• 17:44
  • miércoles, 27 de mayo de 2020

“Queremos volver a enamorar a la gente”

Darío Golía ocupó espacios de poder desde que a los 31 años fue intendente por primera vez. Viene de pasar cuatro años alejado de la actividad pública, y dividió su tiempo entre su familia, el estudio jurídico, lecturas y relecturas de economía, política, sociología. Volvió al ruedo como vicepresidente de la Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado. En Chacabuco, lanzó el Instituto Proyectar, que convoca a militantes, defraudados o a quienes por diferentes motivos dejaron de participar de la vida política, pero especialmente a quienes nunca participaron . “No tenemos ningún apuro electoral ni mucho menos, ni la necesidad de amontonar por amontonar”, asegura en está entrevista con Cuatro Palabras. Además se comprometió a contribuir para un nuevo “gran proceso de renovación dentro del peronismo”. 

“Queremos volver a enamorar a la gente”

-¿Cómo ves la modalidad en la que Chacabuco se está defendiendo de esta pandemia?

-Mirá, creo que lo está haciendo de la mejor manera posible, creo que coincidimos todos en la manera de evitar que el virus se propague. Lamentablemente llegó y se están tomando muchas medidas. A veces uno siente que nada alcanza para la situación pero se están tomando muchísimas acciones y hay que trabajar todos juntos, fundamentalmente llevar mucha concientización en todos los sectores de la comunidad para que podamos contribuir entre todos. 

-Sabemos que muchas actividades están en pausa, pero que la política debe continuar, ¿De qué se trata el lanzamiento del Instituto Progresar, Política en tiempos de Pandemia?

-Es un espacio abierto a toda la comunidad e invita a aquellos que son militantes, a aquellos que en algún momentos militaron y dejaron de militar por diferentes motivos, a los que se sintieron defraudados o no atendidos en su momento, pero especialmente está apuntando para aquellos sectores que nunca participaron en la actividad política. 

Hay mucha gente que dice “a mi siempre me gustó pero nunca me animé, nunca tuve la posibilidad”, y bueno también es un llamado a iniciarse en el camino de lo que tiene que ver con los temas comunitarios. Yo siempre entendí que la política es una vocación de servicio, es un llamado, y todos a veces en la vida sentimos ese llamado, algunos lo hacen desde alguna institución, otros lo hacen desde otro lugar. 

-¿Cuál es el eje de trabajo?

Desde el instituto pensamos dos caminos, uno el camino de la formación, la preparación, la capacitación, y el segundo tiene que ver con el trabajo en comisiones que vamos a iniciar para profundizar el estudio de todo los temas relacionados en nuestra comunidad y todos aquellos temas comunitarios a partir de ese estudio exhaustivo, a partir de los datos objetivos, a partir de la participación ciudadana para iniciar un camino de proyectos para Chacabuco. Por eso el título Proyectar, para que Chacabuco pueda pensar en grande, y este es el desafío. 

-Para contactar a estas personas ahora que estamos en cuarentena van a tener que utilizar una metodología virtual.

Lo estamos haciendo, se publicaron los correos electrónicos, y estamos abierto a toda la comunidad, tampoco tenemos apuro. No tenemos ningún apuro electoral ni mucho menos, ni la necesidad de amontonar por amontonar, queremos transmitir nuestro pensamiento, nuestra idea de forma tranquila, participar. La participación en este instituto no es una obligación para nadie, la política -decía el general Perón- no es obligación, es persuasión, nosotros queremos invitar a la gente, queremos decirle que hay un camino por resolver, que se puede soñar, hay un camino distinto, queremos volver a enamorar con muchas cosas que quedaron postergadas. Esos problemas ameritan estudiarlos, profundizarnos, proponer alternativas, proponer acciones constructivas superadoras a lo que hoy se está haciendo, y hacer lo que fuimos capaces de hacer los que algunas vez estuvimos en gestiones. 

-Cuando un partido político está en la gestión, surgen internas permanentes, pero cuando se es oposición a veces la interna se vuelve un poco más fuerte, más visible hacia la sociedad, ¿cómo vez, como integrante del partido justicialista, el proceso de renovación que sigue pendiente?

-Creo que hace falta, y vamos a contribuir para que se dé ese proceso de renovación. Yo fui parte de la renovación del año 2003, y creo que fue la última. Voy a contribuir para que en el 2023 haya una segunda renovación importante para el peronismo, que no solamente tiene que ver con caras nuevas sino también que ver con sistemas, con procesos, con ideas, con propuestas, y por eso este instituto viene a superar todas las internas y sobrevolar todos los espacios partidarios porque es abierto a la comunidad. 

 -¿Estarías dispuesto a ser candidato a concejal en el 2021?

-No, para eso falta mucho tiempo. Sería irrespetuoso hablar en esos términos electorales hoy, en medio de una pandemia, faltando tanto tiempo y teniendo en cuenta que hay mucha gente que la está pasando mal, que tienen muchísimos problemas. 

-¿Qué opinás de la situación salarial de los empleados municipales y de la posibilidad de que en algún momento se terminen dando salarios a la baja?

-Creo que los trabajadores hacen un enorme esfuerzo y el mejor reconocimiento se hace a través de gestos, de poder acompañar. Los salarios municipales nunca han sido de gran poder adquisitivo. En los ocho años que me tocó gestionar a mí hemos recompuesto y aumentado el mil por mil, pero no obstante eso, y si bien había quedado entre los primeros de mayor jerarquía de la provincia de Buenos Aires, siempre han sido salarios bajos en comparación con el sector privado. Creo que el Estado tiene que hacer el esfuerzo necesario por dos motivos: primero porque se lo merecen por el trabajo que hacen, y segundo porque es un derrame en la economía de Chacabuco. Cuando tuvimos la reunión con el Intendente yo le planteaba que ya el presupuesto ya no tiene sentido, que ya cambió absolutamente y tiene que ir en reestructuración de partida, tendría que darse una nueva discusión y tomar partida para reasignar prioridades para los trabajadores municipales, los trabajadores de la salud.