15:21 h. Martes, 16 de julio de 2019

“A estos tipos no los quiero porque sé quiénes son” 

Roque Cattaneo hace diecisiete años que vive en Luján, pero según sus propias palabras, su lugar en el mundo es Chacabuco. Es el lugar que eligió su bisabuelo a fines del siglo XIX, donde vivieron también sus padres, y donde algunas de sus hijas continúan viviendo. Por eso decidió acercarse a la ciudad para donar a la Biblioteca Municipal sus nueve libros publicados. En conversación con Cuatro Palabras habló de los libros que se encuentra escribiendo y los próximos a publicar. Además se explayó sobre cuestiones políticas, los próceres de segunda plana, la grieta que divide a los argentinos y el gobierno de Cambiemos: “El fanatismo debe terminar. Hay personajes con los que tengo algo personal. Yo a esos tipos no los quiero porque sé quiénes son. De ahí para abajo, me siento a tomar un café y a charlar, y a aprender mutuamente”, dijo. 

UNA CLASE DE HISTORIA​  |  11 de abril de 2019 (13:43 h.)
Más acciones:

“Cada vez que editaba me guardaba un libro para mí, me parece que estos nueve libros (cinco de esos nueve están agotados) los tiene que tener la Biblioteca Municipal. A partir de ahora cada libro mío que salga, voy a dejar uno para la Biblioteca Municipal de Chacabuco, porque aquí es donde transcurrió mi vida, mi carrera, mis amigos y todo lo demás”. 

Por otra parte, adelantó que está trabajando en un nuevo libro que -piensa- se publicará en septiembre: “se llama ‘Pensamientos sueltos’ y es un libro que tiene que ver con frases, algoritmos, mucho de lo que yo publico en Facebook que lo voy guardando, poemas cortos. Los fui recopilando y en un momento me di cuenta de que tenía un libro”, contó a Cuatro Palabras. 

Además, dijo que paralelamente se encuentra escribiendo una biografía sobre Juan Manuel de Rosas, que completaría la trilogía Moreno-Perón-Rosas, y Alem, “en realidad son cuatro biografías medias noveladas”. 

Por otra parte, el año pasado terminó de escribir otro libro que le llevó dos años, “una historia universal no lineal, sino tomando en cuenta los avances y retrocesos de la humanidad, como la expansión ultramarina como un fenómeno importante, y el genocidio de América”, un libro de cuatrocientas páginas que toma la revolución industrial como algo realmente importante para la humanidad que generó contaminación, esclavitud, horas de trabajo, y cómo van naciendo los anticuerpos a eso, cómo aparece el socialismo utópico. 

La historia la escriben los que ganan

“Yo hago la historia de los perdedores, los que no la pudieron contar: los indios, los esclavos, los negros, y reivindico los caudillos populares de la historia argentina, el gobierno de Rosas, que me parece el más popular del siglo XIX, reivindico el gobierno de Yrigoyen, que es el más popular de la primera mitad del siglo XX y el primer gobierno de Perón como un gran transformador de un montón de cosas que tenían que pasar en la Argentina”, dice el profesor y escritor Roque Cattaneo, a quién muchas ciudadanas y ciudadanos de la ciudad tuvieron la suerte de tenerlo como profesor en las aulas. 

También habló de la situación económica que atraviesa el país, y de la función de la historia para comprender el presente: “En 2015 la diferencia entre ricos y pobres era de 23%. En 2018, la diferencia es de 28%. Creció cinco veces más en tres años. Es una estadística. Una fría estadística que nos lleva a analizar el proceso político, cultural, económico para poder entender realmente qué está pasando en Argentina. En una Argentina que profundiza la grieta entre ricos y pobres a esos niveles, donde uno de cada dos niños es pobre, donde el 38% es pobre”. 

Saldar la grieta con la verdad. 

“Lo que nosotros necesitamos es saldar la grieta con mucha verdad, empezar a hablar con verdades, no con fanatismos. Me parece que nos debemos sentarnos en una mesa y decirnos todas las cosas que tengamos que decir en la cara y de buena manera. El fanatismo debe terminar. Hay personajes con los que tengo algo personal. Yo a esos tipos no los quiero porque sé quiénes son. De ahí para abajo, me siento a tomar un café y a charlar, y a aprender mutuamente. Esa es la convivencia humana. Así nacieron grandes naciones” dijo y agregó: ”Yo puedo tener cien diferencias con Macri, con Cambiemos, pero ninguna de ellas es suficiente para que me imposibilite a sentarme a charlar con cualquier dirigente, militante y persona de Cambiemos. Ellos me explicarán por qué creen que este es el modelo a seguir y yo les explicaré por qué creo que no. Somos radicales, seguimos siendo radicales y les explicaré por qué creo que nuestro partido no debía estar en Cambiemos y ellos por qué sí”. 

“Primero soy historiador”

Cattaneo cerró la conversación contando que cuando presentó el libro Perón Perón, Darío Golía que era diputado provincial -y había sido su alumno- lo había declarado de interés legislativo, y él le ofreció presentarlo en Chacabuco. Ese día, un periodista le preguntó por qué un radical escribía un libro de Perón y lo presentaba Golía. Cattaneo le respondió “Suponete que el día de mañana escribo un libro de Hitler, ¿me hice fascista? ¿me hice nazi, o socialista? No, soy historiador. ¿Y quién mejor que un peronista para presentar un libro de Perón?”. Además comentó que cuando presentó un libro de Alem, invitó a los radicales, y la mayoría tuvo compromisos y no fueron. “Yo pensaba que tenía que estar en el lugar donde tenía que estar, que era con una persona que jamás renegó de ser radical, nunca estuve de acuerdo con los muchachos del Frepaso. Me parecía que era mezclar cosas que finalmente no funcionaron, y esto me parece que es mezclar dos cosas que, pareciera -y hoy se está evidenciando con Macri- no funcionaron”.