• 19:25
  • miércoles, 27 de mayo de 2020

“Recién estamos entrando en la tormenta”

Hace algunos minutos el Intendente Aiola dialogó con Arrancamos Tarde (FM Radio Ultra 98.) Se refirió al estado de salud de los cinco pacientes con coronavirus, e insistió en que todavía no es momento de continuar con las flexibilizaciones a nivel local, “se quieren adelantar los pasos. Si no ingresamos a la tormenta no podemos flexibilizar, es como secarnos antes de meternos al mar”, dijo. Además aseguró que “lo más probable es que en las próximas semanas se disparen los casos muchísimo, no en Chacabuco, pero sí a nivel nacional y provincial, y es seguro que el presidente y el gobernador y el jefe de gobierno porteño, tengan que dar marcha atrás”. 

 

“Recién estamos entrando en la tormenta”

De los cinco vecinos con coronavirus, “Tres personas están en su casa, solamente dos de ellos están internados y están bien”, dijo el intendente. Sobre el tratamiento que reciben explicó que “es sintomático, sabemos que no hay una vacuna ni existe un tratamiento específico, es decir, si tiene dolor de garganta se le da un analgésico, si tiene fiebre, un antitérmico, si tiene mucha tos, paff de salbutamol, si necesita oxígeno, se le da oxígeno, no hay tratamiento para el coronavirus”. 

El virus tiene un ciclo dentro del cuerpo, y ingresa, se reproduce, aumenta la carga viral en sangre, y finalmente hace una etapa de evolución hasta que desaparece. Se da el alta cuando el hisopado da negativo. Aproximadamente y en condiciones normales, a los catorce días ya el virus desaparece.  

 

Por la respuesta y la responsabilidad de los comerciantes que abrieron sus puerta y de todos los vecinos en general, por la necesidad psicológica de actividad física, sobre todo de niños y niñas, ¿llegó el momento de que nos permitan tener algún momento de actividad recreativa?

Estamos evaluando el número de casos, somos cuidadosos por los adultos mayores que son el grupo más vulnerable. Los niños casi todos son asintomáticos, muy pocos desarrollan la enfermedad, pero pueden transmitir la enfermedad. Ya lo dije en varias oportunidades, estamos entrando en la tormenta, no la atravesamos ni estamos por el medio ni estamos saliendo. No podemos liberar ciertas actividades en el momento en el que todavía no sabemos lo que va a pasar. Por el momento, todavía seré más cuidadoso, esperando la evolución. 

Hablamos de caminar por la manzana, no de habilitar un gimnasio o espacios concurridos

Evaluamos todas las variables con mi gabinete. No hemos tomado ninguna determinación. Todo es cambiante. Es minuto a minuto.

¿Descartás que durante el transcurso de este fin de semana tengamos un respiro?

Al momento, te digo que no. No sé en los próximos días. 

Sos conciente de que más allá de la responsabilidad que te pesa como máxima autoridad no ha cambiado tu rutina respecto a tu movilidad, pero hay muchísima gente cumpliendo la cuarentena que cumple situaciones casi límites o que están solas hace dos meses. 

Sí, totalmente. Es motivo de preocupación y ocupación diaria. Lo que ocurre puertas adentro es tan importante como lo sanitario o económico social. Pero hoy no existe ni vacuna ni tratamiento específico. Por eso la gente debería quedarse en la casa. La única forma de cuidarnos es esa, por eso es una responsabilidad individual. Si terminamos con el aislamiento social vamos a tener una escalada de brotes, fallecidos, y después vamos a llorar sobre la leche derramado. 

Si pasan los meses y seguimos igual, ¿no es momento de empezar a pensar en convivir con esto con más normalidad?

Por eso hemos ido flexibilizando para volver a cierta normalidad. Pero se quieren adelantar los pasos. Si no ingresamos a la tormenta no podemos flexibilizar, es como secarnos antes de meternos al mar. 

Yo respeto la voz de los vecinos, pero desde el punto de vista epidemiológico no es el momento adecuado. Es una decisión que me cuesta tomarla, no la hago con soltura. A mi hay muchas cosas que me preocupan, pero he sido coherente con las conductas que he tomado. Conozco a los vecinos de Chacabuco porque soy uno de ellos, si permitimos salir a caminar, en dos minutos tenemos 50 mil personas caminando por la ciudad, charlando, ¿quién va a controlar eso?.

Si tenemos más del 60% de circulación en las calles, y no aparecieron casos de circulación comunitaria, ¿por que no se puede programar un mínimo de esparcimiento a modo de prueba?

Si cerrás los ojos y te ponés en medio de la avenida Alsina y la cruzás varias veces y no te pasa por arriba ningún auto, es porque tenés suerte, no porque estás haciendo las cosas bien. La salidas son esenciales. Pero queremos que las salidas sean las mínimas posibles. Es más, tenemos evaluado que los domingos se cierren todos los comercios, para disminuir la cantidad de horas que los vecinos están en contacto entre sí. Mi objetivo no es complicarle la vida a nadie, sino cuidar la vida de los vecinos. 

Acuerdensé lo que digo, lo más probable es que en las próximas semanas se disparen los casos muchísimo, no en Chacabuco, pero sí a nivel nacional y provincial, y es seguro que el presidente y el gobernador y el jefe de gobi