicanas y la ruptura dantesca con ciertos cuidados mínimos en la coherencia discursiva, el famoso “Aiola es Macri” no afectó el patrimonio electoral del intendente. Lejos de eso, hace apenas 45 días revalidó su título con una marca electoral histórica. Desde ese lugar Víctor Aiola comienza a recorrer un nuevo camino que irá dejando descolocados a la mayor parte de quienes hoy consideran ser del círculo íntimo del poder. Sin la presión de los costos políticos que puede llegar a pagar, se tomará todas las licencias para definir nuevos escenarios. El vértigo es su mejor consejero. Esto recién empieza.

Ciento ochenta grados

La estrategia está montada en la incorporación de al menos dos figuras claves que se suman en este segundo mandato. Uno de esos casos es el actual Secretario de Hacienda, Nerón Chari, que llega de la actividad privada y deberá encarar un desafío enorme y por partida doble. Poner en marcha un diseño alternativo y autosustentable para el funcionamiento de la administración pública dentro del contexto de los condicionamientos de la política y los deberes de solidaridad del Estado. En los próximos seis meses, Chari le presentará al intendente una fotografía integral del comportamiento dinámico de las cuentas públicas y una pormenorizada hoja de ruta para rediseñar el manejo de los recursos económicos. Durante ese recorrido se irán tomando medidas en la urgencia, que permitan contener la fiebre dentro de los parámetros de tolerancia. El viraje conceptual será de 180 grados. Su efectividad dependerá del acompañamiento incondicional de quien hoy ejerce el poder con sobrada legitimidad de origen. En paralelo y desde el 1º de febrero, Alejo Pérez deberá apelar a su destreza automovilística para conducir la gestión política institucional en medio de los temblores que naturalmente producen los cambios de matrices. Mientras tanto, la oposición sigue dando changüí. El peronismo local continúa enroscado en la cuitas más doméstica de su interna chiquita. 

Otro médico por ahí

La hiperdinámica de los acontecimientos, la audacia para intentar recorridos no convencionales y la delegación en no más de cuatro funcionarios que pueden acertar el rumbo de una nueva era, son los objetivos del segundo gobierno de Aiola. Salga pato o gallareta solo él sabe a dónde va. Pero todo se encamina hacia importantes cambios de escenarios y reciclado de figuras de acá al 2023 y con escala en el 2021. Por el momento la ambulancia radical que conduce uno de los primeros heridos en la anterior gestión, surca las calles de la ciudad, pero no son más que fuegos de artificios sin ninguna posibilidad de declaración de guerra. Las relaciones de fuerzas son abismalmente desiguales. Parafraseando a Raúl Alfonsín, son los estertores de la política que se muere frente a los estremecimientos de lo que está llegando. A pesar de todo y para sorpresa de muchos, incluso de quien escribe, en el actual laboratorio se trabaja con una vieja fórmula. Por eso el heredero de Aiola podría ser otro profesional de la medicina, que por ahora como el pediatra de año 2015, tiene el valioso patrimonio de un fichero con cinco mil pacientes. Buen 2020 para todxs.  

 

Más acciones: