• 17:51
  • miércoles, 27 de mayo de 2020

“El último que inauguró una cárcel fue Duhalde”

Minutos antes del inicio de la sesión del Concejo Deliberante, Ignacio Orsini, presidente del bloque de Juntos por el Cambio, habló con Cuatro Palabras de los proyectos elevados por el Ejecutivo que tuvieron tratamiento ayer después del mediodía. Puntualmente se refirió a la necesidad de generar una guardia mínima en Anses, y poder tener una reunión con el nuevo jefe de la UDAI Chacabuco, Santiago Carnaghi. Orsini también habló del paso a prisión domiciliaria habilitado para algunos detenidos en la provincia y dijo: “Sabemos que es algo que genera inquietud en muchos vecinos, nosotros nos hacemos eco de eso y queremos ver la posición del Concejo”. Además se refirió al primer caso de coronavirus en la ciudad: “Somos una comunidad y todos tenemos lazos por todos lados, hay que ser muy cuidadosos con ese tema”. 

 

Por Andrés Colicchio

“El último que inauguró una cárcel fue Duhalde”

 

-Todos los años son liberados presos que cumplieron la condena efectiva, y esta decisión no depende del Ejecutivo Nacional sino del Poder Judicial, ¿no creés que se ha mezclado un poco esta situación?

-Entendemos los casos puntuales referidos a salud, o por la edad, es cuestión de encontrar una solución, pero no pueden estar libres violadores o asesinos, gente con delitos pesados que sabemos que no va a ser bueno. El fallo de Violini manifestaba que liberen varios casos. Desde ya que puede haber en todo esto intención de rédito político, pero yo he escuchado a gente de la justicia manifestando por esta cuestión, que el número de presos habilitados para salir excede, incluso en algunos casos hubo en un día más salidas que en un trimestre, esto es independiente de la tajada política que quiera sacarse. En una República el Ejecutivo no tienen incidencia, sabemos que es así. Puntualmente el problema está, y los ejecutivos lo manifestaron. Entendemos que la resolución tiene que tener otros canales, que no sean liberar a algunos presos. 

-De todas formas no es liberación sino prisión domiciliaria. 

-Sin ningún tipo de control, y no es problema de este gobierno, sino que no funciona desde su creación, no funciona bien. Es un tema que no aprendí hace quince días, hace veinte años que soy abogado y lo sé.

-¿Y cuál es la situación de las cárceles respecto al hacinamiento?

-También, ningún político quiere sacar el pecho inaugurando una cárcel, el último que lo hizo fue Duhalde, que no pertenece a mi espacio político para nada. La realidad es que las cárceles existen en todos los países, con los colores políticos que gobiernen. El delito existe, es como una enfermedad, como el cáncer, son cosas que existen en la humanidad. El delito existe, y hasta ahora la humanidad lo único que logró para combatirlo es la cárcel. Otra solución todavía no encontraron. De manera tal que cualquier gestión política debe ocuparse, por una cuestión humanitaria, no podés tener una sobrepoblación del 50% en las cárceles. 

-Algunos dicen que para que haya menos presos hay que fundar más escuelas

-Totalmente, una cosa no quita la otra. Hay que tener más escuelas, más puestos de trabajo, menos conflictos familiares. 

-Últimamente no se han fundado muchas escuelas

-No sé cuántas escuelas hay en el distrito o en cuánto aumentó la delincuencia, son parámetros que hay que estudiarlos. 

-¿Cómo te impactó la noticia del primer caso de coronavirus en Chacabuco y la estigmatización que hubo respecto al primer vecino que contrajo la enfermedad?

-Me enteré como casi todo el mundo, en mi casa a la tarde, vi la noticia en un portal. Todos esperábamos esto, sabíamos que iba a llegar, pero tuve una sensación rara. Los primeros días tenía los cuidados extremos, después sinceramente me relajé un poco, porque al no haber casos entendía que estábamos protegidos, y la verdad que entendí, me di cuenta, que este primer caso es un hecho bisagra, y ahora tengo cierta incertidumbre de cómo se va a ir proyectando. Con respecto a la estigmatización del paciente, hay que recordar que es una enfermedad que contrajo un vecino que estaba abasteciendo a la ciudad, no puedo decir nada, es todo un disparate. Es una persona, hay una familia detrás. Somos una comunidad y todos tenemos lazos por todos lados, hay que ser muy cuidadosos con ese tema. La gente está en su casa todo el día sobreexpuesta a la información, y eso es una bomba de tiempo. Hay que reflexionar, no solo la clase política sino toda la comunidad.