• 11:42
  • sábado, 05 de diciembre de 2020

“Yo me pondría la vacuna” 

El testimonio de la vecina Emilia Voelklein respecto a la aplicación de las vacunas que adquirió el gobierno nacional. 

“Yo me pondría la vacuna” 

Emilia tiene 25 años y es estudiante de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación Social de la UBA. Consultada por Cuatro Palabras respecto a la aplicación de la vacuna Sputnik V confirmó que no dudaría en aplicársela y explicó lo siguiente “Cualquier vacuna, ya sea la de Astrazeneca, Pfizer, la Federación Rusa u otro laboratorio de cualquier país y sistema político, tiene que ser aprobada por ANMAT antes de ser puesta en circulación para su aplicación, lo que significa que más allá de las expectativas sobre su efectividad, debe cumplir con los altos estándares de seguridad sanitaria que se le exigen a las demás vacunas. Creo que lo que se juega hoy es un falso debate, sobre si es segura o no es segura, como si el común de la ciudadanía contara o dispusiera de los conocimientos necesarios para determinar con mayor certeza que un organismo especializado y del valor del ANMAT, no gira sobre la cuestión de la salud pública sino que se juega en el plano de lo ideológico. La mayoría de la gente no se pregunta de manera sistemática de dónde vienen las vacunas que forman parte del calendario anual de vacunación que le ponen a sus hijos y sin embargo son aprobadas por el mismo organismo del que ahora desconfían. Pareciera que se trata más de una cuestión de rebeldía, de esa hilacha que siempre se deja ver en algunos sectores de nuestra sociedad como si ponerte una vacuna rusa significara entregarle las banderas al comunismo y al peronismo. Por eso digo, a lo que a la salud atañe, la discusión va a estar saldada al momento que la vacuna entre en vigencia, todo lo que exceda esas instancias de discusión serán políticas, ideológicas, o como le quieran llamar, pero no sanitarias. Como dijo Ginés González Garcia “el Estado no se va a encargar de perseguir y forzar a quien no quiera ser vacunado, si de lograr consensos e incentivar las campañas que lo promuevan”. Asi se hace e hizo siempre en un país que es ejemplo mundial por su calendario de vacunación público y gratuito.