• 10:20
  • martes, 02 de marzo de 2021

También las vereditas tienen ese no sé qué

Captura de pantalla 2021-02-09 a las 10.46.27 a.m.
También las vereditas tienen ese no sé qué

Esta es una sección que nació junto con Cuatro Palabras, allá por el 2015. Pasan los años, y continúa siendo un área sensible al reclamo de vecinos y vecinas, hartos de circular por el pavimento dañado y lleno de baches. El debate, durante las últimas semanas, se ha recrudecido en las redes sociales, donde decenas de vecinos exponen sus quejas, fotografías y la preocupación por sus vehículos, o -en algunos casos- el riesgo de vida. Entre otras situaciones puntuales, un vecino relató este fin de semana cómo reventó dos cubiertas de su automóvil, víctima de un bache ubicado sobre la calle Liniers, al 50. Entre las respuestas que obtuvo, algunos vecinos destacan la responsabilidad del estado, la naturalización de está problemática, la impotencia y la preocupación por ir “más atentos a los baches que al tránsito”, con los peligros que eso conlleva. 

Por otra parte, el estado de las veredas es similar y expulsa a quienes deben circular pero tienen movilidad reducida, baja o nula visión. Son pocas las veredas de la ciudad que no están rotas, levantadas o en estado de abandono. Esto no solo puede ocasionar algún accidente de peatón, sino que puede derivar en una responsabilidad individual cuando el propietario del inmueble se ve obligado a realizar una reparación económica a quien termine lesionado.