¡Paren el mundo!

cuatropalabras.com.ar  |  23 de enero de 2020 (13:30 h.)

OPINIÓN

Por Gustavo Porfiri

Un informe anual elaborado por la organización internacional Oxfam, publicado en las horas previas a la 50ª edición del Foro Económico Mundial Davos, que arranca este martes en la localidad suiza de Davos-Klosters, señala que los veintidós hombres más ricos del planeta superan la riqueza completa de todas las mujeres que habitan en el continente africano. El estudio señala que "la desigualdad económica está fuera de control" y califica al sistema económico como "imperfecto y sexista".

“Oxfam es un movimiento mundial de personas que trabajan juntas para acabar con la injusticia de la pobreza”, puede leerse en la web de la entidad (https://www.oxfam.org). 

Oxfam Internacional fue fundada en 1995 por un grupo de organizaciones no gubernamentales independientes. Su objetivo: trabajar en conjunto para lograr un mayor impacto en la lucha mundial por reducir la pobreza y la injusticia.

El nombre "Oxfam" proviene del Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre (Oxford Committee for Famine Relief), fundado en Gran Bretaña en 1942. Este grupo de ciudadanos y ciudadanas se movilizó para que los barcos del bloque aliado llevaran provisiones de comida a las mujeres y niños de Grecia, país ocupado durante la Segunda Guerra Mundial.

Hechas las presentaciones de los autores del estudio, centraremos nuestra mirada en las conclusiones. Allí se afirma que 2.153 millonarios tienen más riqueza que 4.600 millones de individuos, es decir que el sesenta por ciento de la población mundial. Otro dato: el uno por ciento más rico de la población mundial tiene más del doble de la riqueza que reúnen 6.900 millones de personas. Un asco.

Beneficios extras (y gratuitos)

Respecto de un costado menos visible en el panorama de las desigualdades y desquicios planetarios, los investigadores también descubrieron que las mujeres y las niñas contribuyen con 12.500 millones de horas de trabajo doméstico no remunerado a diario. Sugieren asimismo que este tipo de actividad constituye un beneficio para la economía internacional de al menos 10,8 billones de dólares al año que es pura ganancia. Esto es tres veces más que el rendimiento de la industria tecnológica global.

"Las mujeres y las niñas, que pasan miles de millones de horas cocinando, limpiando y cuidando a niños y ancianos, son la columna vertebral de nuestra economía global, pero son las que menos se benefician de ella", explicó Paul O'Brien, vicepresidente de Política y Defensa de la organización Oxfam.

"Los más ricos claramente están manipulando nuestra economía por sí mismos, comenzando por el presidente multimillonario de EE.UU.", agregó O'Brien. "Mientras que el presidente de EE.UU. se codea en Davos con la élite mundial, su administración busca reducir la asistencia alimentaria a casi un millón de personas pobres, al tiempo que amplía las lagunas fiscales y otros beneficios para las empresas más grandes y ricas".

Obligados a caminar

“Migrantes centroamericanos cruzan hacia México”, comenta el título de la cadena Telesur. “Detienen a migrantes centroamericanos que cruzaron el río Suchiate para llegar a México”, actualiza unas horas después el canal ruso RT en su versión española. 

Con la primera noticia supimos que alrededor de cinco mil migrantes se encontraban este lunes en la frontera sur de México con la intención de continuar su paso hacia Estados Unidos. La caravana procede desde San Pedro Sula, en Honduras, y llegó -a pie- al puesto fronterizo que conecta la ciudad guatemalteca de Tecún Umán con México. Según nos ilustra Google Maps, son casi setecientos kilómetros. 

Una vez allí, los caminantes dieron un plazo de tres horas al gobierno mexicano para que permitiera el paso hacia ese país. Tras cumplirse el tiempo, los migrantes avanzaron a través del río que marca la frontera occidental con Guatemala. El suceso es transmitido en tiempo real por RT, en un “picture in picture” que aparece en el ángulo inferior derecho de la pantalla mientras se emite la programación habitual. La imagen, para quienes nos cabe perfecto el mote de “chicatos” es similar a la vivaz columna de hormigas que transita un sendero del jardín. Se aprecia que el río fronterizo es de una profundidad insignificante; no es obstáculo para los miles de adultos, jóvenes y niños que avanzan con rumbo a EE.UU., huyendo de la pobreza, la violencia y la falta de oportunidades en Centroamérica.

México es el “jamón del sándwich” en este entuerto. El viernes pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que habría una disponibilidad de cuatro mil empleos en la frontera sur del país para los migrantes que integran la caravana, incluyendo menores de edad. Pero como los desplazados tienen como objetivo el Norte, el Instituto Nacional de Migración (INM) de México advirtió que las leyes mexicanas no contemplan una "calidad migratoria de tránsito", por lo que las fuerzas de seguridad “aztecas” lanzaron gases lacrimógenos y piedras a los miembros de la caravana, quienes devolvieron gentilmente los presentes. Otro asco.

Damas y caballeros bien perfumados

Estas situaciones relatadas “ut supra” son apenas dos de muchas que podríamos reflejar para hacer cómo va el mundo. En tanto, en Davos, Suiza, varios señores de saco y corbata y algunas damas de elegante faldas comienzan a deliberar sobre cómo mejorarnos la vida. Se trata de los principales empresarios y políticos del planeta, además de varias celebridades, que animarán el Foro Económico Mundial. Para graficar el desopilante mosaico de jerarcas globales citemos al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la activista contra el cambio climático Greta Thunberg y al jefe de Uber, Dara Khosrowshahi. El “Cambalache” de Enrique Santos Discépolo. Una afrenta a la inteligencia humana.

Este mundo va de mal en peor y a velocidad en constante aumento. Estaría bueno que quienes tienen las riendas globales en sus manos dejen de pregonar que lo harán mejor. Por ahora, si lo paran, estamos fenómenos.

Más acciones: