• 23:28
  • jueves, 29 de octubre de 2020

“El oyente va a quedar atrapado con la historia”

El aislamiento social obligó a renunciar al teatro presencial, pero trajo el regreso del radioteatro a la ciudad. Osvaldo “Palito” Negri, es uno de los que narra el traspaso de las tablas al trabajo radiofónico y piensa “Ahora tenemos toda la tecnología, vivimos en un mundo tecnológico y lo tenemos que aprovechar. No hay que renegar, hay que ir avanzando con ella porque sino uno queda atrás”. “Adiós Querida Luna” llega el próximo lunes a las 12:00 por Radio Ultra (FM 98.9). 

“El oyente va a quedar atrapado con la historia”

-¿Ha sido una buena oportunidad en este momento de tu vida la llegada del radioteatro?

-Sí, seguramente, la verdad yo estaba ensayando una obra de teatro cuando en el mes de marzo nos agarró esto y tuvimos que parar y quedé medio desorientado. Yo venía embalado estudiando el personaje de esa obra y este parate fue medio complicado, hasta que recibí la invitación de Juanjo Vázquez que me dijo que tenía en mente hacer un radioteatro y ahí empecé, me pareció muy buena la idea. Yo no había hecho nunca radioteatro pero dije es una oportunidad para empezar a hacer algo, así que ahí arrancamos.

-Tendrás registro de la historia del radioteatro en nuestro país, en ese sentido ¿qué doble significación tiene todo eso para vos y ser parte del retorno del radioteatro en Chacabuco?

-Soy muy oyente de radio y he escuchado radioteatro y he escuchado en la época de mi niñez, en mi casa se escuchaba el radioteatro de aquellos años. Después vino la época de Omar Abue haciendo radioteatro acá en Chacabuco y también seguí escuchándolo.

Como nunca había hecho radioteatro me pareció algo impensado, pero llegó esta convocatoria y dije que sí. Sobre todo porque conozco a Juanjo Vázquez, conozco a los otros muchachos que trabajan también, el Chata García, Mauricio Morando, Ana Clara arrostito, los conozco, sabía que eran serios y por eso dije que sí de entrada. 

-Tenés una extensa recorrida en el teatro y está vez trabajaron en una propuesta muy novedosa a pesar de ser un género que tiene tanto tiempo. ¿Cómo te sentiste en esta adaptación del formato tradicional de las tablas al trabajo radiofónico, auditivo?

-Creo que hay que ir avanzando como avanza todo. Tenemos la tecnología y la tenemos que usar. Por supuesto que en aquella época los sonidos los hacían prácticamente en vivo o con elementos comunes, y ahora tenemos toda esta tecnología, vivimos en un mundo tecnológico y lo tenemos que aprovechar, a mi me pareció fantástico el trabajo que hizo Cocomiel Frontera, que fue quien armó todo esto, grabó las voces y después le fue poniendo los sonidos. No hay que renegar de la tecnología, hay que ir avanzando con ella porque sino uno queda atrás.

-¿Creés que al oyente le va a costar un poco familiarizarse, engancharse con la historia?

-Creo que el oyente va a quedar atrapado por la historia. Cuando uno hace un trabajo con seriedad, y lo hace poniendo lo mejor, eso tiene que rendir sus frutos y a parte yo he escuchado, sin desmerecer, algunas cosas que han hecho en otras ciudades de radioteatro y te digo que lo nuestro está bien posicionado, inclusive para ser un trabajo que se pueda exportar a otro lado. Hemos logrado un producto bueno y creo que a la gente eso le va a interesar, porque es una historia que va llevando por muchos caminos distintos, por ahí medios dramáticos y a veces medio risueño y eso es lo que al público le interesa.