• 00:24
  • sábado, 27 de febrero de 2021

El principio del fin de la pandemia

En un día histórico, ciento cincuenta vecinos de Chacabuco se vacunaron con la primera dosis de Sputnik V en la Posta de Vacunación ubicada en el gimnasio del Colegio Industrial. Desde ayer hasta el domingo 21 de febrero -y con turnos de quince personas cada una hora- se inocularán a seiscientos ciudadanos, entre ellos, pacientes de riesgo entre 18 y 59 años, mayores de 70, docentes y profesionales de la salud. En el primer día del operativo, Cuatro Palabras dialogó con Romina Parzanese, Psicóloga Social y coordinadora de la posta designada por el Ministerio de Salud, y con uno de los enfermeros encargados de aplicar las dosis, Alberto Coronel. 

Diseño sin título (11)
El principio del fin de la pandemia

Las vacunas llegaron antes de lo previsto. Cerca de las once de la mañana fueron recibidas en la Posta de Vacunación y con los protocolos correspondientes se dispusieron en las heladeras. 

Mientras tanto, el proceso burocrático y la espera se efectuaba fuera del colegio Industrial sobre calle San Juan. 

Según explicó la profesional “tenemos protocolo tanto sea para distanciamiento, porque el espacio es bastante basto; todo lo que tiene que ver con el sector de registro y el sector burocrático se va a realizar en la vereda y el sector de vacunación está dentro del gimnasio”. En caso de lluvias, que están previstas para viernes y lunes, Parzanesse explicó que “contamos con un espacio ya previsto que va a ser dentro de la institución  y ahí se va realizar todo el protocolo también con distanciamiento”

La posta está compuesta por 80 personas, entre las cuales el 75%, es personal de salud, “ya sea de salud mental o enfermeros, o estudiantes de medicina y afines”. Quienes aplican las dosis son enfermeros con asistencia de un estudiante de medicina. En tanto los encargados de la pre vacunación, quienes hacen los checklist y demás, son estudiantes de psicología social, trabajadores sociales, estudiantes de trabajo social y “personas que estén dispuestas y disponibles con alguna formación para poder contener cualquier necesidad que las personas pudieran tener al momento de la vacuna”. 

Respecto de los temores más comunes de los vecinos que se acercan con la voluntad de vacunarse, Romina contó que lo que inquieta a vecinos y vecinas es saber cómo reciben los turnos. “Fue gracioso porque nosotros esperábamos que la gente estuviera preocupada por qué tipo de vacuna iba a recibir, si la rusa, la china, o la india, pensamos que las primeras dudas iban a ser por ahí, y si bien las hubo, el mayor interrogante tuvo que ver con esta situación de cómo me se enteraban de los turnos, así que fue sumamente positivo”. 

Por eso desde ayer comenzaron a llamar a las personas que debían estar presentes para recibir la primera dosis ayer.  

 

 

Quién aplicó el primer pinchazo

 

A las 13:00 y con una organización de reloj, el enfermero Alberto Coronel fue el encargado de colocar la primera dosis a un vecino. Coronel hace treinta y tres años es enfermero y en este caso fue asistido por Franco Foglino, de tercer año de medicina de la Universidad de Rosario. “Para nosotros es un día histórico, la vacuna trae muchas esperanzas, la gente quiere volver nuevamente a la normalidad. En este momento se está proponiendo al 35% de la población y esto es importante porque hace bajar el riesgo fundamentalmente a las personas que por ahí no la pasan tan bien o pueden necesitar hospitalización, y a medida que haya un gran porcentaje de vacunados, nos va a permitir volver a una normalidad”, dijo Coronel y cerró “Para nosotros ser parte de este emprendimiento que la Provincia de Buenos Aires está llevando adelante es trascendental, creo que no ha ocurrido una vacunación de carácter masivo con estas características”. 

 

Los primeros vacunados

 

La primera tanda de vacunados del día de ayer correspondía a personal de Salud. Luego de aplicarse la dosis, los vecinos debieron esperar durante treinta minutos en un sector del lugar por si se presenta algún factor adverso. Según pudimos saber, todo transcurrió con normalidad.