• 03:42
  • lunes, 18 de enero de 2021

“Queremos tener una huerta social”

Cientos de personas han aprovechado los meses de aislamiento para trabajar en su propia huerta y consumir alimentos sanos y frescos. Las organizaciones sociales también se han sumado. En la huerta de la Unidad Básica de La Cámpora, Ángel Ortíz cosechó un tomate de más de un kilo. Por ahora, la producción permitirá repartir algunas verduras entre quienes trabajan y entre los sectores vulnerables a los que la organización alcanza. Más adelante, tienen previsto trabajar en una huerta orgánica comunitaria para llegar a más vecinos y vecinas. 

“Queremos tener una huerta social”

Ángel se acercó a militar después de la muerte de Néstor Kirchner. “Antes los veía a los chicos en las marchas, con las banderas, y me encantaba”, cuenta en diálogo con Cuatro Palabras. Finalmente en el 2014 lo invitó a acercarse “una compañera, una hija del corazón”, a la Unidad Básica de Além y Pueyrredón. 

“Simplemente tenemos unos tomates, algunos zapallos, choclos y algo más, ya estamos para el puchero”, asegura modesto. El año pasado ya hubo una huerta incipiente, pero este año, al tener menos actividades recreativas con niños y niñas en el patio, hubo más tiempo y espacio y decidieron encararla. La empezaron hace tres meses, y ya recogieron algunos kilos. 

La cosecha, por ahora, se repartirá “entre compañeros”, pero también “la vamos a compartir con algunas personas que retiran el bolsín, y también la idea es hacer salsas cuando estén maduros, así, el que llegue, va a tener suerte de llevarse algunos”. 

Quien lo ayuda es Luz Kling, “me ayuda pero también es la que entiende de huerta, me guía, y trabajamos juntos”. 

En algún momento tuvieron la idea de hacer una huerta más grande, “este año seguro lo hagamos, porque las ganas están, y en lo social estamos para la gente, cualquiera que tiene un problema, ya sea de pintura, o electricidad, nosotros estamos”, dice. Además, reparten más de cien bolsines cada quince días y han repartido viandas todos los jueves durante la cuarentena.

“Me gusta lo social, por eso cada vez que puedo ayudo, he ido a las inundaciones, y la huerta es algo incipiente, pero vamos a tratar de agrandarlo para ayudar, siempre desinteresadamente y de corazón” asegura y se despide.