• 23:54
  • viernes, 26 de febrero de 2021

Movilización: Piden justicia por las víctimas de femicidio y una reforma judicial

Durante la tarde calurosa del miércoles 17 de febrero varias organizaciones feministas y mujeres independientes realizaron una manifestación frente a la Ayudantía Fiscal de Chacabuco ubicada en la calle San Martín 81, exigiendo justicia para las víctimas de femicidios.

Diseño sin título (10) (1)
Movilización: Piden justicia por las víctimas de femicidio y una reforma judicial

Unas 80 mujeres se manifestaron en reclamo de Justicia para las víctimas de femicidio, la mayoría jóvenes, pero con la presencia de algunas mayores, portando carteles individuales con los nombres de las 51 víctimas en lo que va del 2021 y colgaron un pasacalle en la fachada de la Fiscalía 

El tema produce escalofríos a la luz de los números: mas de un femicidio por día y lo que es peor: La brecha de tiempo  se va acortando, es decir menos tiempo,  entre dos víctimas, casi como una epidemia.

 Cuatro palabras estuvo en lugar y recogió testimonios. Paloma Castro, pertenece al grupo Estudiantas Organizadas y dijo “Hoy venimos a visibilizar el caso de Úrsula pero pedimos justicia por todas las víctimas de la violencia de género. Venimos a la fiscalía para que las denuncias de todos los casos se hagan visibles y que la justicia actúe. Úrsula realizó dieciocho denuncias y fue asesinada por su expareja”. 

La Policía bloqueó las dos esquinas de la calle San Martín, Reconquista y San Juan cortando el tránsito. 

En el evento pudimos saber se realizaba en coordinación con similares grupos en todo el pais bajo la misma consigna: Ni Una Menos

En el lugar por supuesto flotaba Úrsula, víctima reciente de un atroz femicidio. Sofia Franze, diecinueve años, al respecto nos dijo:  “Estamos acá para pedir justicia por todas las mujeres que murieron en manos de femicidas. Las estadísticas hablan de 51 mujeres al día de hoy, desde el primer día del año. Se trata de mas de un femicidio por día.

La brecha de los femicidios se está acortando, hay una víctima cada 26 horas. Y cuando vamos a denunciar no nos escuchan”.

Una oradora dijo en voz alta los nombres de las 51 víctimas de femicidio en Argentina en el año 2021, y colgaron los carteles individuales con los nombres en el frente de la Fiscalía, una de ellas, al pasar nos dijo “duran poco los carteles ahí colgados, dentro de un rato alguien los saca, pero nosotras volvemos a ponerlos” con la determinación que reinaba en el ambiente.  

Paloma Castro, pertenece al grupo Estudiantas Organizadas, también dijo lo suyo: “Hoy venimos a visibilizar el caso de Úrsula pero pedimos justicia por todas las víctimas de la violencia de género. Venimos a la fiscalía para que las denuncias de todos los casos se hagan visibles y que la justicia actúe. Úrsula realizó dieciocho denuncias y fue asesinada por su expareja”. 

Su expareja, un policía en tratamiento Psiquiátrico, con retiro de arma, que el día anterior al femicidio había roto la perimetral dictada por un Juez, dejando dudas sobre su utilidad. El caso Úrsula nos dice que la rotura de una Perimetral debería ser delito no excarcelable, evidentemente si hubiera sido asi, Úrsula estaría viva.

Mariana Barrientos, treinta años, fue otra de las que habló con este medio y dijo: “Cada vez más, nos damos cuenta la necesidad de una reforma de la justicia con perspectiva de género, porque claramente la justicia ya no está dando solución, no hay un sistema garante, que no “revictimice” -el sistema- a las víctimas y garantice sus derechos. Y eso se logra gracias a la democratización, a las leyes de cupos y a la capacitación con perspectiva de género”. Quisimos saber sobre la actitud de los jóvenes varones sobre todo esto, Lucía Palermo, 17 años nos dijo lo siguiente:  “Muchos de nuestros amigos varones se acercan bien a preguntarte ¿cómo, quién, dónde ?. Y hay otros jóvenes violentos, por eso a nosotras nos toca denunciar cuando una compañera vive violencia dentro de una relación”.

En esto coincidieron todos los testimonios: la lucha que encarnan es para terminar con la epidemia del femicidio. Esos carteles que quedaron colgados en el frente de la Ayudantía Fiscal con los nombres de las 51 víctimas son un documento del dolor y la vergüenza.