• 04:36
  • lunes, 25 de enero de 2021

No hay otro remedio

El blindaje de la ciudad y el descubrimiento del olfato. Desde la alineación con Alberto Fernández a la desacreditación de la vacuna rusa. El Hospital, sus funcionarios, la Fundación y el personal de salud son los guerreros. La Sputnik, la esperanza. Información de Estado que se ningunea a los medios de manera masiva. Alberto Quereda habla de “no tener que elegir pacientes”. Traducido, estamos al límite del colapso. La política arranca su año electoral. Martín Losteau juega en la provincia y construye masa crítica dentro del radicalismo. La corrida hacia adelante como opción de coyuntura y la suerte que es finita. 

 

Por Alejo Dentella

No hay otro remedio

Desde las montañas de tierra para blindar la ciudad, hasta el "descubrimiento" del olfato como síntoma positivo. La alineación cerrada con el presidente Alberto Fernandez y luego recalculando como uno de los primeros en poner en duda la contratación, logística y eficacia de la vacuna. Victor Aiola tendrá un verano más que caliente y a esta altura todo su equipo sabe que no hay otro remedio que la masiva llegada de la Sputnik V. No es un problema exclusivo de nuestra ciudad, ni del interior del país. El distanciamiento social se volvió "normalidad" a la antigua, el relajamiento fue explosivo y el zafarrancho es de magnitud impredecible. En ese contexto los gobernantes comienzan el año 2021 y el camino de las elecciones legislativas que están a la vuelta de la esquina. Con o sin PASO. 

Funcionarios que funcionan

Es una línea editorial de este medio y de este cronista, defender el funcionamiento y atención de la Salud Publica de nuestro Hospital. Nos ponemos de pie cuando hacemos inclusiva a la Fundación o a las y los trabajadores de la salud. Esto no es conformarse con poco. Es reconocer que se brinda lo que mejor se puede.Que se deja el alma. Lo que falta es mas compromiso de quienes han gobernado y gobiernan nuestro pago chico. 

Mientras el intendente Víctor Aiola, al igual que todos los dirigentes de la oposición, camaleonaron según las circunstancias de la pandemia, los funcionarios de la Secretaría de Salud y del Hospital, en promedio, se ocuparon de decir la verdad. Un valor escaso si se rastrea. El compromiso físico e intelectual de los dependientes del ejecutivo en el área de Salud, salvo algún despiste, también pone en evidencia el bajo desempeño del resto del voluminoso equipo de gobierno. Incluso los ñoquis que ni siquiera el 29 dicen presente. Como en todo hay excepciones, aunque la regla manda.

 

Al límite del colapso 

Era un secreto a voces. Ayer lo dijo el Director del Hospital Alberto Quereda, al diario “De Hoy”. “No queremos tener que elegir pacientes”. Traducido, estamos al borde del colapso. Debió ser una conferencia de prensa, porque lo amerita la magnitud del problema y porque lo habían prometido. Berretaje de comunicación diseñada desde la cúspide. Hay cuestiones que son de Estado y se informan como tal. Así se hizo, casi hasta el cansancio, durante mucho meses. Después, caben las movidas y son legítimas, a favor de un medio u otro según criterios discrecionales. El sábado por la tarde, la directora de la salud Romina Sclavi, le dijo a este diario que habría un informe respecto a la situación de precolapso que vive el Hospital. Confiamos en su palabra y nos quedamos esperando. 

2021

Aiola y un grupo de colaboradores inmediatos, pensaban comenzar el año con anuncios de cambios en el equipo y ejecución de obras. Lo primero te lo debo. Lo de las obras está encaminado. Faltó pericia para evitar que muchos millones de pesos se lo lleven empresas de afuera que no generan mano de obra local y muy poco consumo de materiales en la ciudad. En cuanto a las reformas matriciales anunciadas por el actual jefe de gabinete, Nerón Chari, se chocan de frente con la realidad. Chari está convencido de que el equipo debe ser reducido, ágil y bien remunerado. Pero Aiola le debe a cada santo una vela y la caja del senado no tiene más presupuesto para conchabar a los expulsados del palacio. Por eso se demora el nuevo organigrama. Cada uno de los y las que tienen que irse son parte directa o indirecta de algún acuerdo o rosca electoral.  Estamos justamente en un año donde el cronograma arranca con las elecciones de la UCR. Lousteau juega para los rivales del intendente y cosecha adhesiones en varias tribus de los boinas blancas. Incluso entre los "dinosaurios" de los ochenta que siguen disfrutando de la melodía del discurso radical que fue fundacional en la recuperación democrática y que por suerte Freddy Storani se ocupa de recordar.

Marcas térmicas por encima de los promedios. Descomunal aumento de contagios que no estaban previstos para esta época y la vacuna rusa, ninguneada, como único remedio. Una corrida hacia adelante suele ser la tentación ante cada dificultad. Muchas veces funciona aunque con resultados de corto plazo. De todos modos, la suerte, suele ser finita. Buen año.