• 23:07
  • viernes, 10 de julio de 2020

"Soy un agradecido de mi trabajo"

Claudio Daniel Farías se dedica cada día a limpiar los cordones de la Avenida Garay. Hace cinco años que es empleado municipal. Cuatro Palabras lo encontró en pleno trabajo y dialogó con él unos minutos.

"Soy un agradecido de mi trabajo"

A pesar de que la labor de barrendero históricamente estuvo asociado a una actividad propia de la madrugada, Claudio se encuentra preparando su carro de trabajo a las 18:50. Parece concentrado en acomodar los pocos los elementos necesarios para empezar: un cepillo grande, una escobilla, bolsas de residuos y la pala.   

El jefe nuestro no quiere que trabajemos muy tarde, por el frío nos dio este horario, para que le demos tiempo a la sirena. Pero yo siempre me vengo un ratito más temprano, para acomodar todo y empezar a barrer a las 19:00” comienza a relatar el empleado municipal. Ya ha pasado el otoño, las últimas hojas de los árboles cayeron hace tiempo, por lo que Farías señala que “ahora el trabajo es más fácil, solamente hay tierrita. Barro seis cuadras de ida y de vuelta, desde los semáforos de la placita del Hospital, hasta los semáforos de lo Naya.” El entrevistado explica que le falta el par que habitualmente realizaba junto él las tareas; “el Laucha era mi compañero, pero por su edad no puede estar más, está en la franja de riesgo, un gran compañero que esperemos algún día vuelva. Claudio es un agradecido de su trabajo, y destaca que ya lleva bastante tiempo en esta tarea de limpiar cordones, “ya va a hacer cinco años que soy empleado municipal, gracias a esta gestión que me dio la oportunidad. Yo primero estuve siete años en las cooperativas de trabajo, con la gestión anterior. Hoy, por este trabajo tengo un sueldo y una mutual para mis hijos, lo cual agradezco”, dice emocionado. Noble trabajo, que cada jornada Claudio repite para que las calles estén limpias, el vecindario se lo retribuye con el reconocimiento y justo que termina la entrevista, el dueño de un taller le toca bocina y lo saluda por su nombre.