• 17:28
  • sábado, 08 de agosto de 2020

Señales de humo

Del “No, no y no” de la cuarentena rígida a la invitación a convivir con el virus. Realidad mata proyecciones y deseos. La convocatoria a la oposición y la negociación trunca del cambio de figuritas. El desorden pejotista es funcional a Aiola. Que la Fiscalía Federal investigue el caso índice es “humo”, asegura un funcionario. El alquiler de una planta de silos como alarde de creación genuina de puestos de trabajo, es humareda. La subestimación de la inteligencia de los vecinos. Es incompatible la vuelta a la normalidad con oficinas públicas cerradas. El caso de la Defensoría del Pueblo lo hace extensivo a la provincia de Buenos Aires. Conducir con cuidado porque nadie sabe qué puede ocurrir con las licencias vencidas.

Por Alejo Dentella

Señales de humo

Si la apuesta del intendente Víctor Aiola estuvo centrada en el manejo racional de la cuarentena, de inmediato deberá repensar la estrategia. Realidad mata proyecciones y deseos. Frente a situaciones extraordinarias, la regla es mantener un criterio lineal. No rígido, pero que pueda leerse en una misma dirección, desde el principio al fin. Aiola diseñó la ruta plantado en su legitimidad electoral y sus saberes profesionales. Aunque al principio exageró en la puesta en escena, en promedio, compatibilizo la dinámica del trabajo y el contenido teórico. En el medio, se lo devoró el personaje. Se endureció al amparo del miedo que reinaba en el vecindario y se perdió la oportunidad de jugar de menos a más. Durante el transcurso de un otoño inolvidable, con temperaturas de 22 grados de promedio, nos encerraba y a puro látigo alardeaba con el caso 0. Hace 8 días, en medio de un zafarrancho sanitario en Rawson y sin poder rastrear el punto inicial del caso "Consejo Escolar", nos propuso volver a la normalidad, a convivir con el virus. De ahí en más, y en medio del aislamiento de su despacho, la semana terminó con mas oficinas públicas cerradas y la exageración de anuncios de los que hasta sus propios funcionarios se ruborizan. Los casos se suman y el próximo capítulo se desconoce.

Caso "índice"

La imposibilidad de definir el origen epidemiológico del llamado "caso índice", pusieron  al descubierto dos cuestiones. En ambos casos insinúan debilidades del momento. La ventaja sigue siendo la fragilidad opositora, las interminables y miserables internas del PJ y Cia. Ya hablaremos más adelante. Lo cierto es que el Gobierno, atosigado por la furia de las redes sociales -que tanto le quitan el sueño- se lanzó en la confirmación del rastreo del caso de la consejera escolar. Finalmente, tiró la toalla y le pidió auxilio a la Fiscalía Federal. Inexplicable que la asesoría letrada haya aconsejado ese camino, salvo que el Ejecutivo tuviera evidencia de un ilícito que encuadrara en algún tipo penal derivado del incumplimiento de lo que establece el DNU de la cuarentena. Humo, dijo un funcionario a este cronista. Golpe bajo, agrega quien firma y se explaya. Justo cuando el Gobierno salió a abrazar al peronismo/Frente de Todos y cambiar figuritas -Rawson vs Consejo Escolar- y toda la cháchara del zoom del día lunes 20, por lo bajo, contraatacó tirando la pelota a la Fiscalía. Por otra parte y a pesar de la continuidad de la sirena de las 19:00 -ridícula a esta altura- y la batalla perdida del “caso cero”, Aiola nos invita a recuperar la normalidad mientras el virus se metió en la administración pública y varias oficinas continúan cerradas o lo hicieron en las últimas horas.

Carnet de giles

Por momentos invade la sensación de que el Gobierno local subestima la inteligencia colectiva de sus parroquianos y vecinas. Proponer la vuelta a la "normalidad" sin tener un plan de funcionamiento de toda la administración publica es otra muestra de debilidad. La Oficina de Carnet de Conducir sigue la cuarentena estricta. El Consejo Escolar, Comisaría de la Mujer y Obras Públicas cerraron sus puertas en los últimos días . Inexcusable no haber tenido un plan alternativo de relevos. Lo mismo va para oficinas provinciales y nacionales. En particular la Defensoría del Pueblo, en momentos en los que la vulnerabilidad social aumenta dramáticamente por minutos. En el ámbito privado sólo le devolvieron parte de la normalidad a los gastronómicos. Nunca se explicó porque los retrocedieron. Tampoco se entiende el criterio ordenador de prioridades. Si tenemos que “convivir con el virus” se supone que todxs tendremos iguales derechos y responsabilidades.

Tu pasado te condena

El anuncio de la llegada de un grande de la soja a nuestra ciudad no da ni para humo. Mucho menos si después de casi cinco años no se creó un puesto de trabajo genuino y además nunca se supo oficialmente en qué quedó aquello de 200 laburantes fabricando lucecitas de colores. Justamente, en la semana post regreso a la normalidad, el alquiler de una planta de silos al grupo Grobocopatel intenta venderse como la llegada de inversiones e inminente demanda de empleos. Dime de qué alardeas y te diré de qué careces, dice el refrán.

Al servicio de Aiola

El peronismo y sus diferentes variantes están tan perdidos que ni siquiera les alcanza para negar que son funcionales al Intendente. Hace ocho días, Aiola hizo anuncios que mostraron un giro de 180 grados. Del no, no y no, a convivir con la pandemia sin escalas. El lunes 20 convocó a la oposición a trabajar codo a codo. Se supone que debió ser al revés. Primero consensuar, después anunciar. Te la debo para la próxima. En el fondo, y aunque ningún bando lo reconoce, lo que estaba en discusión era el pedido de informes al delegado de Rawson, Juan Carlos Gómez. El descontrol del virus en esa localidad versus la averiguación epidemiológica del caso "consejera escolar". El zoom de ese lunes lo vendieron como signo de madurez política. El martes, Aiola les tiró un zapallazo y pidió a la Fiscalía Federal que investigue cómo se contagió la funcionaria de educación. La idea es cubrirse para la tribuna por si lo mandan a la fase tres. El PJ reacciona y devuelve insistiendo para que Gómez ponga la cara, porque Rawson ranquea arriba en la tabla del Covid-19 si se mide por la cantidad de habitantes.

 Mientras tanto, bienvenida la normalidad a Chacabuco. Transitar con cuidado porque el humo disminuye la visibilidad y nadie sabe qué puede pasar con esto de andar con los carnets vencidos.