05:36 h. Viernes, 18 de Agosto de 2017

Cuatro Palabras

Mezclando los caramelos

Por Laura Federico  |  23 de Noviembre de 2016 (00:34 h.)
Más acciones:

ADMINISTRACIÓN

En el artículo anterior hablamos de Los 10 mejores errores para fracasar emprendiendo. Uno de ellos era Mezclar las finanzas del negocio con la personal. Hoy ahondaremos sobre este gravísimo error que cometen todas las personas que alguna vez en su vida emprendieron un negocio.

La administración de nuestra empresa no debe mezclarse nunca con la de nuestros asuntos personales si queremos que nos vaya bien. Entonces, lo primero que debemos hacer es tratar a nuestra PyME como si fuera un ente externo y ajeno a nuestra vida. Para lograrlo debemos: 

Llevar los números por separado

Para saber cómo le va a la empresa debemos tener las anotaciones de las entradas y de las salidas de dinero aparte de nuestros gastos e ingresos personales. Separar los tickets de gastos de supermercado con las facturas del negocio es sumamente necesario para generar información limpia y concreta, la cual es indispensable para la toma de decisiones en nuestra PyME. 

Asignarnos un sueldo

Esta decisión es crucial para tener todo en orden. Cuando ponemos un número a nuestro esfuerzo mensual, estamos dividiendo de manera real y concreta nuestra vida con la del emprendimiento. Nunca olvides que tu negocio no es una extensión de tu tarjeta de crédito. 

Ahorrar las ganancias

La empresa rindió muy bien este año, entonces me voy de vacaciones a Brasil. ¡No señor! Eso no se hace si queremos que nuestra PyMe crezca y tenga un futuro. El dinero de las ganancias no nos pertenece. Es parte del usufructo del negocio y se debe reinvertir en el mismo hasta los dos primeros años, como mínimo, si queremos que nuestro emprendimiento tenga un buen futuro. 

No invertir todos tus ingresos personales

No podemos dejar todo lo que tenemos en el negocio. La inversión inicial debe ser suficiente para que funcione, pero necesitamos prestar atención a que no consuma todo lo que tenemos. Las ganancias que el emprendimiento genera deberían ser suficientes para asegurar un crecimiento proporcional. Si no alcanzan es claro que algo estamos haciendo mal. 

Espero haberles dado un poco de luz en este mundo tan oscuro como lo es el de los negocios. Buena suerte y nos encontramos en el próximo error.