• 04:51
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

“El resultado nos deja más preguntas que respuestas”

"El resultado electoral de Chacabuco me dejó más preguntas que respuestas”, aseguró Lisandro Herrera, presidente del Concejo Deliberante y dirigente radical. En diálogo con Cuatro Palabras se refirió a los motivos urgentes de la sesión de hoy martes y al resultado de los comicios del último domingo. “Hay un claro mensaje de que hay que trabajar mucho más, tal vez hay que mirar cuestiones a las que no hemos prestado demasiada atención. El resultado no es el que más me hubiese gustado ver en términos de cantidad de votos”, dijo. 

Por Alejo Dentella

“El resultado nos deja más preguntas que respuestas”

-Más allá de lo que termine resolviendo la Junta Electoral con la decena de votos que se pueden adjudicar de un lado u otro, ¿qué te dejó el resultado de las elecciones en Chacabuco?

-Me dejó más preguntas que respuestas. Hay un claro mensaje de que hay que trabajar mucho más, tal vez hay que mirar cuestiones a las que no hemos prestado demasiada atención. El resultado no es el que más me hubiese gustado ver, en términos de cantidad de votos. Independientemente de que el resultado de Alejo va a ser favorable, va a ganar porque la diferencia de votos existe, nuestros certificados coinciden con los del correo, y en las mesas que hay cuestionamiento no habría mayores modificaciones. Más allá de eso, me pongo a pensar en que hay cuestiones a revisar en un momento especial. La gente habló en las runas y el mensaje fue claro. No creo que el Dr. Golía haya crecido, yo creo que la mayoría de votos los pierde Juntos. 

 

-Golía creció entre las PASO y las Generales casi un 30%...

-Es verdad, creció. Pero es raro que el peronismo no tenga esa cantidad de votos en una elección general. 

 

-También es raro que un espacio minoritario filo-radical no haya mudado votos a Juntos y haya crecido casi un 40%, como fue el caso de Andrés Orsini. 

-Exacto, hay un crecimiento de Avanza Libertad, evidentemente no pudimos persuadir a ese electorado que antes confiaba en Juntos. Habrá que analizarlo. No creo que haya una sola causa que sea la variable de por qué Juntos no obtuvo el resultado que esperaba. 

 

-Las diferencias de votos que Juntos logró en la mayor parte de los distritos de la zona, amplifican el magro resultado local, habla de esa falta de votos a la que vos hacés referencia.

-Claro, coincido. Es muy raro lo que se dio en Chacabuco. Creo que tiene que ver con ese voto independiente que muchas veces se dio en Chacabuco, y que en algún momento fue un voto kirchnerista. Cuando la transversalidad de Néstor y Cristina simpatizaba más con el voto clase media productiva, que después se fue a Juntos. Un voto más inestable, de acuerdo a las circunstancias. Probablemente fue el punto de partida de por qué Juntos perdió los votos que perdió, y la gente encontró una alternativa en la fuerza de Espert en la Provincia. Estos son surgimientos que pretenden ser los Mesías, los salvadores y yo no confío tanto en ese tipo de expresiones. Está bien, es la democracia, pero son fuerzas que surgen del oportunismo. Es válido. 

Teniendo todos los espacios para renovarse, los espacios tradicionales suelen ser muy conservadores. Dan vueltas sobre sus mismos métodos y no terminan atendiendo a lo que su electorado demanda. 

 

-Si Juntos le sacaba una diferencia de dos mil votos al peronismo, Alejo Pérez se plantaba casi como un candidato natural rumbo al 2023, eso no ocurrió, ¿cómo empieza el espacio a construir la sucesión de Víctor Aiola?

-Es una pregunta difícil de contestar. Más allá del resultado negativo para el peronismo, Golía termina logrando esa unidad peronista. El radicalismo tiene todo para empezar a construir. En principio, tiene un Intendente que tomó la misma nota que el resto. Hoy el liderazgo del radicalismo lo sigue teniendo Víctor Aiola, no cambió nada en ese sentido. Víctor tiene la misma inteligencia que lo supo llevar hasta acá, con la misma destreza, como para saber qué es lo que ocurre y para tener la generosidad necesaria para abrir el partido y decir “tenemos un partido político, y empezar a debatir” qué es lo que se quiere, hay un año y pico para trabajar. Eso no es poco. No hay que ir a buscar los votos que faltaron. Si entendemos dónde estuvieron los errores, hay que trabajar sobre ello. Las personas que quieran competir o postularse, o que pretendan encabezar un proyecto, dependen de la generosidad que tengamos cada uno. 

 

-Apuntás a dos opciones, quedarse con la idea de un liderazgo consolidado, o revitalizar la dinámica partidaria y que aparezca la mejor opción…

-Creo que las dos cosas son posibles. Ninguna de las dos cosas anula la otra. El liderazgo de Víctor Aiola es indiscutible, y además es la persona que hoy comanda los destinos de la Ciudad. Y tiene un partido totalmente movilizado, lo que hay que hacer es profundizar la apertura partidaria. De hecho, pasó en la última elección interna, donde se pudo trabajar tranquilamente. Alejo es una persona con grandes cualidades, lo demostró llevando adelante esta gesta, y no es una persona que se quede, probablemente quiera más. Y eso lo va a llevar a ser un protagonista indiscutible del radicalismo. Víctor probablemente estará mirando otros horizontes, que trascienden Chacabuco. Tenemos un Senador provincial como Agustín y muchos Concejales que tienen chapa para ser candidatos a Intendente. Todo por ser abiertos y generosos. Ser mezquinos es un tiro en los pies. 

-¿Te considerás parte de alguno de los que van a intentar a pelear por la candidatura del 2023?

-No lo pienso. 

 

-Alguna vez dijiste que sí…

-Sí, pero hoy no lo pienso, por mi cabeza pasa consolidar esto. De que la gente leyó otra cosa, que vuelva a creer. La que elige es la gente. Las pretensiones de los políticos quedan sometidas, afortunadamente, a la gente que elige.