• 05:19
  • lunes, 25 de enero de 2021

Sincericidio

Sincericidio

Durante el fin de semana largo se sucedieron algunos cruces y reuniones virtuales entre los principales funcionarios del Gobierno municipal. Era imposible negar el grave estado de situación que atraviesa el sistema de prestación del servicio de agua potable. En una de esas tertulias se decidió que alguien debía poner el rostro. El Secretario de Obras y Servicios Públicos, Ingeniero Pablo Echevarria, manifestó “sabemos que el problema existe y debemos hacernos cargo” (Chacabuco en Red). Largamente escasa como respuesta, pero suficiente para demostrar que no podían seguir haciéndose los distraídos. De cualquier modo, y al igual de lo que ocurre con las marcas térmicas, la temperatura de los teléfonos del gabinete superaba cualquier registro imaginable. Ayer lunes, muy temprano, hubo encuentros presididos por el propio intendente. Al mediodía utilizó el canal de Héctor Magnetto para destacar la labor del “periodismo serio” y diferenciarlo de los que “hacen política”. Más allá de las chicanas, entendió que tenía que poner la cara, que no alcanzaba con las declaraciones de algunos funcionarios, porque el problema es más grave de lo que se pretende reconocer. Víctor Aiola asumió hace cinco años y en varias oportunidades habló de inversiones millonarias en pozos y redes de agua. En el inicio del primer verano de su segundo mandato y mientras sigue prometiendo “la ciudad modelo”, miles de chacabuquenses, algunos en crítica situación de salud propia o de un familiar, hace días están literalmente sin agua. Ayer, aseguró a este medio, hacerse personalmente responsable del problema y de la búsqueda de soluciones. Aiola es uno de los tantos PRO Radicales a los que les cae muy mal la vicepresidente de la Nación. Igual debería escucharla. No es solo un mensaje al presidente Fernández. Los funcionarios que no funcionan deben buscar trabajo en otro lado. Parece que la decisión está tomada. La apuesta es esperar a que vuelva el agua. Tal vez a muchos se los lleve la correntada.