• 00:52
  • martes, 11 de agosto de 2020

Siete millones por día

En medio de la anarquía que suele apropiarse del recambio de una gestión, el Gobierno Municipal corre contrarreloj para tratar de elaborar el cálculo de Gastos y Recursos del próximo año. A pesar de que el intendente Víctor Aiola abrió el paraguas decretando el estado de Emergencia Económica y Financiera, las primeras estimaciones hablan de que en el año 2020, la administración pública local dispondrá de casi siete millones de pesos por día. Con cuatro años de gestión propia, las excusas deberán dejar paso a los resultados que empiecen a mostrar un Municipio autosuficiente y previsible en el tiempo. Disponer de un Presupuesto Anual de dos mil cuatrocientos millones de pesos obliga a apelar a la racionalidad, sensatez y creatividad en el manejo de los fondos públicos. Ya no hay “herencia recibida” a la cual echarle la culpa.
Siete millones por día

Contrareloj se trabaja en la elaboración del cálculo de Gastos y Recursos para el ejercicio 2020. Se estima un Presupuesto de 2400 millones de pesos de los cuales aproximadamente un 64 por ciento irán a parar a la masa salarial. Sin tener a quien culpar por la herencia recibida, y en pleno ejercicio de la delegación de poder que significa el resultado de las últimas elecciones, la actual gestión deberá mostrar responsabilidad en el manejo de los fondos públicos.

Cada fin de año se vive con estrés y angustia en las principales oficinas del Palacio. Mientras se cuentan las monedas para pagar sueldos y aguinaldos, por otra parte se empieza a hacer estimaciones de lo que se necesitará para los próximos 12 meses. La bolilla número uno de la Administración Pública Municipal indica que cada área, a está altura, debería tener dibujado su programa de trabajo anual con la proyección de los fondos que el mismo podría demandar. Nada de esto ha ocurrido desde hace décadas en la nuestra municipalidad y difícilmente ocurra ahora. Una vez mas se corre contra el reloj de urgencia y se firuletean números aproximados de lo que será el próximo cálculo de Gastos y Recursos del Estado Municipal para el nuevo ejercicio que comenzará en pocos días. En principio se podría estimar que el Presupuesto Anual será de 2400 millones de pesos, de los cuales aproximadamente un 64% se los llevará la masa salarial. En medio de esas proyecciones ya tiene tratamiento legislativo la Ordenanza Impositiva, que como siempre, entusiasma a los funcionarios del área. En este caso, si bien tiene previsto un incremento del 48% de los actuales valores, hay que tener en cuenta que en medio de un shock recesivo que lleva mas de dos años y con aumento en el costo de las tasas, de inmediato se produce el crecimiento de los niveles de morosidad y el resultado es de suma cero.

Mas allá de tecnicismos, que exceden las pretensiones de estas líneas, lo cierto es que el Intendente tiene una chequera con casi siete millones de pesos por día disponibles. En la conformación del nuevo gabinete económico despunta la idea de que llega un grupo de jóvenes con conocimientos en la materia y adiestramiento para la ejecución. Pero en la mirada integral del organigrama de funcionarios que asumirán o rotarán de posición, quedan mas dudas que certezas a la hora de observar las designaciones en áreas donde requiere poner detalladamente la lupa en el control del gasto del día a día. Aiola recibe el traspaso de su propia gestión y eso le reduce el margen de maniobra. Los primeros 120 días de su próximo mandato serán claves para saber si en cuatro años podrá entregar un Municipio que alcance el standar de “modelo” que él mismo pregona.