13:19 h. Viernes, 22 de Marzo de 2019

Cuatro Palabras

Sepa usted 

OPINIÓN  Por Martina Dentella  |  07 de Marzo de 2019 (10:08 h.)
Más acciones:

A lo mejor usted lee el diario todas las mañanas, o lo agarra de vez en cuando, así como de paso, lo ojea, y está firmemente convencidx de que el feminismo es una moda. También puede pensar -aún siendo mujer- que las feministas somos feminazis, y nos haga enfrentar con la realidad que hay que explicar más y mejor. También puede hablar de las formas, puede dar su opinión, puede decidir quién será su próximx candidatx al tiempo que insulta a las demás mujeres y deshistoriza su propia realidad, la que implica que desde hace un puñado de años hemos accedido al voto femenino y una decena de meses a la equidad parlamentaria. Puede decir que “feministas eran las de antes”, sin el mínimo conocimiento de la historia de la lucha de las mujeres, siempre emparentada con la lucha de clases, en la que han ardido siempre las cosas por su nombre. Puede usted todo. 

Pero hoy se ha cruzado con esta página, y aquí pondremos en valor a quienes han hecho camino, para que usted sepa. 

Sepa entonces usted, que la rubia que cantaba buenas, sanas y armónicas melodías para sus hijxs era una gran feminista, lesbiana y estaba muy (pero muy) enojada. 

Fue la legendaria María Elena Walsh, en plena dictadura militar, la que publicó en la cara de los milicos el texto “Sepa por qué es usted un machista”, y enumeró algunos de los ítems que en esta columna elegimos replicar para que sepa usted, que lo mencionado anteriormente, se cae por su propio peso, para que sepa que nada le fue dado, que le debe a otras el camino recorrido, su potestad, su libertad de opinión, prensa, empresa, entre otras. Que la maquinaria machista sigue operando y oprimiendo a destajo. 

Es necesario que usted sepa que el contenido fue reproducido en 1980 y no en la actualidad. Sepa usted también que gracias (a usted) el sentido original sigue intacto. Sepa que ha habido grandes mujeres como Walsh, Azurduy, las Ocampo, Eva Duarte, Alfonsina Storni, Moreau de Justo, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, entre tantas otras, que han cantado y contado cuando era mucho más incómodo que para usted. Sepa que también las hubo en las sombras. 

Sepa que venimos a cambiarlo. Sepa que sea cual sea su género, el cambio lo hará libre. 

Ahora sí, ¿por qué es usted un machista?

“- Porque le falta el principal de los sentidos: el del humor.

- Porque cree todo lo que le dicen los medios (o miedos) de difusión de la Argentina actual, y ya tiene el cerebro más lavado que mate cebado por un polaco.

-Porque su mamá es una santa, por lo tanto las demás mujeres son unas brujas.

-Porque su mamá es una bruja, por lo tanto las demás mujeres también.

-Porque en realidad le gustan más los hombres, aunque no ejerza.

-Porque quiere hacer mérito ante los centros de poder, exclusivamente masculinos: empresariado, Fuerzas Armadas, animadores de TV, deporte, sindicatos, clero, pompas fúnebres, etcétera.

-Porque todo ese asunto de la gestación y el parto le da miedo y asquete, como la educación sexual al Ministro de Educación.

-Porque no soporta la idea de un rechazo sexual hacia usted o hacia otro, y cree que la bella siempre debe estar a disposición de la bestia.

-Porque usted no vive en el presente (y para eso lo ayudan mucho) sino en la prehistoria mental, y se da manija con tangos del 40.

-Porque en el fondo es antisemita, antinegro, antiobrero, antijoven, pero como eso ya no corre se desquita con la misoginia, que aquí y ahora viene con premio (pero no se descuide: por poco tiempo más).

-Porque usted ama el orden por sobre todo, y cada cosa en su lugar: las mujeres en la cocina (o en cueros en tapas de revistas), y Pinochet, Castro y García Meza en el poder.

-Porque teme que las mujeres "pierdan la femineidad", cosa imposible de perder, salvo que usted llame así a cosméticos y pilchas.

-Porque usted teme que le roben algo y no sabe bien qué, a pesar de que a diario lo saqueen y basureen, y no precisamente las mujeres.

Ahora ya sabe. Usted ahorra años y fortunas en psicoanálisis. Usted puede ser hombre o mujer, el machismo tampoco es cuestión de genes: poca gente más machista que algunas mujeres, solo que ellas lo son por instinto de conservación, por despiste, por imitar a los hombres, por comodidad o porque así las dejan hablar por TV…

Estará inflando la maquinaria del prejuicio y la prepotencia y al fin se va a quedar solo como un ciempiés, de luto, convertido en drácula de utilería y en hazmerreír de las criaturas primaverales”. 

Ahora usted ya lo sabe. Y puede cambiar su destino acercándose a la plaza de su pueblo el #8M.