• 08:05
  • jueves, 04 de junio de 2020

“Tener el local abierto nos da tranquilidad”

Finalmente, los comercios minoristas pudieron reabrir sus puertas al público a partir de ayer y con todas las medidas de bioseguridad requeridas por el Gobierno Municipal. Gisela es propietaria del local de ropa deportiva Match y en esta entrevista con Cuatro Palabras cuenta que está feliz, “porque más allá de que sabemos que estamos en una situación económica muy difícil, tener abierto genera ya una tranquilidad”. 

Habla además de la importancia de comprar en la ciudad, del recambio de temporada y de la problemática de la financiación cuando no hay ingresos. 

“Tener el local abierto nos da tranquilidad”

Más allá de los balances que inevitablemente se deban hacer con el correr de los días y el impacto económico que significa haber estado sin funcionar durante dos meses, los comercios sentirán un poco de alivio con la posibilidad de tener las puertas abiertas. 

“Llevamos muchos días cerrados, estuvimos realizando delivery, pero es muy difícil trabajar con esa modalidad, le agradezco a todos nuestros clientes que siguieron apostando y comprando de esta manera y que se haya tomado conciencia de la importancia de comprar en Chacabuco, creo que eso tendríamos que seguir trabajándolo mucho” cuenta Gisela y asegura “Estamos felices, porque más allá de que sabemos que estamos atravesando una situación económica muy difícil, tener abierto genera ya una tranquilidad. Va a costar levantar la situación, todo lo que se ha perdido”. 

Respecto al protocolo que acordaron con Gobierno Municipal para poder hacer atención personalizada, Gisela contó que en un principio se había pedido al que podía la colocación de mamparas, “por una cuestión de costos muchos no las pudimos poner entonces lo que sí obligatoriamente usamos son las máscaras, tenemos los espacios bien delimitados, tanto lo que es dentro del local como fuera, estamos generalmente cerca de la puerta para que cuando entra una persona se coloque el alcohol en gel o algún desinfectante, porque no solamente nos cuidamos nosotros sino que cuidamos a nuestros clientes”. 

La mayoría de los locales cerraron sus puertas antes de poder realizar el cambio de temporada, otros quedaron a mitad de camino con la reposición de mercadería. Mientras tanto, todo aumentó. “Es muy difícil para comprar ahora, hay fábricas que no están vendiendo directamente, que no tienen precios. Estamos comprando de a poco, lo que hay, tratando de no llevar a los clientes el aumento. En lo posible absorbemos algunos aumentos porque sabemos que estamos en una situación muy complicada, tanto para nosotros como para la gente en general, así que lo manejamos como podemos. Los aumentos son del orden del 15%”, cuenta. 

Su local, como muchos otros mantiene todavía algo del viejo criterio de financiación, de libreta. “Trabajamos con muy pocas cuentas corrientes y con lo que es financiera, que es con DNI. La verdad es que eso está muy complicado en estos tiempos, los temas de cuenta corriente y tampoco nosotros los comerciantes podemos afrontar la falta de pago hoy en día. Hay dos formas, pueden comprar pagando la primer cuota o pueden empezar a pagar al mes siguiente, también está bueno eso porque hay mucha gente que le sirve de esa manera. Más allá de que algunas financieras tomaron la decisión de no cobrar punitorios en el mes de marzo y abril, también crea mucha incertidumbre en la gente pensar que después tiene que pagar dos o tres cuotas juntas”. 

Por último, Gisela pidió que se siga apostando a la compra local, “debemos ayudarnos entre todos, no lo digo solo por mi negocio, los comerciantes lo necesitamos, y quiero que se queden tranquilos porque somos personas muy responsables, cumplimos con todos los protocolos de seguridad”.