00:06 h. Domingo, 16 de Junio de 2019

“Tenemos el compromiso de trabajar más y mejor” 

Estuvo treinta y tres años en la fuerza policial y llegó al grado máximo de Comisario General. Su padre fue policía y sus hijos lo son actualmente. Marcelo Loyola es desde hace cuatro meses Director de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Chacabuco. En esta entrevista habla de la Policía de la Provincia, de las diferencias entre Patricia Bullrich y Cristian Ritondo, de los asesinatos en San Miguel del Monte y del mapa delictivo local. También reconoce que en Chacabuco hay consumo de drogas duras y se pone a favor de una legislación que despenalice gradualmente el uso personal de cannabis. 

MARCELO LOYOLA  |  29 de Mayo de 2019 (11:21 h.)
Más acciones:

¿Cúal es tu historia dentro de las fuerzas? 

Soy un apasionado de la vida y de la seguridad ciudadana. Estuve treinta y tres años en la Policía de la Provincia Buenos Aires, mi padre fue policía y de alguna manera sigo sus pasos y mis hijos también. Abrazamos la carrera policial. Pude llegar a la jerarquía de Comisario General, he ocupado cargos de Superintendente de Seguridad, de Comunicaciones y finalmente he tenido el orgullo de estar entre quienes conducen la fuerza, a casi cien mil hombres. 

¿Creés que quedó resuelta la idea de una policía dentro del orden democrático y bajo la órbita del poder político?¿Se saldó esa cuestión? 

Creo que estamos en el camino correcto, solo el análisis profundo nos puede permitir ver si se saldó o no. Yo creo siempre que falta más, que hay que trabajar más, en mejores resultados. El otro día una vecina me decía que ocultamos los hechos, y la verdad es que no, hay días que tenemos una “bonanza” en materia delictual pero no podemos estar satisfechos porque los hechos seguramente van a suceder. 

¿Cómo se explica el caso de San Miguel del Monte, a 36 años de la recuperación democrática? 

Un caso muy desafortunado, donde por supuesto que la institución policial queda en el ojo de la tormenta. En todos los ámbitos tenemos excelentes funcionarios, y también gente que lamentablemente no debería ocupar cargos, y este es el caso de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Hay muchos que no están en condiciones de ser servidores públicos. Por eso resalto el trabajo que hace hoy la Auditoría General de Asuntos Internos, para que queden los buenos policías. 

¿Pensás que hay policías que sienten impunidad para desenfundar el arma en cualquier circunstancia ? 

Hay una cuestión que tiene que ver con el folclore político, pero creo que lo más importante es lo que siente un policía que va a realizar un procedimiento. Hay que estar en la piel del agente cuando acude al llamado del 911 y tiene solo la palabra de un operador que le dijo “están robando en tal domicilio”, y el policía va rumbo a lo desconocido, y en un instante, y solo con una breve descripción, tiene que decidir y actuar en consecuencia. Toda la vida dije que el policía debe saber cuál es su marco de protección legal, que tiene que conocer las leyes que lo amparan y las que lo limitan, independiente de que una voz política en algún momento pueda llegar a defenderlo. 

¿Está preparada la Policía para enfrentarse a los hechos delictivos sin correrse de lo que la ley le manda a hacer? 

En mis tiempos de Superintendente he trabajado en la confección de protocolos de actuación de policía, incluso trabajé con el 911 y 101 mejorado en el interior de la Provincia. Ahí trabajamos desde el operador telefónico que recibe una llamada, el que despacha un móvil policial, y el personal de un patrullero que llega en emergencia. Estos últimos tienen que estar preparados para que el procedimiento sea eficaz. Dar en grado de academia charlas que nunca alcanzan, la actuación policial siempre va a estar en el ojo de la tormenta, pero tiene que decidir en muy pocos segundos cómo actuar. Hay reglas básicas, para que actúe, solicite apoyo y que respete las leyes vigentes. En muchos casos se consigue, no siempre. En esto tenemos que trabajar. El vecino tiene que recuperar la confianza en el policía. 

¿Hay responsabilidad política con lo ocurrido en San Miguel del Monte? 

