• 18:04
  • miércoles, 27 de mayo de 2020

“Las pérdidas son enormes, pero el camino es el correcto”

El Gato Verde es una parrilla tradicional de Chacabuco, donde pareciera que las paredes hablan y cuentan historias. Reconocidos actores, músicos, políticos, empresarios han pasado por ahí y se llevaron una marca de la ciudad. Uno de sus propietarios, Marcelo Ferrando, recibió a Cuatro Palabras para contar cómo atraviesan este contexto de pandemia que no les permite abrir sus puertas al público desde hace más de cuarenta días. 

“Las pérdidas son enormes, pero el camino es el correcto”

¿Cómo están transcurriendo estos días y las limitaciones para llevar adelante la actividad que realizan desde hace décadas?

-Con respecto a nuestro trabajo, nosotros tenemos muchos años acá, pero nunca tuvimos servicio a domicilio. Estuvimos casi 20 días cerrados y dijimos “tenemos que reactivar esto”, empezamos a hacer a domicilio. Luis reparte las entregas y nosotros elaboramos las cosas. Estamos entregando pero muy limitados, a la noche hay 4, 5 o 7 pedidos pero al mediodía estamos limitados tenemos uno o dos. Esto está moviendo algo e intentando achicar un poco las pérdidas que son enormes, pero creo que este es el camino correcto, hay que seguir, porque todo el esfuerzo que hemos hecho hasta ahora no se puede tirar por la borda y estoy de acuerdo con las medidas que han tomado acá en lo local y arriba también, hay que seguir así.

-No hay duda de que son una microempresa ordenada, ¿hacés alguna proyección de cuánto tiempo pueden aguantar? 

-Vamos a ser sinceros. Nosotros somos una empresa muy chiquita familiar y nos manejamos como si fuéramos una gran familia, depende de un grupo de personas que sería 12 o 13 personas del grupo familiar, no sabemos hasta cuándo podemos aguantar. Sí dejamos de pagar los impuestos, en la luz estamos atrasados, Cablevisión tampoco lo abonamos, estamos dejándolo para otra oportunidad. Gracias a Dios no teníamos deudas, no se sabe hasta cuándo ellos pueden aguantar, yo creo que un negocio gastronómico que pueda tributar y hacer otras cosas no puede aguantar más de 30 días más de ninguna manera. No se aguanta la presión.

¿Ustedes que son como una gran familia están privilegiando poder seguir acompañando a ese personal en este momento difícil?

-Sí, nosotros priorizamos el personal, que es familia. Muchos saben cómo trabajamos, siempre que se fue alguien, se fue porque se jubiló, es muy reducido el personal que se ha retirado, estamos trabajando para pagar los sueldos de ellos y las pérdidas que nos genera está situación, nada más.