• 12:37
  • viernes, 07 de mayo de 2021

El peligroso juego del monzonismo

unnamed
El peligroso juego del monzonismo

A medida que pasen los días y a pesar de la tragedia sanitaria, los y las dirigentes de cada espacio político irán mostrando sus cartas rumbo a las legislativas 2021. El oficialista Frente de Todos, ya bajó señales claras de que habrá unidad, les guste o no. A diferencia de lo ocurrido en el 2017 y 2019, Juntos por el Cambio, si bien sostuvo la cohesión legislativa, ahora empiezan las tensiones rumbo a la definición de listas y también de posicionamientos rumbo al 2023. 

Una de las situaciones de mayor notoriedad dentro de ese espacio y en particular en el PRO, es la del expresidente de la Cámara de Diputados de la Nación Emilio Monzó. Fue el dirigente de Carlos Tejedor, el primero en jubilar a Mauricio Macri y cualquier aspiración de una nueva presidencia. Eso le costó el aislamiento de los grupos con mayor potencial electoral en ese armado. Lo cierto, mas allá del destino de Monzó, que supo pasar del kirchnerismo el Macrismo sin sonrojarse, es que sin duda el hombre de mayor confianza de “Emilio”, es el exdiputado y vecino Marcelo Daletto. Justamente, si de internas sangrientas se habla, el PRO Chacabuco vive esa situación que suma a la preexistente falta de institucionalidad que aún no pudieron alcanzar a pesar de convivir dentro del gobierno municipal desde hace 6 años. 

Daletto conduce a un extenso grupo de dirigentes con cargos o con mandatos cumplidos y desde ese lugar es parte de la sociedad con el radicalismo local. La pregunta que sobrevuela en los últimos días, tan agitados para esa agrupación, es ¿qué pasa si Emilio Monzó se queda sin un lugar en el PRO y decide pegar algún volantazo como lo ha hecho en otras oportunidades?. Sin dudas que una posibilidad de este tipo, que solo se rumorea en pasillos de Palacio o café, podría impactar de lleno en la delicada estrategia que Juntos por el Cambio deberá definir para enfrentar la unidad del peronismo local.