21:42 h. Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Ninguno la tiene fácil

Por Alejo Dentella

LA BATALLA EN CHACABUCO  |  14 de agosto de 2019 (01:17 h.)
Más acciones:

Mientras el gobierno nacional y provincial trata de despabilarse de la tremenda paliza electoral recibida en las urnas el último domingo, Víctor Aiola se prepara para defender el título el próximo 27 de Octubre y seguir en el principal sillón de calle Reconquista 26.

Si bien es cierto que el Jefe Comunal pùdo amortiguar el impacto del arrastre negativo de la boleta completa de Juntos por el Cambio, no es menos cierto que a partir del lunes comenzó una nueva carrera rumbo a la instancia definitiva en nuestra ciudad. Tres cosas juegan a favor de la posibilidad de que el Frente de Todos le pueda dar pelea. La primera es el estado de abstinencia de poder que tiene el peronismo local, la segunda es haber podido capear la resolución de su propia PASO sin grandes heridos y la tercera es tener un candidato capaz de convocar hacia adentro y hacia afuera de manera transversal en termino de capas sociales. 

Así las cosas, a los chacabuquenses se nos presenta un escenario que se diferencia del panorama nacional y provincial. En el pago chico tenemos un Intendente que en promedio ha dado claras señales de un aprendizaje veloz en términos de conducción de gobierno y lo lleva de bien para mejor. Enfrente, un candidato peronista que, ademas de un ser gran cuadro político, tiene un recorrido personal tanto en lo público como en lo privado que lo hace merecedor de una oportunidad de parte de la ciudadanía más allá de los colores partidarios. Pero claro, como sello del “ser argentino”, a ambos lo persiguen fantasmas que de algún modo más cerca o más lejos merodean la conciencia de los vecinos. Aiola deberá desojar urgente la margarita, sin consejos de “armadores” que imitan a Marcos Peña, y elegir entre seguir siendo el comisionado de un gobierno que condena a la pobreza, o plantarse como el candidato de su pueblo que se anime a gobernar con lo que le corresponde y le toca en el reparto legítimo de recursos coparticipables. Ya vendrán tiempos de nuevos anclajes de superestructuras. 

Por su parte, Ricardo Ciminelli es sin dudas el gran ganador de las elecciones del domingo porque nadie imaginaba semejante volumen de votos. El resultado y los gestos inmediatos de sus competidores y de los que no pudieron serlo lo ponen en situación de privilegio y con muchas chances. Pero tampòco para el presidente de la Cooperativa Eléctrica las cosas serán tan fácil en el último tramo. Primero deberá competir con “un gringo” duro que no sabe de batallas perdidas y despues , si eventualmente lo acompañaran los números, tendrá que gobernar lidiando con un cúmulo de tensiones internas de fuerzas pejotistas que reclamarán espacios de poder como parte de la disputa por la conducción del peronismo de Chacabuco y del recambio generacional pendiente.