• 10:04
  • domingo, 24 de octubre de 2021

“Hay que optimizar servicios, no privatizarlos”

Arrancó la segunda etapa de la campaña. De cara a noviembre, la candidata a concejal de la lista del Frente de Todos, Gabriela Belfortti, confía en un final cabeza a cabeza. Respecto a la celebración de Juntos en la primaria asegura, “los votos no son matemáticos, en la política uno más uno no es dos”. En diálogo con Cuatro Palabras confiesa que “Mucha gente está enojada por mi incursión en la política, lamentablemente la política incomoda a la sociedad, pero estoy segura que voy a poder revertir esa mirada”. Además, se mete en la discusión sobre la privatización de los servicios públicos y la planta de empleados estatales, “hay que optimizar servicios, no privatizarlos”, asegura.  

 

“Hay que optimizar servicios, no privatizarlos”

-El lunes post primarias ya estaban ya estaban caminando de nuevo…
-Sí, y creo que fue una linda idea empezar a caminar al otro día, y hacerle saber al vecino lo agradecidos que estamos, porque sabíamos que iba a ser difícil que en este contexto la gente se acercara a votar, y sin embargo fue, y particularmente más de lo que esperábamos. 

-A propósito de los conflictos paritarios en el Estado, se puso en discusión la privatización de los servicios públicos, ¿Que opinión tenés?
-Me rijo por lo emocional y esto me toca. Cualquiera que hubiese escuchado hablar a Fer Suárez, como empleada municipal, explicando lo que fueron viviendo durante este tiempo de pandemia, cómo lucharon, cómo se subrepusieron, contar cómo se encerraban a llorar médicos, enfermeros, porque no había distinciones, y después discutir estas cosas. Víctor (Aiola) ni siquiera se sentó con ellos, sus razones tendrá. En lo particular no las entiendo. Si estuviera en su lugar, obviamente hubiese puesto toda mi predisposición para acompañar a estas personas entendiendo desde el lugar que hablan. 

-¿Los cambios de gabinete le permitirán al FdT llegar a noviembre de otra manera?

-Había que dar algún giro a lo que estaba pasando, la gente habló en las urnas y había que tomar otro rumbo. Los cambios son positivos, y de acá a noviembre surgieron otras políticas públicas para acompañar a mucha gente que la está pasando mal. Habló desde mi lugar, siento que la política se corre de lo que siente y vive la gente, y surgen estas cosas. Lo podemos decir a nivel nacional y a nivel local. Hay vecinos que no llegan a fin de mes, es muy difícil desde ahí dar discusiones. Hace falta más. 

-¿Son cambios pensados a noviembre o a largo plazo?
-Creo que la gente más allá de las caras quiere llegar a fin de mes, y eso se entendió y se está reflejando. Estos días tuvimos anuncios de nuevas políticas, y hay que seguir profundizando.

-La agenda política de Chacabuco estuvo centrada en las medidas de fuerza que tomaron los trabajadores municipales, detrás de eso hay discusiones de fondo pendientes respecto al crecimiento de la planta de trabajadores, y el impacto que tiene sobre el presupuesto, ¿cómo se empieza a resolver esa problemática?

-No estoy de acuerdo en la privatización de servicios, sí en la optimización de recursos. No sabemos con qué contamos, no sabemos cuántas máquinas hay a disposición, sabemos que se alquilaron algunas hasta fin de noviembre. Habría que hacer una investigación a fondo. Por otra parte, siempre se pone en discusión la sobrepoblación de empleados del estado, es un tema que siempre le refieren a Darío. Pasaron unos cuantos años, y en este período de los seis que le tocan al gobierno de turno se deben haber jubilado un montón de empleados, no tengo número estimativo, y son puestos que el Ejecutivo -si creía que tenía una planta sobrecargada- podría haber obviado suplantar y sin embargo lo hizo, porque tenemos la misma cantidad o más. Son manotazos de ahogado, y vamos siempre detrás del problema.
 

-¿La banca que vas a ocupar a partir del 10 de diciembre creés que es el lugar desde donde debatir hacía adelante cuánto debería llevarse en recursos humanos el presupuesto municipal?

-Sí, igualmente si planteamos muchos proyectos, pero volvemos a lo mismo. Si hoy no llegamos a la mayoría, las cosas siguen pasando como ahora, y nadie se entera. Se piden informes que no se responden, se presentan proyectos que no se debaten. 

