05:56 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

“Nuestro principal objetivo es avanzar”

Jorge Caticha, presidente de la Fundación del Hospital Municipal "Nuestra Señora del Carmen", pasó por la mañana de Radio Ultra 98.9. Un repaso obligado por el largo recorrido de esa institución y el lanzamiento de la nueva edición de la tradicional Rifa anual, fueron algunas de las cuestiones abordadas. Un departamento, seis automóviles, cinco motocicletas y 42 órdenes de compra por 8000 pesos son los premios que se disputarán a través de la venta de 11 mil números que ya están en la calle.

LA RIFA DEL HOSPITAL  |  11 de septiembre de 2019 (11:40 h.)
Más acciones:

 

Están desafiando una vez más todas las incontingencias que en la Argentina se repiten de tanto en tanto. Lanzan una nueva rifa con un objetivo superador que ya está en marcha. 

“Más allá de la coyuntura, desde la Fundación del Hospital siempre avanzamos, es el principal objetivo, caminar, avanzar”, dice Caticha. 

Sobre el nuevo y ambicioso proyecto de una nueva unidad Terapia Intensiva para adultos dice “Que es más complejo, y por las turbulencias que tenemos en nuestro país, lo hace un poco más difícil”. 

Cada año sortean departamento, autos y motos que -por otra parte- están sujetas a las variaciones del mercado. En ese sentido explica “Hacemos una ingeniería realmente para cumplir con nuestros compromisos, el responsable de eso es el tesorero Germán Blaiotta, la Fundación vive lo mismo que cada familia el día a día, pero de todas maneras esto es desde que recordamos, siempre hubo inflación, desde el ochenta y pico en adelante, las hemos vivido todas”. 

¿Cuál es la ingeniería financiera para calzar las cobranzas de las rifas con los compromisos de pago de los premios?

A la Fundación no le sirve tener algún peso en una caja de ahorro, en cuenta corriente, no sirve guardar y ver qué pasa a fin de año, eso sería una mala gestión. Cada día con la recaudación nos adelantamos y vamos comprando los materiales necesarios y urgentes del día a día. El balance lo hacemos semana a semana. No podemos y no nos sirve tener ese dinero inmovilizado. Además, por el tipo de institución no estamos habilitados a comprar dólares ni a ninguna especulación. 

Lanzan la rifa 2020, que sorteará seis autos, cinco motos, un departamento y cuarenta y dos órdenes de compra, ¿cómo proyectan el excedente que permite avanzar con obras en el Hospital?

Partimos de la siguiente base: para programar cualquier rifa, lo primero que hacemos es presupuestar los premios, una vez que sabemos los premios que vamos a comprar, cómo vamos a diagramar la rifa, y sabemos la cantidad de números que vamos enviar a la calle, tenemos en cuenta lo que vamos a necesitar para invertir y lo que vamos a intentar lograr recaudar. Con la recaudación en sí, tenemos cubierto el costo de los premios que sorteamos, sin lugar a duda. Lo único que nos puede complicar es que para volver a reponer los premios o todos los gastos que la Fundación tenga, es que se dilate en el tiempo, porque tenemos un costo operativo bajo, y sale del movimiento de la rifa en sí misma. No pagamos alquiler, ni tantas otras cosas. 

¿Es descabellado pensar que algún día un gobierno descentralice los manejos del Hospital para que se ocupe la Fundación?

No es una idea de la Fundación, no es un objetivo tampoco, ni fue pensada para eso. Pero si eso ocurriera, la Fundación debería ser repensada de otra manera. El Consejo de Administración está conformado por ciudadanos que tenemos empleo, actividad privada. Habría que profesionalizar, y sería una cosa distinta. Si esto se planteara, habría que verlo. 

¿Cuántos números hay en la calle?

Este año hay once mil, son dos mil más respecto al año pasado, y tienen un valor de dos mil pesos cada uno. Va a haber un sorteo en diciembre para quien tenga la primer cuota paga o en su defecto la totalidad. En enero vuelven los sorteos de órdenes de compras, y en abril y julio los autos. Este año cambiamos, son Toyota Etios. A octubre llegamos con 3 motos más y cuatro autos más. 

¿Por qué aumentan la cantidad de números cuando la economía de los vecinos está más complicada?

Porque necesitamos hacer una obra mucho más grande, que es la Terapia Intensiva, porque la que funciona hoy en el Hospital tiene 140 metros cuadrados aproximadamente, y estamos planteando una nueva con 425 metros cuadrados, estamos hablando de una cifra cercana a los quinientos mil dólares. Hacemos los números finitos, somos buenos en eso. La construcción se va a plantear en distintas etapas, la primera será la de internación propiamente dicha, donde van a ir las camas y donde operan los médicos. Se proyectó un cuarto para terapistas, una sala de reuniones para los médicos, y una sala para que el médico dé los partes médicos a los familiares, y una sala de espera. Es casi un mini Hospital. 

La Rifa tiene un valor accesible para casi todos

Por eso también sacamos más números, la idea es que puedan participar la mayor cantidad de vecinos. Jamás la Rifa fue en concordancia con la inflación. Siempre vamos un pasito atrás. A veces queda gente sin su número. Vemos que año a año algunos vecinos nos dicen que no llegaron a comprar la rifa. Algunas casas o empresas compran más de una. 

¿Cuántos vendedores hay en la calle y cómo es el rendimiento de cuentas?

Hay cerca de cincuenta vendedores, hubo nuevas incorporaciones. Trabajamos con una administración central de la Rifa, con Mabel Unsain a la cabeza, que agrupa a los vendedores, es el ida y vuelta entre nosotros y ellos. La rendición es semanal. La cara de la Rifa son ellos, por eso tenemos ida y vuelta. Año tras año se hacen algunas modificaciones de la Rifa en base a las charlas que tenemos con los vendedores, y gran parte del éxito de la venta es por el trabajo de ellos que conocen calor, lluvia y viento. 

Hace un tiempo el Club Porteño trajo al debate la cuestión de que las grandes rifas condicionan la aparición de otras que pueden promover instituciones menores, ¿cuál es el criterio de la Fundación?

Está plasmado en esta rifa. En diciembre pasado estábamos haciendo entrega de todo el equipamiento de la Guardia Nueva, de la Guardia General. Estábamos firmando los comodatos y la reglamentación correspondiente. Y en una charla informal con el Intendente y algunos funcionarios, Aiola comenta su incomodidad respecto a la cantidad de rifas que Bomberos y nosotros tenemos en la calle y que estemos ahogando, de alguna manera, el mercado y complicando el accionar al resto de las instituciones. Los primeros días de enero teníamos la respuesta con Germán Blaiotta nos fuimos derecho a la Municipalidad sin audiencia y pedimos por favor que nos atendieran dos minutos. Parados, le dijimos al Intendente que la intención era ayudar al resto de las instituciones, esta Rifa contempla un millón de pesos que se va a repartir de manera proporcional, tal como lo decidieron las mismas instituciones.Estamos hablando del Hogar de Ancianos San José, APRID, ALPI, LALCEC Asociación Miguel Máximo Gil y Club de Madres.