La Policía Ecológica detrás de los bidones

cuatropalabras.com.ar  |  17 de enero de 2020 (09:30 h.)
Luego de que un grupo de empleados municipales hallaran una pila de bidones de agroquímicos arrojados en la vía pública de la zona sur de Chacabuco, desde el área de Medio Ambiente se solicitó colaboración a la Policía Ecológica para intentar identificar a los responsables. Mientras se investigan los números de serie que permitan dar intervención al Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, las imágenes oficiales denotan la peligrosidad de la cercanía con los residuos tóxicos. A través de las redes sociales, vecinos de distintos puntos de la ciudad aseguran que se trata de un hecho que se repite habitualmente. El repudiable episodio permite profundizar el debate sobre los efectos que en la salud de la población produce la manipulación y aplicación de agroquímicos.

Días atrás, empleados del Municipio encontraron una pila de bidones de agroquímicos en la zona sur de Chacabuco. Al trabajo del área de Medio Ambiente, que investiga los números de serie de los bidones para dar con el responsable, se suma la Policía Ecológica.

Según informaron desde el Municipio, los bidones fueron recolectados y trasladados al Centro de Acopio Transitorio (CAT) para envases fitosanitarios, para su identificación y procedencia. “Vamos a seguir trabajando para que quede claro que no es gratis hacer esto. No se puede pasar por la calle y tirar trescientos bidones como si nada ocurriera. La gente tiene que entender que eso tiene consecuencias y vamos a seguir hasta esclarecer el caso”, manifestó Marcos Pinto, director de Medio Ambiente.

El trabajo consiste en tratar de identificar los bidones vacíos de fitosanitarios por números de lote, y en ese contexto determinar en qué comercio podrían haber sido adquiridos, para identificar a los responsables. Según explicó uno de los oficiales, “La idea, en el marco de esta operatoria, es llevar a cabo las tareas administrativas, y concretamente, darle intervención al organismo provincial para el desarrollo sostenible, que es la autoridad de aplicación en la materia”. A

través de las redes sociales, vecinos de distintos puntos de la ciudad aseguran que se trata de un hecho que se repite. El repudiable episodio permite profundizar el debate sobre los efectos que en la salud de la población produce la manipulación y aplicación de agroquímicos. El equipo utilizado por el personal de la Policía Ecológica denota la peligrosidad de la cercanía con los residuos tóxicos, que por otra parte, continúa sin ser reconocido por el Estado.

Más acciones: