23:40 h. Sábado, 15 de Junio de 2019

“La sociedad no resiste una nueva frustración”

Un análisis respecto a la fórmula que presentó Cristina Fernández y que nadie esperaba. Alberto Fernández es el elegido de la expresidenta para competir en las elecciones presidenciales 2019. El exintendente Darío Golía analiza la jugada estratégica de CFK, habla de la necesidad de interpretar el contexto político y social que demanda nuevos consensos y el apoyo de todos los sectores. Cómo impacta el lanzamiento en el peronismo local, su opinión respecto a las candidaturas de Carnaghi y Garello, las diferencias respecto al escenario de 2003, y el factor sorpresa en Chacabuco: ¿Gabriela Belfortti encabezará la lista? 

ENTREVISTA ​  |  20 de Mayo de 2019 (00:36 h.)
Más acciones:

El proyecto Fernández-Fernández cambia la configuración política nacional, es una fórmula que a primera vista desconcierta y acto seguido se lee como una jugada político-estratégica, ¿qué análisis hacés de esta fórmula?

Sin dudas es una jugada estratégica de quien conduce el mayor espacio político de la República Argentina que es Cristina Fernández de Kirchner. Cuando todos nos imaginábamos que ella iba a encabezar este proyecto -por diferentes motivos y razones- decide acompañar una fórmula y lo hace en términos colectivos, porque acompañar una fórmula de esas características implica acompañar con todo el espacio político que construye, con un volumen electoral importante. Acompañar a un candidato que conoce, y con quien ha tenido coincidencias por muchos años y con quien ha tenido también diferencias. Alberto es un dirigente moderado, y como la propia Cristina lo definió, capaz de encontrar consensos en otras fuerzas y en otros sectores sociales, políticos y económicos, que le va a dar un volumen electoral al frente patriótico y lógicamente le va a dar otro volumen de legitimidad a la hora de gobernar. 

Estamos, y particularmente la expresidenta, está muy preocupa por la gravedad de lo que sucede en nuestro país, y se va a requerir de una tarea, no solo de un espacio político o una persona sino de muchísimos sectores. Ella ve en Alberto Fernández esa persona capaz de convocar al consenso más allá de nuestro propio espacio político, que lógicamente la va acompañar con todo el volumen electoral y la fuerza en las urnas. 

Hay un nicho del kirchnerismo “puro” al que le cuesta conciliar con la figura de Alberto Fernández, ¿cómo se los convoca?

La propia Cristina ha facilitado eso, ha facilitado poniendo las razones por las cuales primero está la patria. Hoy la patria está en peligro y se hace indispensable poder tener una alternativa superadora y poder detener este proyecto que conduce Cambiemos, que está haciendo tanto daño a las argentinas y los argentinos. Primero una fórmula electoral que tenga un mayor volumen al que podría tener nuestro espacio solo, me parece que eso es una razón suficiente, y segundo, cuando el espacio llegue al poder, lógicamente que pueda generar las estrategias necesarias para no caer en una nueva frustración, porque la sociedad no resiste una nueva frustración. Cambiemos fue una frustración electa con más del 50% de los votos y amplios sectores de la sociedad tenían expectativa, tenían esperanza, y fue una gran desilusión. Eso se traslada a todos los sectores de la política, porque después la gente no dice “este gobierno fracasó”, dice que “la política no sirve para nada como instrumento general”, y la verdad que esa generalización hace mucho daño. No se necesita una nueva frustración, y para eso hay que generar equipos de trabajo y sin duda, como bien definió Cristina, solamente con Unidad Ciudadana, FpV, y otros sectores del peronismo, no alcanza. Se necesita de todos los sectores sociales, políticos, económicos y los actores vivos de las comunidades. 

¿Cómo impacta esta jugada en el peronismo local?

Vamos a seguir trabajando de la misma manera. Ricardo Ciminelli, que es el candidato de nuestro espacio, ya venía planteando esto del consenso, de convocar a todos los sectores sociales e institucionales. Hoy el mensaje de Cristina y la composición de esta fórmula, que es un gesto concreto, lógicamente impacta en la militancia, para crear un proyecto de ciudad distinto, alternativo y superador al que Cambiemos construye en Chacabuco. 

¿Cómo se traduce el contrato social que plantea CFK en términos de transversalidad en la ciudad?

Convocando a todos los sectores. Sobre todo a los ciudadanos que a veces no saben cómo aportar, y dicen “ténganme en cuenta, llamenme, convoquenmé” y eso es importante. A todos los que crean poder aportar a un proyecto común. Todos tenemos mucho para aportar, no hay persona que no pueda hacerlo, tiene que tener la decisión y tiene que estar convocada. Nosotros los dirigentes políticos tenemos que tener amplitud con todo el mundo, nos debemos convocatorias amplias, abiertas, para toda la comunidad. En eso estamos trabajando desde nuestro espacio. Ricardo convoca a esa línea de pensamiento. 

Mucho se te asocia con la figura de CFK y consecuentemente con la apuesta por los jóvenes, ¿Cómo ves, en ese sentido, las candidaturas de Julieta Garello y Martín Carnaghi?

Son legítimas. Cuando uno no es gobierno, se dan procesos de discusión de nuevos liderazgos y me parece que el peronismo local hoy está revalidando esos títulos y discutiendo liderazgos locales. Todo el mundo tiene la legitimidad de poder conformar un espacio político como lo han hecho ellos. Yo no voy a ser crítico ni a descalificar, se lo merecen, son trabajadores, y está bien que armen una propuesta. Lo mejor que le puede pasar a una sociedad es tener varias propuestas. Nosotros vamos a debatir nuestra propuesta de cara a las PASO y acompañar al mejor proyecto político que surja de allí. Son los ciudadanos los que con su voto van a legitimar a los candidatos que disputarán las generales y darán la pelea para gobernar Chacabuco. 

Acompañás a Ricardo Ciminelli en las Caminatas que realiza por la ciudad ¿Qué diferencias hay con el escenario social respecto a 2003 cuando te tocó asumir la intendencia?

Habíamos salido del 2001/2002, imperaba el trueque y había desesperanza y hambre en algunos sectores de la sociedad. Cuando me tocó asumir había bonitos de truque en la caja municipal, la gente pagaba los impuestos con eso, con lo que tenía, patacones o bonos de trueque. Pudimos reconstruir, primero desde lo urgente que era darle alimento a nuestra gente, con diferentes planes sociales con los que cubríamos la necesidad de poder comer. A medida que fuimos avanzando, la necesidad del bolsín o la ayuda alimentaria se había reemplazado, era algo que no se requería por quienes transitaban o iban a golpear la puerta del Municipio. Los reclamos variaban en otras cosas, como el acceso a la vivienda, o servicios, o pavimento. Ahora volvimos a ver escenas de las que pensábamos que no íbamos a volver a ver nunca. Gente que no tiene medicamentos o dinero para llevar un plato de comida a su casa, y nos llena de impotencia, de bronca. La similitud que vemos es la necesidad y la urgencia de la gente de salir de esa situación y de volver a creer en liderazgos a nivel nacional y local para revertirlo. La gente quiere volver a tener expectativas y esperanzas.

¿Cómo ves la posibilidad de atravesar esta crisis en cuanto a las diferencias de escenarios nacionales y contextos internacionales?

Son escenarios distintos. En ese momento tuvimos la suerte de tener la conducción de Néstor Kirchner que nos enamoraba no con palabras sino con hechos, todos los días amanecíamos con políticas revolucionarias, superadores, que podían resolverle los problemas a la gente y que nosotros, desde Chacabuco, buscábamos replicar. Ojalá tengamos ese liderazgo y un proyecto convocante para revertir esta situación en la que estamos inmersos. Cristina lo decía, es un contexto muy complejo el de los próximos años. Es difícil la comparación porque el tiempo va modificando los escenarios, la geopolítica es otra. De lo que no hay dudas es que se necesita de un Estado presente, de una dirección firme que pueda resolver los problemas de la gente. Este gobierno lo ha dicho, quiere un Estado ausente, donde el mercado regule la situación. Nosotros pensamos que el Estado tiene que estar más que presente, el mercado medianamente regulado y la economía al servicio de la gente, no de los balances de los sistemas financieros. Cuando caminamos, los vecinos nos dicen que están esperando que sea 10 de diciembre, y que ese sea el último día de Mauricio Macri. Vamos a acompañar a quienes representen de la mejor manera esa posibilidad. 

La candidatura de Gaby Belfortti

Respecto al ofrecimiento realizado a la empresaria Gabriela Belfortti para formar parte de la lista de concejales, Golía dijo lo siguiente “Hay conversaciones, todavía no hemos avanzado en la conformación de la lista. No soy yo la persona que está a cargo de esas conversaciones, pero nuestro candidato ha tenido diferentes diálogos y seguramente en el transcurso de los próximos días se irá definiendo cómo quedan constituidas las listas. Gaby es una persona excepcional, que ha hecho un trabajo social muy importante, y sería bueno que dé ese salto y aporte lo mejor desde otro lugar. Ojalá que decida acompañar este desafío".