• 03:20
  • lunes, 25 de enero de 2021

“Trump es la grieta”

Martín Acevedo vivió muchos años en Estados Unidos y conoce la idiosincrasia de ciertos sectores norteamericanos. “Cualquier persona que sigue la historia de Estados Unidos, desde la guerra civil del siglo XIX entiende que son heridas que no han cerrado”, asegura. En su muro de facebook hay una voz anfibia, mezcla de ese conocimiento con su rol docente. Desde ahí denuncia el quiebre de una de las democracias más potentes del mundo. Animados por Donald Trump, decenas de republicanos rabiosos ingresaron en el Capitolio en Washington para impedir la sesión que reconocería al demócrata Joseph Biden como el próximo presidente del país. ¿Cuál es el poder simbólico de la bandera confederada ondeando en el Capitolio?. Martín Acevedo asegura que esto no termina acá, “Con Trump se vive un intento de fragmentación de la patria. Él es la grieta en sí”, dice. 

“Trump es la grieta”

 

Por Martina dentella 

 

Martín Acevedo nació en el mítico mayo del 68, en México. Fue migrante dentro de su propio país. Vivió en varios pueblos por el trabajo de su papá, que era vendedor de libros puerta por puerta, hasta que llegó a ser gerente de la editorial. 

“¿Alguna vez escuchaste a Pucho de Don Gato?, ¿viste cómo hablaba?”, dice desde el otro lado del teléfono con un tono animado. “El que hacía la traducción era de Yucatán, donde viví desde muy pequeño, también en la capital, y después en el norte, así es como viví captando la realidad de mi propio país”, agrega. 

Cuando llega una super-crisis económica en el 80, su padre, se va a la quiebra por segunda vez y decide reubicarse. Martín tenía catorce años cuando, pese a su resistencia, se mudó con su familia a Los Ángeles, California. A las veinticuatro horas de haber aterrizado como inmigrantes ilegales, Martín estaba en un aula con veinticinco norteamericanos que no hablaban español y debió aprender el idioma “a los ponchazos”. Hizo el “high school” y el “college”. A los veintisiete, cansado de haber sentido en carne propia la discriminación por ser inmigrante, decide irse a vivir a Amsterdam por un tiempo. La próxima escala fue Buenos Aires, donde conoció a su esposa Natalia, oriunda de Chacabuco. Se instalaron finalmente hace algunos años en la ciudad, donde trabaja como docente. 

 

¿Qué sucedió hoy en Estados Unidos y cuál es la situación al momento?

El engaño de Donald Trump quedó a la vista, y los electores decidieron hacer un viraje y hoy fue un punto álgido. Porque si bien ya había ganado Biden la elección en noviembre, y los demócratas tenían la mayoría en la cámara de representantes, hoy se realizó una elección para senadores en Georgia, un estado completamente esclavista, un bastión republicano, que siempre lo ha sido, y hoy dieron el batacazo… Desde 1995 no se da eso, estamos hablando de un cuarto de siglo donde los demócratas no lideran el senado. Pero además, uno de esos senadores, es negro. En toda la historia de Estados Unidos ha habido diez senadores negros, y nunca en la historia de Georgia había habido un senador negro. Eso sucedió hoy. 

Si te fijas, Trump usó a los mexicanos de chivo expiatorio, pero eso fue mutando. Él encontró un sector de la población norteamericana que tenía esta forma de pensar, y lo único que hizo fue hablar de lo que les gustaba escuchar, y eso está basado en racismo. 

La pandemia expuso el descontento de la población y así es como pierde de la manera en que lo hizo, una de las peores derrotas de la historia. Su excusa es que hubo fraude. Como no tiene sustento, lo que está haciendo es preparar a futuro un nuevo movimiento, un nuevo partido. 

Si él hubiera reaccionado como corresponde a un presidente de Estados Unidos tendría que haber liberado el Capitolio, nos guste o no, porque entraron hasta el recinto. Como no hizo nada al respecto, lo que se entiende es que quiere dejar esa puerta abierta, para capitalizar todo ese descontento de gente que cree realmente en esas “fake news”, de que en Estados Unidos hubo fraude. 

 

Las personas que violentaron hoy el Capitolio se agrupan en ciertas organizaciones que se oponen a otros movimientos que se generaron en Estados Unidos, ¿quiénes son?

Están todos aglomerados en lo que es el partido Republicano, porque Estados Unidos es bipartidista. Los conservadores agruparon siempre gente racista, que siempre ha estado, no es algo nuevo. Al ver que asumía en el poder una persona que concordaba con sus ideas racistas, se sintieron envalentonados a expresarse, estaban simplemente retraídos. Donald Trump trabajó para satisfacer su enorme narcisismo y lo logró, no podemos negar que fue habilidoso. 

 

Decís que hay heridas que no se saldaron, ¿te imaginás un escenario tan extremo como una potencial guerra civil?

¿Sabés cuál es el país que tiene más armas per cápita? El promedio es de tres armas de fuego, pero además las armas prácticamente de guerra están permitidas. En Texas, con tu licencia de conducir vas a Walmart y te comprás un arma semiautomática. En un país con tantas armas distribuidas, tantas noticias falsas y ningún estado en el que puedas vivir con dos sueldos mínimos. Eso nos habla de la enorme desigualdad, una mala redistribución de la riqueza. Esos estados donde más se ve la desigualdad, son los bastiones de los seguidores de Trump. 

 

¿Qué significado simbólico tiene una bandera de la confederación para la buena salud de las instituciones democráticas?

Tiene un enorme poder simbólico. La guerra civil norteamericana no se peleó por libertad de los esclavos, sino por la separación de los estados del sur, porque tenían miedo que luego de que asumiera Lincoln, decidiera abolir la esclavitud. 

Con Trump se vive ese intento de fragmentación de la patria. Él es la grieta en sí. 

 

¿Creés que la figura de Joe Biden es la que puede encarnar esta tarea de reconstrucción nacional?

Para mí Sanders, que es un socialdemócrata que los norteamericanos consideran la izquierda, era la opción. Era antagónico a Trump. Con lo desabrido que es Biden, era justo el filtro. Por lo verborrágico de Trump, y por lo radical que suena para un norteamericano escuchar a Sanders, que usa el pronombre “We... are the people”, para ellos es un concepto comunista. Biden difícilmente hablaba, entonces fue el candidato ideal. 

 

¿Cómo repercute esta situación en la agenda global?

Biden ha sido aceptado, la mayoría de los líderes lo felicitaron. Y una noticia que pasó bastante desapercibida en el día de hoy es que la Unión Europea retiró a Guaidó su estatus de presidente, para ser líder de la oposición, que es lo que siempre debería haber sido. Lo que estamos viendo es un cambio de viento. Hacia dónde va a ir ese viento, eso está por verse. 

Biden va a seguir, creo que va a haber una fragmentación, esto no termina acá. Es la antesala de algo más grande.