• 05:05
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

¿Nace el vecinalismo en Chacabuco?

Por Alejo Dentella

 

¿Nace el vecinalismo en Chacabuco?

La creación de un Partido Vecinal es una opción que se reitera como intento a lo largo y a lo ancho del país, desde la recuperación de la democracia. No es fácil encontrar tierra fértil para estos proyectos y mucho menos en el interior de la Provincia de Buenos Aires, donde la tradición peronista/radical es muy fuerte y más allá de los cambios de denominación, reinan en el ejercicio del poder alternadamente. 

 

De todos modos, las últimas elecciones legislativas en Chacabuco, dejaron algunas sospechas de que algo ocurre. Al menos tres candidatos, aunque dentro de espacios políticos con reconocimiento nacional, se plantaron como emergentes de vecinos preocupados por poner en agenda las problemáticas locales. Marcelo Seal lo hizo desde adentro de Juntos, y aunque no logró mechar nombres en la lista final, la composición de su equipo y los casi 2 mil votos lo instalaron en la arena política. Con menos potencia electoral pero pasando a la general, Sebastián Hidalgo, con el acompañamiento de “Lucha” Mastrángelo y “Luli” Forti, dejaron el testimonio de un compromiso público que puede y debe sostenerse en el tiempo. El tercero en discordia fue Andrés Orsini. Un claro ganador en medio del recuento desesperado de ambas mayorías por adjudicarse un triunfo, que a ésta altura, queda definitivamente devaluado. 

Orsini jugó dentro del espacio ultra derechista de José Luis Espert, pero sin prometer tiros ni balas logró construir un piso de votos a partir de descubrir las fisuras del gobierno de Aiola. Pero además, el reconocido deportista local superó ampliamente el piso que le permitió ir a la General, y entre una y otra aumentó más de 500 votos en su resultado final. 

Teniendo en cuenta que el electorado al que le habló Orsini fue parte de la base electoral dura de Víctor Aiola, el comportamiento matemático entre una y otra elección, da la perspectiva de estar ante la posibilidad de una construcción alternativa. 

El último domingo, los chilenos rompieron con el status quo de los partidos  o alianzas tradicionales en su país y debería ser un claro llamado de atención para los que no puedan interpretar la velocidad de los cambios del humor social. Lo cierto es que en el pago chico, en el corazón de la pampa sojera, quedó abierto el camino para una propuesta vecinal que abrace las mejores tradiciones del sistema democrático,construya agenda para solucionar los problemas cotidianos de los vecinos y reclame el renunciamiento a los privilegios obscenos de la política.