05:59 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

La peor herencia

OPINIÓN Por Gustavo Porfiri  |  10 de septiembre de 2019 (17:33 h.)
Más acciones:

Desplazarse en bicicleta por esta ciudad permite observar algunas situaciones que se pierden desde la perspectiva de un automóvil. El motor de la camioneta que viene detrás no es de los más silenciosos. Eso ayuda al ciclista a advertir la proximidad del vehículo que pasa a velocidad moderada. En la caja, sentado contra el vidrio, viaja un trabajador. Su casco amarillo -uno de los pocos aportes de color que cortan tanto gris de la tarde- y su indumentaria de “grafa” azul afirman que se trata de un laburante. Pienso: “eres afortunado amigo, aún luces los atributos que cientos de miles han perdido durante el desgobierno CEO-radical”. El hombre mira mi pedaleo pero me parece que no me ve, irá pensando en sus cuestiones. A mí me inspira para trabajar en esta columna semanal.

Bolsillos destruidos

Si hay una franja de la sociedad argentina que padece brutalmente con este gobierno, es la integrada por los trabajadores. Recientemente, BAE Negocios elaboró un informe consultando a economistas sobre las consecuencias de las políticas económicas del gobierno nacional en el bolsillo laburante. Las conclusiones apuntan a que la recuperación del poder adquisitivo de los asalariados argentinos será una meta que no se supedita ni al mediano plazo. Habrá que tener paciencia. En cuatro años, la brecha salarial para no ser pobre pasó de los 9.605 pesos a 30.604, acrecentándose así en más de un trescientos por ciento. No obstante, la caída del salario real, es decir, la capacidad de compra de un trabajador sigue en aumento.

"El salario real seguirá descendiendo, esperemos que no en forma aguda. Ahora, si se produce alguna crisis financiera, se deberán tomar medidas de emergencia en resguardo de sueldos y para frenar el incremento del desempleo", Ricardo Aronskind, economista y magister en Relaciones Internacionales, investigador docente en la Universidad Nacional de General Sarmiento.

La pérdida de la masa salarial de junio 2019, con relación al mismo mes de 2018 fue, según el economista Daniel Briones, “de un 7 por ciento y la remuneración real promedio se redujo un 8,1 por ciento interanual”. "La devaluación post PASO impactó en el proceso recesivo y por ende en los salarios. El pedido de reapertura de paritarias para la revisión de acuerdos se corresponde con la coyuntura actual, en rigor de la pérdida de poder adquisitivo desde que firmaron sus convenios como también la inflación que para diciembre llegaría a 55 por ciento", agregó el especialista.

Muerte precaria

Este domingo, a las 3.30 de la madrugada, los agentes de tránsito Cinthia Choque (27) y Santiago Siciliano (30) fueron atropellados por el periodista y vocero del Ministerio de Justicia de la Nación Eugenio Veppo (32). Los trabajadores participaban de un operativo de control de alcoholemia en Figueroa Alcorta y Tagle, en el barrio porteño de Palermo. La mujer falleció en el acto, el hombre sufrió heridas graves. 

Gracias a esta desgracia, se supo que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, un bastión del macrismo, tiene a buena parte de sus agentes de tránsito trabajando de manera precaria. Choque era monotributista, ganaba unos veinticinco mil mangos mensuales, no tenía cobertura de ART ni tampoco seguro de vida.

A todo esto, el secretario de Transporte de la Ciudad, Juan José Méndez, reconocía que entre los agentes de tránsito "hay dos modalidades de contratación, la de monotributistas es una de ellas". Es decir, se hacía cargo de la ilegalidad de la relación laboral, de tener trabajadores en negro en el ámbito estatal.

El lunes por la mañana, trabajadores y trabajadoras del tránsito capitalino, compañeros de trabajo de las víctimas de este suceso, salieron a las calles para reclamar contra las condiciones precarias en las que se encuentran trabajando. 

Entre otras cuestiones, los manifestantes denunciaron que más del setenta por ciento de los trabajadores del área se encuentra en condición de monotributistas. Esto implica que no tienen estabilidad laboral. La agente fallecida llevaba seis años precarizada. Durante la protesta en el Obelisco, en declaraciones a los medios, los trabajadores y trabajadoras del tránsito exigieron el pase a planta permanente por parte del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Esto evidencia el peligro que representa para el Estado la llegada a la administración pública de personajes que “no vienen de la política”, como si ese fuese un atributo para destacar. En algún momento, muchos argentinos empezaron a creer que si un empresario es bueno para “los negocios” también debería serlo para gobernar. Bueno, ese error de concepto, que acompañó el voto por la opción del conglomerado derechoso, es el que posibilitó situaciones como la que se desnudó con la tragedia de Palermo. Para los CEO-gobernantes el “precio laboral” debe tener el mismo tratamiento que cualquier otro costo. Así lo entienden y lo aplican, no solo en sus empresas, lo cual es reprochable, sino que ahora lo han trasladado a la dimensión estatal. Para este Gobierno, un laburante es un costo que hay que reducir a su máxima expresión.

Tarea para el cuarto oscuro

El electorado criollo tendrá el próximo 27 de octubre una gran oportunidad. Claro que el conjunto incluye las particularidades y no todos pueden elegir la misma propuesta, pero como los cambiadores han logrado perjudicar a varios sectores de la sociedad argentina que sumados son una mayoría, sí podemos hablar del subconjunto de los perjudicados. En este grupo seguramente los laburantes son mayoría, aunque están acompañados sin duda por sus propios empleadores. Bueno, trabajadores argentos: uníos y votad como corresponde, conforme a vuestros intereses. Basta de guiños y caricias a los verdugos del salario.