• 08:26
  • martes, 01 de diciembre de 2020

Pañuelazo luego del anuncio 

Un día después de que el presidente Alberto Fernández anunciara oficialmente la presentación del proyecto de ley para la despenalización y legalización del aborto en el Congreso, varios sectores del feminismo se movilizaron en todo el país para reclamar el tratamiento de modo inmediato y su aprobación. En Chacabuco, más de un centenar de personas, en su mayoría mujeres, realizaron una acción frente al Municipio y la Iglesia para celebrar esta medida. 

Pañuelazo luego del anuncio 

En la convocatoria que realizaron organizaciones como Estudiantas Organizadas de Chacabuco, y Manitos en el Bolsillo, entre otras, se presentaron más de un centenar de vecinas. Para respetar las medidas de seguridad, algunas mujeres se acercaron en bicicleta, autos, motos y otras caminaron. En todos los casos, con barbijos y distancia social. 

El proyecto presentado por el presidente, despenaliza y legaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación, y más allá de ese plazo, cuando corre riesgo la vida y la salud de la mujer y en caso de violación. Además, contempla la atención integral de la salud de las mujeres a lo largo de todo el proceso, y que las obras sociales y prepagas -además de hospitales-  garanticen la práctica de manera gratuita.

Josefina González Poy, militante feminista dialogó con Cuatro Palabras durante la marcha y opinó sobre el debate: “Hay ciertas modificiaciones que pueden agradar más o menos, son cuestiones que se van a debatir en el recinto. Como mujer feminista y peronista lo celebro, es algo que esperamos mucho tiempo, ojalá que sea la oportunidad, es hora de que las mujeres tengamos acceso a nuestros derechos, sobre todo a la salud sexual reproductiva que contemple todos los aspectos”. 

Según el proyecto, los profesionales de salud tiene derecho a ejercer la objeción de conciencia aunque deberán derivar a la paciente para que sea atendida sin dilaciones y adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el acceso a la práctica, so pena de sanciones administrativas, penales y civiles. En ese sentido Poy dijo “Este es un gobierno que decidió escuchar a las mujeres, que está compuesto por mujeres que acaparan este reclamo y se ve en la calle estamos rodeados de chicas jóvenes que tienen plena conciencia de está acción política, y saben que estos son los medios para que sus derechos se respeten”.   

En otro orden de cosas, y sobre la grieta que existe en este debate, Josefina considera que no es posible convencer, “hay gente que entiende que las mujeres tenemos voz y capacidad de decisión, y gente que no lo respeta, no sé si se va a poder convencer a la totalidad de las personas”, e insistió en que “en Chacabuco no se puede discutir con los niveles de violencia con los que se discute, no estoy a favor de eso”. 

Más tarde, Sabina Lis Meza, integrante de la ONG “Manitos en el Bolsillo”, explicó que la manifestación en la Iglesia, “tiene que ver con que lo que pedimos es que la Iglesia y el Estado sean un asunto separado”, porque “la realidad es que el derecho a la salud de la mujer y el derecho sobre su propio cuerpo no tiene por qué estar intervenido por otro organismo que no tiene nada que ver, la Iglesia presiona mucho para que esto no sea posible”. 

Sofía Franze, de diecinueve años, dijo “es hermoso volver a las calles, estamos muy contentas por la convocatoria, esperamos que más mujeres se puedan sumar para hacer más fuerza”. Sobre las críticas antiderechos, manifestó “No comparto cuando se incita al odio o cuando el debate destruye y no construye. No es un tema religioso sino de Salud Pública, y no podemos seguir debatiendo cuando siguen muriendo mujeres, hay que actuar, esperamos que Senadores y Diputados lo aprueben”.