23:39 h. Sábado, 15 de Junio de 2019

Sociedad democrática: Te la debo

La reflexión de un amigo de la vieja militancia como instancia para entender qué nos pasa.Cristina les cambio el arco de lugar. La baja de la mortalidad infantil como afiche de campaña. Aiola va por la reelección y por un nuevo armado político para la segunda parte. El peronismo en busca de un consenso difícil de lograr.

PANORAMA POLÍTICO  |  03 de Junio de 2019 (08:04 h.)
Más acciones:

Por Alejo Dentella

A las pocas horas de haberse conocido la decisión de la expresidenta Cristina Fernández respecto a la designación de Alberto Fernández como candidato a presidente, un amigo de la vieja militancia radical me escribió: “Vengo sosteniendo desde hace mucho tiempo que, desde el golpe militar que derrocó al gobierno de Yrigoyen y salvo en unos pocos períodos, el desarrollo político de la Argentina aconteció en el marco de la lógica militar: la decisiones se toman en el vértice de la pirámide y, ante ella, solo se puede participar como aliado o enemigo. Esa es la verdadera y profunda grieta y la causa fundamental de la CULTURA AUTORITARIA de nuestra sociedad. La actitud de muchos dirigentes, aceptando incondicionalmente una decisión de Cristina, tomada y comunicada en forma tan personalísima como grosera, me ratifica en mi pensamiento. Qué lejos estamos de una sociedad democrática!!!!”. El jueves de la semana pasada se supo formalmente que Víctor Aiola iba por la reelección y de inmediato, palabras más o menos, el Intendente le puso condiciones al convite. "Voy a ser candidato en la medida que me reconozcan el derecho exclusivo a designar a los que me acompañaran como concejales y consejeros escolares". La democracia interna, el debate y el disenso, te lo debo. Tiene razón mi amigo.

Vamos por parte

En paralelo a los sacudones que produjo el desconcierto de la candidatura de Fernández, y mientras el Gobierno trata de rearmarse retrocediendo, el Intendente de Chacabuco comienza a instalar el tan demorado anuncio. Consciente de que la situación económica dinamita parte de los logros de su gestión, Aiola intentará ir con un discurso que fortalezca los avances significativos en materia de servicios y obras públicas de infraestructura. Justamente montado sobre los índices de mortalidad infantil que dio a conocer la última semana la gobernadora Vidal, el Jefe Comunal plantea una estrategia publicitaria que al mismo tiempo pretende identificar con los mejores valores del centenario partido. Un rebusque que evidencia un problema de conciencia. Las condiciones en que se llevará adelante la campaña que se avecina, van en dirección inversa a las insinuaciones previas que hablan de buenos modales. Al Gobierno le desarmaron la estrategia que amasó durante tres largos años. Ahora solo les queda profundizar el discurso del odio. A partir de los últimos días de la semana que se inicia, se irán ajustando los detalles sobre la conformación de frentes electorales. Cuando estén los equipos, empezará el partido. Va a ser en el barro, como en las viejas canchas sin drenajes, donde la pelota no corre y el juego se plantea necesariamente sucio.

Gracias por los servicios

La decisión de Víctor Aiola de ir por la reelección y definir personalmente quiénes y cómo lo acompañarán, debe ser vista de la perspectiva de una nueva etapa de su carrera política. El eventual segundo mandato tendrá poco y nada que ver con los primeros cuatro años. Su virtud de innovador y laburante incansable lo puso en un lugar distinto. La construcción de este segundo tiempo también estará basada en la sorpresa y la velocidad para jugar las cartas. A diferencia de los que lo acompañan, sabe que la política es una actividad de tiempo completo. Al igual que en la medicina, no valen las excusas. Es necesario “estar y permanecer” en la trinchera. En ese entendimiento, y sin más colaboración que su propia experiencia, Aiola define los trazos de un nuevo gabinete para después del 10 de diciembre. Ahí comenzaría otro tiempo, que seguramente lo obligará a tomar decisiones precisas si busca delegar el mando para la segunda parte del segundo mandato.

Al Don Pirulero

Mientras el poder y la política local pasan por la centralidad del intendente Aiola, el peronismo de Chacabuco no termina de definir cuál será el camino correcto. La astuta invitación en paralelo de Julieta Garello y de Hugo Moro a conformar una mesa grande de discusión entre todos los compañeros, generó gran desconcierto en las tiendas oficiales del PJ y en la de Unidad Ciudadana de Martín Carnaghi. Los primeros salieron a recoger el guante planteando que la conversación para lograr la unidad es inevitable. Carnaghi prefirió tomar distancia porque debe suponer que no hay una fórmula para dejar conformes a todos y entonces prefiere aprovechar el tiempo en lo suyo. Las PASO le dan un changüí al Intendente porque en Cambiemos no se permite el debate por candidaturas. Después del 11 de agosto comienza la gran final. De lo que resuelvan en el mientras tanto, estará condimentado el resultado.