00:16 h. Viernes, 15 de noviembre de 2019

Tensiones por el reparto

Un nuevo triunfo en la Cooperativa Eléctrica y las expectativas por recuperar el Municipio ponen al descubierto la precaria unidad del peronismo local. La convocatoria a Asamblea del nuevo cuerpo de delegados confirma que pretenden postergar la discusión por la presidencia de la entidad para después del 27 de octubre. Aun asi, las tensiones internas existen porque reclamos y nombres ya son un secreto a voces. El tamaño de la torta dimensionará la pelea.

CONTRATAPA / Por Alejo Dentella  |  15 de octubre de 2019 (01:10 h.)
Más acciones:

Un nuevo triunfo que permite seguir conduciendo la Cooperativa Eléctrica y la posibilidad de pelearle la elección a Víctor Aiola, desató anticipadamente una silenciosa batalla dentro del peronismo de Chacabuco. La decisión de Cristina Kirchner de ceder el principal cargo nacional en juego y designar a Alberto Fernández mejoró las expectativas para iniciar el camino de la unidad del peronismo y de inmediato cada triunfo en las distintas gobernaciones fueron anticipando que era posible aquello de “Vamos a volver”. Aun así, en muchos distritos, las PASO fueron el instrumento para consolidar el reclamo de unidad aunque previamente se intentaron resolver viejas rencillas a través de las urnas. En ese contexto, con un complejo escenario interno que protagonizan los distintos espacios que siguieron militando en el Pasaje Beltrán, entendieron que Ricardo Ciminelli era la persona indicada para encarar el proceso electoral de este año. La aspiración, de máxima, era juntar todos los porotos que permitieran vallar la vieja casona frente a las legítimas pretensiones de Martín Carnaghi, que venía de ganar las legislativas del 2017. Con eso y un decoroso resultado en las generales,Julián Domínguez entendía que le alcanzaba para fortalecer sus pretensiones de retorno al escenario mayor si finalmente se confirma el regreso del peronismo.

Otro dolor de cabeza

No alcanzaron a destapar la sidra para el brindis, los cumpa no toman champagne en público, que ya se habían instalado las discusiones por la ocupación de los primeros sillones en juego. Esto ocurrió el pasado sábado 5 por la noche, luego de conocer el aplastante triunfo frente a la porfiada Lista Violeta. Es solo una muestra de lo que podría venir. Con ese dato, y la presunción respecto al batacazo que pueda meter Ciminelli el próximo 27, reavivan anticipadamente lo que serán las futuras peleas por los espacios de poder si el pronóstico le da la razón a algunos peronistas. Está claro que justamente el desorden es producto del amontonamiento y este último, la consecuencia de la defunción de un liderazgo que ya fue. Julián Domínguez podrá volver a ser protagonista de las grandes ligas nacionales porque tiene méritos y ventanillas donde hacer cola para cobrar. Pero en ningún caso podrá recuperar la conducción natural forjada a principio de los 90 y que en los últimos años solo le trajo dolores de cabeza. La pérdida de centralidad en la verticalidad desnaturaliza el concepto primario del esquema de poder del peronismo. En ese contexto se agiganta la pelea, aumenta la tensión hacia adentro y genera preocupación en un sector del electorado independiente que vuelve a mirar para ese lado. 

Todo para después del 27

Si alguien sospecha de que las insinuaciones de esta columna son caprichosas, no tiene más que revisar la publicación de este mismo diario del dia viernes 11. En la página 4 de esa edición, publicamos el llamado a Asamblea para el 31 de octubre donde el nuevo cuerpo de delegados de la CECH va a elegir a los tres consejeros que reemplazarán a los que se les vence el cargo. Dicho de otro modo, esto significa que el reparto de sillones en la calle Laprida llegará luego de conocerse los resultados de las urnas del domingo 27. No es lo mismo cortar la torta solo de la Cooperativa, que sumarle el manejo de los más de dos mil millones de pesos del presupuesto municipal. Aun así, las especulaciones y las roscas están a la orden del día. Internamente, el peronismo no deja de sangrar por sus viejas heridas, y están hasta los que prefieren una nueva derrota como camino para el sanamiento definitivo. Mientras tanto, el candidato a intendente del Frente de Todos intenta mejorar el ritmo de su tranco para que los acontecimientos no lo sobrepasen. Todas las tensiones por el futuro control del poder liman el trabajo del último tramo de la campaña. Nadie está dispuesto a ceder espacios aunque traten de disimularlo de la mejor manera.

Solo por ahora

Si bien los compañeros son optimistas, por ahora solo la conformación de la nueva conducción de la Cooperativa Eléctrica ocupa la agenda central. No es para menos, cuando el actual presidente de la entidad pretende seguir siéndolo si no puede con Aiola. Caso contrario, el actual diputado Mauricio Barrientos tiene aspiraciones para que ese lugar lo ocupe uno de su propia tropa . Mientras tanto, y como botón de muestra de los ruidos peronistas, Juan Manuel Golía es quien con modestas pretensiones se fortalece, porque anticipadamente declina aspiraciones en el palacio. Claro que, el hermano del dos veces intendente, plantea un escenario donde el reemplazante de Ciminelli podría volver a ser un hombre de Domínguez, Hernán Ibañez, por ejemplo, pero bajo la condición de que la vicepresidencia quede en su poder. Está claro que según el tamaño del festejo y de la torta, será la dimensión de la pelea por la repartija.