 

-Los cambios en el gabinete dejaron expuesto que todavía falta paridad de género en la política, ¿existen desigualdades en el territorio?
-Nosotras estamos acostumbradas a luchar por los espacios que queremos, no nos han regalado nada nunca. Y hay que ir por los espacios que queremos, eso se logra con convicción y trabajo. Vamos a seguir ese rumbo. 

 

-¿Qué impacto ha tenido el regreso de Julián Domínguez a las grandes ligas de la política nacional?

-En el peronismo obviamente se ha vivido con mucha alegría, ya de por sí tener a alguien de nuestra ciudad que sea ministro nacional no es poca cosa. Julián tiene una tarea enorme por hacer, me sorprendió escuchar en todos los medios nacionales que hablaran de su capacidad de diálogo para transitar este momento tan difícil. He escuchado a muchos productores hablar muy bien de él, en cuanto a su capacidad de sentarse a hablar y escuchar. Y creo que es lo que le falta a la política. 

 

-¿Se refleja esa “alegría” cuando van a charlar con los militantes y simpatizantes?

-No nos hemos juntado demasiadas veces en el partido en estos últimos tiempos, sí hemos salido a caminar, creo que se vive con mucha alegría y esperanza de que pueda hacer un buen trabajo, y que pueda acercar políticas a nuestra ciudad. 

 

-Hay una fe excesiva de que en las generales va a ir más gente a votar, ¿lo ves así?

-Yo creo que sí, y particularmente desde nuestra lista vemos que hay gente que no se acercó porque había una lista única y esa discusión estaba saldada. Por eso tenemos muchas expectativas para noviembre. 

 

-Entre las PASO y las generales del 2019 Aiola lo revirtió yendo a trabajar en algunos bolsones de votos peronistas con el formato peronista, con algo en la mano, ¿puede ocurrir que el Gobierno municipal recorra el mismo camino?

-Creo que sí, que en este último tiempo van a ocuparse de eso. Creo que ya lo están haciendo. No tengo dudas de que es así. 

 

-A propósito de los conflictos paritarios en el Estado, se puso en discusión la privatización de los servicios públicos, ¿qué opinión tenés?

-Me rijo por lo emocional y esto me toca. Cualquiera que hubiese escuchado hablar a Fer Suárez, como empleada municipal, explicando lo que fueron viviendo durante este tiempo de pandemia, cómo lucharon, cómo se sobrepusieron, contar cómo se encerraban a llorar médicos, enfermeros, porque no había distinciones, y después discutir estas cosas. Víctor (Aiola) ni siquiera se sentó con ellos, sus razones tendrá. En lo particular no las entiendo. Si estuviera en su lugar, obviamente hubiese puesto toda mi predisposición para acompañar a estas personas entendiendo desde el lugar que hablan. 

 

-¿Habrá final cabeza a cabeza?

-Sí, va a estar muy parejo y veremos qué es lo que pasa. Trabajaremos hasta el último día para sumar ese voto. 

 

-La posibilidad de que se gane puede ser la alternativa de consolidar la unidad del peronismo local, ¿qué pasa si se pierde?

-Te voy a contar después. Todos los que participamos de los distintos espacios políticos entendemos que se gana y se pierde, y por eso trabajamos todos juntos. Es la única manera que tenemos de tener una proyección al 2023. 

 

-¿Qué te pasa cuando abrís la página del Senado de la Provincia y ves que se gastan ocho mil millones de pesos al año y que cada senador nos sale 146 millones de pesos?

-Lo mio es utópico. Si no estoy mal informada, tanto el concejo como las distintas cámaras eran honorables, sería una buena idea poner sobre la mesa eso, y poder hablar de los que participemos lo hagamos porque queremos y lo sentimos y no por el rédito económico.

 

-En el Comité Alem, se celebraron los votos de Juntos todos juntos, ¿son matemáticos esos votos?

-No, en la política uno más uno no es dos. 

 

-Tu primera aparición pública tiene que ver con tu participación en el Hogar San José y la Red Solidaria, esa Gaby se transformó en la Gaby peronista, ¿sentís que a muchos no les gusta?

-Me lo dicen. Mucha gente está enojada por mi incursión en la política. Lamentablemente la política incomoda a la sociedad, estoy segura que voy a poder revertir esa mirada.