11:23 h. Miércoles, 24 de Abril de 2019

La política como un cuento. Elecciones 2019.

Después de mucho tiempo y por casualidad, el intendente Víctor Aiola se encontró con el joven licenciado en Ciencias Políticas. Fue en un after office en la ciudad de la Plata. Aiola lo volvió a invitar para que se sume como asesor. Para sorpresa del Jefe Comunal, el acuerdo se selló en un instante. Tener sensibilidad frente a la emergencia y tomar silenciosa distancia de Macri fueron algunos de los consejos preliminares. Brindaron con Don Perignon y pactaron arrancar de inmediato.

CONTRATAPA  |  15 de Abril de 2019 (09:23 h.)
Más acciones:

Por Alejo Dentella

Un atardecer de otoño en la ciudad capital de la provincia. Los jóvenes migrantes se mezclan con los nativos y dan certeza de que el año universitario ya comenzó. Víctor Aiola, con la comitiva que siempre lo acompaña, terminó la burocrática maratón del día y se dirigió rumbo a uno de esos bares con propuesta de after office. Es el momento en que las primeras luces artificiales le ganan terreno a las últimos rayos de sol que se esconden detrás del viejo palacio legislativo. Como si el día y la noche se emparentaran por un instante. Una vez en el lugar, atrás quedan las metáforas y llega la distensión. Antes de que el mozo se acerque al living que acostumbra ocupar el equipo oficial, el Intendente se puso de pie y fue derecho a la barra que estaba abarrotada por hombres de corbatas flojas y mujeres que aún mantenían -al mejor estilo platense- el maquillaje intacto. Algunos pocos universitarios son habitués del lugar. La marca registrada es de legisladores y personas de ambos sexo que desempeñan tareas bien rentadas en la legislatura provincial. Los precios le ponen target de exclusividad. Aiola se abrió paso, rompió la línea de los que estaban de pie, y convencido de no errarle le puso la mano en el hombro a un joven treintañero que compartía una golden con una señorita de voluminoso cabello, rasgos europeizantes y una sonrisa inconfundible. ¡¡¡Licenciado!!! - sorprendió diciendo el intendente, antes que el muchacho pueda darse vuelta. -Hola Víctor ¿cómo está? le devolvió -sin parecer descolocado- casi como si lo hubiese visto entrar minutos antes y supiera que esa conversación sería inevitable.

El joven es oriundo de Chacabuco, licenciado en Ciencias Políticas, se graduó en la Universidad de la Plata y en el verano del año 2015, de paseo por su ciudad estuvo en el Comité Alem y se decidió a hacer una tesis fundada en el despertar político del pediatra recién llegado a la militancia. Se conocieron después que Aiola ya había asumido. En ese tiempo el pibe noviaba con la ciudadana francesa que lo acompañaba en su experiencia en un lejano pueblo de la provincia de Buenos Aires. El intendente buscó seducirlo para que se sumara a su equipo. El tipo, a pesar de la necesidad laboral y su poca experiencia en esas artes, intuyó que no era una buena partida. Sostenía, en largas conversaciones de café y tabaco con su prometida, que la única forma de entrar en ese entorno íntimo del poder, era sumarse al círculo de alcahuetes de turno. No te aportará más que una buena expectativa económica, le decía ella. Claro que, además, eso solo ocurre si sos un privilegiado de llegar al lugar exacto en el momento justo.

-¿Qué tal che?- dijo el médico mientras se arrimó a saludar a la francesa, que como siempre, desplegaba carisma, simpatía y sensualidad. -Bien Víctor, todo bien, hoy es un día especial, acabo de recibir mi diploma luego de la puntuación de la tesis que empecé hace un par de años. -Qué bueno, no sabés cuánto me alegro por vos y por la posibilidad de encontrarnos en este momento. Seguramente por tus estudios estarás alejado de la información del día a día de nuestro Chacabuco. -No crea, al contrario, nunca me desenganché, siempre seguí todo de cerca, estuve seis meses en Francia pero recibía Cuatro Palabras en versión digital. -Mirá vos- , comentó Aiola y se lanzó, fiel a su estilo de surcar por donde ve que puede quedar tierra fértil. -Bueno che, entonces es momento de que puedas acompañarme, ya tenés tu tesis, y yo estoy por arrancar la campaña rumbo a la reelección.¿Qué opinás? 

-Estamos volviendo a Chacabuco en unos días, Catherine (su novia) va a retomar como asesora de finanzas de la distribuidora zonal de cervezas y bebidas que hay allá. En lo personal no tengo nada decidido pero podemos charlarlo. - Aiola vio que metía un pleno- Una luz que le hizo pensar cómo los astros volvían a alinearse. Se llevó por delante esta conversación inesperada y estaba casi confirmando la presencia del licenciado en su equipo de trabajo rumbo al doble turno de Agosto/Octubre. Redondito pensó, y ahí mismo llamó al barman y pidió un Don Perignon.

-Y ¿cómo la ves?, ¿qué opinión tenés de la gestión?, sabés que es un momento tremendamente complejo en lo económico.-

-Yo lo veo bien- dijo el licenciado con una sonrisa irónica, -de verdad-, buscó confirmar y se mandó. -No dudo de que está haciendo una buena gestión, más aún, está sentando las bases de una nueva forma de articular la política y la responsabilidad de gobierno. Sé que el contexto nacional no lo ayuda, por el contrario, lo condiciona y ahí debería reparar usted. Hay que encontrar la forma de parecer y ser distinto, de mostrar gestos y acciones de preocupación frente a la cruda realidad, no se puede quedar pegado a la imagen de un gobierno totalmente insensible, despreocupado por las necesidades urgentes de la población. Ahí está la cuestión. Justamente, por esa tremenda fisura que Cambiemos no va a poder cerrar se quiere meter el peronismo. Ud debe trabajar sobre esos ejes, necesita parar el drenaje de votos que le roba Macri. El problema es que quienes lo asesoran van en otra dirección, tienen urgencias personales por mantener espacios y solo proyectan la supervivencia de negocios propios. Lo suyo va por otro lado y el momento de resolverlo es ahora. Si realmente piensa en el radicalismo de 2023, las decisiones las tiene que tomar hoy

Destaparon el champagne, levantaron las copas, y el intendente, que seguía el monólogo con atención, dijo- por tu flamante título- y el pibe no dudó, -brindemos para que yo me pueda incorporar y el esfuerzo valga la pena, el radicalismo debe sobrevivir a esta alianza que está en proceso de extinción. Por suerte, llegará más temprano que tarde e independientemente del resultado de octubre.