Siempre están las responsabilidades objetivas que son las que evalúa la justicia en primera instancia, pero después a lo mejor la justicia no juzga en la cadena ascendente, pero sí cada uno debe entender y hacer un mea culpa en el marco de sus responsabilidades, y saber en qué falló. La responsabilidad política tiene que ver con las políticas integrales de seguridad, si uno analiza que lo que falló fue el proceder policial, si analiza que falta capacitación política u otra mirada, es posible que sí. 

¿Es lo mismo Bullrich que Ritondo? 

No, Bullrich es Nación, Ritondo es Provincia. La mirada de la Ministra es más rígida, en el contexto de defender al policía en relación a la delincuencia. Ritondo viene llevando políticas de seguridad a nivel provincial que para nosotros son importantes, y hay un grado de planificación muy abarcativo. 

En Chacabuco otro hecho delictivo volvió a conmocionar a los vecinos, ustedes trabajan con un mapa delictivo de la ciudad en el que bajan al barrio y diseñan nuevas estrategias, ¿cómo no están atentos de otros hechos que ocurrieron para ordenar algún tipo de medida preventiva? 

Yo soy un acérrimo defensor del paradigma de prevención y la participación comunitaria. Prevención es anticiparse al hecho, y escuchar al vecino. Estamos llegando a los barrios, Chacabuco es uno solo, pero cada barrio tiene su propia idiosincrasia, a eso apunta el mapa de prevención vecinal. Necesitamos hacer una planificación de fondo, que apunte al corto, mediano y largo plazo. 

Luego de este tipo de hechos¿No reestructuran la planificación? 

Trabajamos con un equipo que lidera Darío Ciminelli, con Defensa Civil que acompaña, pero estos hechos nos producen la frustración de que en algo hemos fallado. Estamos trabajando en intensificar el patrullaje, para que los móviles pasen por todos los sectores de la ciudad. El problema a veces es la manta corta, si descuidamos una zona, se nos complica otra. Tenemos que tomar nota de estas cosas, lamentablemente, pero hacemos el mea culpa, y tomamos el compromiso de trabajar más y mejor. 

Drogas blandas - drogas duras, ¿Tenemos esta problemática? 

Chacabuco no está ajeno a esta problemática, lo que no podemos hacer es desconocerla. Es una ciudad que ha tenido un enorme crecimiento demográfico, y con el avance de la tecnología, y la participación ciudadana nos exige un montón de respuestas y como funcionarios tenemos que darlas. En ese crecimiento de Chacabuco hay un avance proporcional que tiene que ver con lo delictual y con la problemática del consumo de sustancias. 

Respecto a la plantación y consumodecannabis, ¿Creésquedebería ser despenalizado? 

Nosotros, para esta cuestión, tuvimos la visita del Fiscal General del Departamento Judicial de Junín con su equipo de trabajo, porque esta misma pregunta es la que se hacen los mismos policías que tienen que llevar adelante los procedimientos, quieren tener la letra exacta, y lo que está penalizado por ley es lo que el policía debe respetar. Yo creo que el camino es la legalización gradual. Pero hoy, como funcionarios de seguridad, actuamos de acuerdo a lo que la ley nos dice. Desde principios de año tenemos más de 130 plantaciones incautadas, un kilo y pico de cocaína secuestrada, este es el trabajo de la policía. 

¿Hay drogas duras en Chacabuco? 

No en gran medida, pero las hay. Hay consumo. El tema de las drogas lo atacamos desde dos puntos de vista, uno tiene que ver con el narcotráfico, pero también lo atacamos desde el punto de vista de lo problemático, por eso llamamos a Sedronar para que nos hable de las adicciones y nos ofrece una solución que tiene que ser terapéutica, porque el adicto necesita una mano. Trabajamos con Salud y Desarrollo Social, porque el consumo problemático lo tenemos que atacar entre todos. Yo recibo madres que me llaman por la situación de sus hijos, porque la situación se les torna incontrolable, entonces nos piden ayuda como Estado, y ahí tenemos que estar nosotros. 

¿El narcotráfico tiene lugar sin la connivencia política? 

Creo que el narcotráfico es la delincuencia, y el político tiene que ser político del pueblo, si un político está fuera de ese lugar es un delincuente.