20:44 h. Miércoles, 11 de diciembre de 2019

“Ser educado no significa que sea débil” 

En el último tramo previo a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, Ricardo Ciminelli pasó por el ciclo de entrevistas del programa Arrancamos Tarde (FM Radio Ultra 98.9). El precandidato a intendente que competirá en la única PASO local con Martín Carnaghi asegura: “Algunos venimos batallando desde hace muchísimos años y no estamos dispuestos a resignar así porque sí la batalla que creemos que hay que dar para encaminarnos nuevamente, y otros por una cuestión generacional y aspiracional, han tratado de emerger dentro de esta situación”. El martes 6 tienen previsto realizar el cierre de campaña en el sindicato de Choferes de Camiones de Chacabuco. 

ENTREVISTA A RICARDO CIMINELLI  |  31 de julio de 2019 (09:13 h.)
Más acciones:

¿Sos conciente de que encaraste una campaña como expresión de la síntesis de un espacio que a lo largo de más de veinte años de construcción política tenía fisuras por todos lados? 

Soy consciente que pertenezco a un espacio político del que a lo largo de veinte años nunca me he corrido. Yo no sé si había fisuras, creo que con el paso del tiempo se da esta situación. Cuando decidí aceptar esta candidatura sabía que teníamos tres referentes de trayectoria, que fueron intendentes y legisladores. Lógicamente ponerse en un lugar para tratar de aglutinar y lograr el acompañamiento no es una tarea sencilla, tampoco nada de otro mundo. Requirió conversaciones previas y consensos. Me honraron con la precandidatura y con el apoyo que me han demostrado desde que empecé a caminar la calle. Me siento acompañado y de alguna forma puede que esté representado una síntesis de un espacio que viene trabajando desde tantísimos años. Habrá otro sector que busca otra forma de hacer política y está en todo su derecho. 

¿Tu candidatura es deseada o es un acto de lealtad y compromiso al espacio que te ha dado la posibilidad de ocupar lugares importantes?

Ni una cosa ni la otra. No es deseado en términos de que no era un objetivo personal, pero tampoco es una imposición o un resultado, porque se dio de manera natural y yo estuve dispuesto. Así que es un poco un reconocimiento hacia mi persona desde los dirigentes y desde la militancia con quienes hemos transitado un largo recorrido. Si lo acepté fue porque para mí era un desafío y porque no podía regalar el trabajo de tantos años en conjunto. 

¿Te gusta enfrentar desafíos?

Algunas personas confunden educación con debilidad. El trato correcto es parte de mi vida, en todos los órdenes, personal, social, institucional. Contrariamente a lo que algunos pueden suponer no soy una persona miedosa, los desafíos los tomo como tal y sé que uno corre riesgos. No me lamento por demasiadas cosas, uno debe aceptar las reglas del juego y jugar. 

El peronismo tuvo su época de esplendor en Chacabuco con doce años ininterrumpidos en el poder, triunfos arrolladores, con una oposición debilitada y un partido sin fisuras hacia adentro. En este caso te toca un oficialismo fortalecido en términos locales, y un peronismo dividido. ¿Creés que hay que remar el doble?

Seguramente es el momento más difícil que le toca enfrentar al peronismo en las últimas décadas. También me doy cuenta que es un desafío importante. Soy una persona que a lo largo de mi vida he tenido que enfrentar varios retos y afortunadamente los he podido superar. Esto es distinto, el ámbito político depende de uno y otros factores que son ajenos. Los desafíos me gustan, tal vez sea una virtud no ser asustadizo y que acepto la realidad. Algunos me critican los tiempos, yo trato de ordenarlos. 

¿Cuál creés que es el motivo para que el peronismo termine en esta situación?

Creo que todo obedece a un proceso. De alguna manera el peronismo estaba -como nos dice la gente que nos ve desde afuera- acostumbrado a ocupar cargos relevantes. Dicen que la victoria ordena y la derrota convierte todo en defectos. Algunos traspiés que ha tenido el peronismo hizo que se fueran conformando distintos espacios, hasta que llegamos a la actualidad con la realidad que nos toca afrontar hoy. Se que no en todos los distritos hay PASO, pero se fue dando de acuerdo a la particularidad de cada espacio. La vida pública genera cierto desgaste, cierta fricción y son lógicos estos cruces, o diferencia de miradas. Algunos venimos batallando desde hace muchísimos años y no estamos dispuestos a resignar así porque sí la batalla que creemos que hay que dar para encaminarnos nuevamente, y otros por una cuestión generacional y aspiracional, han tratado de emerger dentro de esta situación. 

¿Qué creés que le falta a Chacabuco en lo inmediato?

Lo inmediato es el trabajo. La gente necesita trabajo, uno también es consciente que desde el Municipio no se pueden hacer milagros. Todos los gobiernos peronistas han tenido como prioridad contemplar a la gente, por eso todos los programas que han acompañado a los que más necesitaban como la asistencia a las cooperativas, que era una incipiente manera de acercar a los vecinos a la formalidad, que no es poco. 

¿Un eventual gobierno peronista va a tener que contemplar y equilibrar las cuestiones de fuerza dentro del PJ?

Primero hay que formar un gabinete, la integración implica elección de personas. Yo soy una persona que busca consensos, no interpretado como unanimidad ni como condicionamiento. Indudablemente, al armar un gabinete trataría de que estén todos los sectores del peronismo representados porque es la mejor forma de lograr un acompañamiento, tratando de que cada uno sea parte. 

¿No creés que llegó el momento en que la política pueda disociar los compromisos partidarios con el armado de gobierno?

Cada uno de nosotros tiene determinadas cualidades, lo que hay que lograr es una participación armoniosa teniendo en cuenta quién es capaz en determinado lugar. Hay personas valiosas que no han participado en campaña pero son las adecuadas para participar en una gestión. Al momento de sentarse en la gestión pública, hay que gestionar. 

¿Estás dispuesto a soportar las presiones para evitar que el peronismo lleve sus discusiones de poder a la gestión de gobierno?

Yo estoy dispuesto a todo, el tema es cómo se logra. Lo peor que le puede pasar a alguien es no estar dispuesto o desconocer la realidad a la que se va a afrontar. En todas las gestiones existen corrientes internas, eso no significa pelea.