05:56 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

“Trabajamos con ganas y sentido común” 

Manuel “Grillo” Falcón hace muchos años que trabaja en el corazón del Barrio Parque Chacabuco(exFonavi) y es actualmente el presidente de la Sociedad de Fomento. En esta entrevista nos cuenta cómo, con un grupo de vecinos, logró conseguir obras y mejoras para que ese lugar se ponga de pie. Falcón hace más de treinta años que vive en ese barrio que se construyó con la reapertura democrática del año 83, durante la gestión de Osvaldo Rodrigo. 

ENTREVISTA  |  16 de agosto de 2019 (12:52 h.)
Más acciones:

¿Cómo arranca tu participación en el barrio? 

Arrancó allá por el año 1998, donde teníamos algunos de los problemas que tenemos hoy, años muy difíciles. Era un proyecto de relocalización de vecinos en los distintos barrios de Chacabuco. Nosotros decíamos que la densidad de población era realmente excesiva, se logró que se demoliera una parte importante del barrio y se colocaron cuarenta y cinco familias en los sectores por la cancha de River, y por el Corralón Municipal. Eso permitió avanzar en el proyecto de refacción en algunas de las torres, en el sector de duplex, y eso nos permitió vivir un poco mejor. Después estuvimos ausentes un tiempo, hubo otros vecinos al frente de la Sociedad de Fomento, y luego de mucho tiempo nos reunimos con vecinos y vimos que había que hacer muchas de las cosas que se hicieron en estos últimos años. Hubo un grupo de políticos que nos dieron una mano, como el caso de Marcelo Daletto, que vino a conocer el barrio y consiguió un dinero a través de la Secretaría de Hábitat, y se consiguieron algunos servicios que son muy importantes. 

Desde ya los recursos no hubieran llegado si ustedes no hubiesen estado trabajando incansablemente y tocando puertas. 

Sin dudas hubo un arduo trabajo de la comisión. Nos tomamos el tiempo, nos llevó alrededor de cuatro meses generar un diagnóstico real, socioeconómico y cultural del barrio. Se visitó familia por familia, haciéndose un informe de lo mencionado. El diagnóstico llevó más de 39 páginas y fue presentado oportunamente al diputado Marcelo Daletto. 

¿Trabajaron con algún equipo técnico? 

No, fuimos nosotros trabajando con ganas y sentido común. 

El diagnóstico de lo que al barrio le hacía falta no necesitaba de diez funcionarios u ocho arquitectos, sino del trabajo de un grupo de vecinos 

Nos llevó alrededor de cuatro meses el relevo familia por familia y presentarlo lo mejor posible, para dar conocimiento de la vida del barrio, que creemos que fue muy positivo. Fue muy importante el acompañamiento del intendente Víctor Aiola. En los encuentros con él nos pusimos firmes, porque el barrio estaba necesitando de una intervención inmediata, en algunos departamentos no se podía vivir más. 

A medida que van apareciendo los logros, ¿también empiezan a aparecer nuevas necesidades? 

Sí, el barrio tiene muchas necesidades, desde problemas de adicciones, de inseguridad a las que hemos dado respuestas favorables. Hoy estamos pasando por momentos de mucha dificultad, hay mucha gente que está sin trabajo, alrededor de las once me esperan para reunirnos por el tema de las cooperativas, que están organizadas, ya han hecho trabajos para el Municipio y aguardamos una respuesta por otros presupuestos que hemos pasado. Hay un sector al que le faltan obras, y seguiremos trabajando.