• 12:34
  • sábado, 05 de diciembre de 2020

“Hay pacientes que tienen diabetes y no lo saben”

En el Día Mundial de la Diabetes, entrevistamos al doctor Fabián Molina, quien recientemente culminó una Maestría en Nutrición Clínica y Diabetología. Luego de obtener este postgrado, el reconocido médico local resaltó la importancia de realizarse controles, llevar una alimentación saludable y realizar actividades físicas. "Muchas personas tienen diabetes y no lo saben", resaltó.

“Hay pacientes que tienen diabetes y no lo saben”

Recientemente terminaste una Maestría relacionada con la alimentación y la diabetes...

Cursé una maestría en la Universidad de Córdoba desde el año 2016 al 2020 que incluyó dos módulos, uno correspondió a nutrición clínica y otro a diabetología; la culminé con mi tesis el 3 de agosto. En el marco de la semana de la diabetes, queremos resaltar la importancia de que toda la población conozca la relevancia que tiene el diagnóstico temprano de la enfermedad y las medidas de prevención de la diabetes. Es una patología que afecta a 1 de cada 11 personas, de las cuales el 50% no sabe que la padece. De ahí, la necesidad de los controles clínicos periódicos y de estar atentos a los síntomas propios de la diabetes.

¿Cuáles pueden ser los síntomas que nos den indicios de que podemos llegar a tener diabetes?

Puede haber polidipsia, que es una tendencia a tener mucha sed y consumir agua en grandes cantidades, la polifagia, que genera mucho deseo de comer, la pérdida de peso inexplicable o la poliurea, que consiste en orinar mucho. Todos los pacientes que tengan antecedentes genéticos de padres, madres, hermanos o abuelos, que o estén dentro de la franja de riesgo de padecer diabetes deben prestar especial atención. Los factores de riesgo son el sobrepeso u obesidad, que afecta al  66% de la población mundial, la hipertensiòn arterial, que adolece el 45%, y la hipertrigliceridemia o hipercolesterolemia, que es el aumento del colesterol malo y el descenso del colesterol bueno y el aumento de los triglicéridos, que complica al 39%. A eso le agregamos la falta de actividad física y el sedentarismo. Todos los pacientes que tengan estos factores de riesgo, y quienes tienen antecedentes genéticos, deben prestar especial atención y hacerse los controles periódicos. 

 

Se habla de un cambio de paradigma en la medicina actual para tratar la diabetes, ¿en qué consiste?

El cambio de paradigma es a nivel del tratamiento, porque el tratamiento de las enfermedades nutricionales, fundamentalmente, es un alimento. En una persona que tiene problemas relacionados al colesterol malo o los triglicéridos, tiene fundamental importancia los alimentos que ingiera. Entonces, a aquellos pacientes que padecen estos problemas, se le va a hacer un plan de alimentación enfocado hacia la problemática que padece. Si tiene diabetes, su plan de alimentación estará personalizado y diseñado por un facultativo, quien hará una prescripción nutricional y le solicitará al nutricionista que prepare determinado plan nutricional con los requerimientos que el paciente necesite. En este sentido, es de vital importancia también la anamnesis nutricional, entendida esta como la charla que tiene el facultativo con el paciente en cuanto a sus preferencias en la alimentación: si es vegetariano, vegano, crudívoro; puede también que pueda haber factores culturales o religiosos a tener en cuenta. Por ejemplo, si un paciente es judío o musulmán, no se puede incluir el cerdo, ya que no lo consumen. A su vez, el plan nutricional debe ser balanceado y tiene que tener determinada cantidad de hidratos de carbono, que serían los almidones, las frutas, las verduras, y proteínas, aquellas de alto valor biológico nunca tienen que faltar en la dieta, como el queso, la leche, la carne, el huevo. También las proteínas de origen vegetal, como las que están en las legumbres, los porotos, las lentejas, la soja,  la quínoa, y también  debe estar la porción de grasa necesaria. Dentro de las grasas están las buenas, las poliinsaturadas y monoinsaturadas, que se encontrarían en el pescado, en la palta, en los frutos secos, que son los aceites buenos, los omega 3 y los omega 9; y aquellas grasas saturadas, que son las que se ven y deberían tratar de evitarse. Por último, están las grasas hidrogenadas, como la margarina, y las grasas trans, que están en en los snacks, que no es aconsejable consumir.

 

¿Qué pasa con la cuestión del bolsillo a la hora de prescribir una dieta a un paciente?

Los factores sociales y económicos son importantísimos. En el interrogatorio entre el médico y el paciente, al profesional le tiene que quedar claro los ingresos del paciente, dónde vive y con qué comunidad convive, hay que hablar y, acorde a eso, uno tiene que hacer un plan. Con el tema de la pandemia y la necesidad económica, por ejemplo, hoy se ha reflotado la costumbre de tener huerta y pollos en la casa. Para tener comida orgánica y barata en el hogar, esto es de mucha ayuda. Los consejos nutricionales que les voy a dar a esa familia van a ser diferentes a los que les doy a una que tenga un alto poder adquisitivo.

La comida integral, comer el alimento en su mejor estado natural, evitando los productos procesados industrialmente, sería lo mejor.

 

La vorágine diaria no nos da tiempo para prepararnos los alimentos, Uno tiende a comprar todo envasado, o ya preparado, vía delivery.

 

Yo aconsejo por ejemplo tener hervido lentejas, arroz integral, tener hervidas y marcadas las verduras, así cuando vuelvo de mis ocupaciones, tengo preparados alimentos para poder seguir una dieta equilibrada. 

 

¿En qué situación está el mundo en la lucha contra la diabetes?

La diabetes es una gran pandemia, existe desde antes del Covid-19, y va estar después de él. El tema de tener al 66% de la población con sobrepeso u obesidad, es uno de los factores determinantes del desencadenamiento de la diabetes tipo 2. La diabetes clase 1 es genética, la 2 tiene que ver con la alimentación y con las conductas sedentarias. La obesidad y la falta de actividad física lleva a un síndrome metabólico, donde se aumenta la presión, el ácido úrico, el colesterol malo, baja el colesterol bueno, aumentan los triglicéridos, la insulinemia y la glucemia, y ahí aparece la diabetes. Por eso, lo fundamental es tomar conciencia acerca de los factores de riesgo, para prevenir la diabetes.