• 11:00
  • miércoles, 16 de junio de 2021

El mundo de las siglas

El acrónimo BRIC se empezó a escuchar en el mundo hacia 2001, cuando un tal Jim O'Neill empezó a referirse así a los principales mercados emergentes: Brasil, Rusia, India y China. En 2008 los países citados oficializaron el grupo y en 2010 sumaron a Sudáfrica; la sigla mutó a BRICS.  Los países integrantes poseen la mayor población mundial: unos 3.200 millones de personas. Hoy el contexto global obliga a replantear qué hacen juntos estos cinco gigantes.

brics-750x321
El mundo de las siglas

El 17 de noviembre de 2020 se ha celebrado la XII cumbre BRICS, presidida por el presidente de Rusia, Vladímir Putin. No habrá otra hasta 2024. "Es crucial unir los esfuerzos para la producción masiva de vacunas contra el coronavirus", dijo el mandatario ruso, consciente de que este bloque de países debería enfrentar conjuntamente las consecuencias de la pandemia. Sin embargo, no se ha avanzado mucho desde entonces. Y es que cuatro -dos por lado- de los integrantes del bloque están en tensión, involucrados en la pulseada entre las potencias occidentales y las que impulsan la asociación euroasiática. En ese marco, el asunto de las vacunas pasó a ser un terreno de disputa de política global.

Los que miran al norte

Actualmente, India y Brasil están fuertemente influenciados por los EE.UU. El primer retador de Rusia y China ha logrado que India se muestre poco colaborativa con su vecina, China, apelando a controversias limítrofes. En enero de este año, el Ejército indio reconoció que tropas de ambos países se enfrentaron en una “pequeña escaramuza” en la zona de Sikkim, en el este del Himalaya. El enfrentamiento ocurrió el día de la toma de posesión del presidente estadounidense, Joe Biden. Medios indios aseguraron que el episodio dejó veinte soldados chinos y cuatro indios heridos. También EE.UU. avanzó en la firma de pactos militares con India, agregando leña al fuego, su juego predilecto.

En el caso de nuestro vecino, Brasil, el asunto es más alevoso: el presidente Jair Bolsonaro ha declarado abiertamente “no compraremos la vacuna china”, desautorizando públicamente a Eduardo Pazuello, el general del Ejército que se quedó diez meses al frente del Ministerio de Salud, y había realizado gestiones por la vacuna china Coronavac. Bolsonaro prefiere hacer negocios con la norteamericana Pfizer, a costa de hipotecar las riquezas naturales de Brasil. Ya vemos que por este lado, la frase de Putin, pronunciada en la última cumbre BRICS, fue prédica en el desierto.

Eurasia: la utopía cercana

Sin embargo, Rusia ha demostrado que no se ha sumido en el desánimo por el comportamiento de India y Brasil. Es claro que sus objetivos están mucho más allá de los límites del BRICS. En su mensaje a la Asamblea Federal, pronunciado el miércoles 21 de abril de este año, Putin subrayó que “el desarrollo de corredores de transporte y logística puede crear el seguro armazón infraestructural de una gran asociación euroasiática”. “La peculiaridad más importante de la iniciativa de la gran Eurasia estriba en que deberá estructurarse sobre la base de los principios de la igualdad y en atención a los intereses recíprocos'', señaló el mandatario en sus declaraciones.

El director general y miembro de la Presidencia del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales, Andréi Kortunov, indica que la gran asociación euroasiática contempla las estructuras regionales de integración ASEAN (Indonesia, Malasia, Singapur, Tailandia, Filipinas, Brunéi, Vietnam, Laos, Myanmar y Camboya). Incluida también la Unión Económica Euroasiática (Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Rusia); la Asociación Económica Integral Regional de países de la ASEAN más China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda son las piezas para el ensamble del futuro mecanismo económico euroasiático único.

El experto del Instituto de Estudios Estratégicos del Noreste de Asia, adjunto a la Academia de Ciencias Sociales de Heilongjiang de la RP China, Ma Youjun, afirma que "el bloque de la ASEAN se ha convertido en el socio comercial más importante de China, poniéndose por delante de EEUU y la Unión Europea. Ante tal situación, Rusia también contempla grandes posibilidades para los negocios".

Por otra parte, Rusia, que ha demostrado buena voluntad con la nueva administración norteamerican en la firma de Tratados Coheteriles Estratégicos, obtuvo como respuesta que Joe Biden tratara de “asesino” a Vladimir Puitn. Eso precipitó el retiro ruso de la Estación Espacial Internacional, y su acercamiento a China para proyectar conjuntamente una base en la luna y otros planes espaciales. 

Nos vemos en Marte

Recientemente, China realizó con éxito su primer aterrizaje en el “Planeta rojo”. Tianwen-1 es la primera misión independiente del gigante asiático en Marte. La sonda china fue lanzada con un cohete espacial Long March 5 el 23 de julio de 2020, desde el centro espacial de la provincia sureña de Hainan. Luego de volar durante diez meses, el rover Zhu Rong aterrizó el pasado 15 de mayo en suelo marciano. Este sábado, James Dickinson, jefe del Comando Espacial de EE.UU., durante una visita a Japón, ha manifestado: "nuestro desafío actual son los chinos, por lo que estamos observando cómo están aumentando su capacidad espacial". "Estamos viendo la expansión de su programa espacial y lo estamos observando muy de cerca", afirmó el militar norteamericano. A confesión de partes… El gendarme que dominó al mundo desde el final de la segunda guerra anda preocupado.

Está claro que este mundo -a pesar de que gira siempre para el mismo lado- es muy dinámico en sus relaciones y (des)equilibrios. Por ejemplo, lo que ayer amaneció como un bloque de contrapeso para la hegemonía norteamericana, como los BRICS, hoy no pasan de una sigla más. En tanto, en lugares que muy pocas veces registramos, se están cocinando nuevas configuraciones que prometen grandes noticias. Y esto es bueno, sobre todo porque nos da la certeza de que -almanaque más, o menos- “no hay mal que dure cien años”.