05:57 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

 “Las medidas llegan tarde” 

Con el correr de los días, y una elección local que lo despega de la derrota de Juntos por el Cambio, el intendente Víctor Aiola asegura que fue un error no atender el pedido de la gobernadora María Eugenia Vidal de desdoblar la campaña y responsabiliza al Gobierno nacional por “no haber escuchado a tiempo”. En diálogo con Cuatro Palabras, el Jefe Comunal analizó las PASO, dijo que “faltó autocrítica” y que las últimas medidas económicas, además de “insuficientes y fuera de tiempo no fueron proactivas sino reactivas, fueron atrás de lo que pasaba”. También se refirió a la responsabilidad de la oposición y elogió la actitud de Alberto Fernández. 

cuatropalabras.com.ar  |  20 de agosto de 2019 (00:25 h.)
Más acciones:

Por Martina Dentella 

Al Intendente de Chacabuco le queda mucho de médico a la hora de la política. Aiola corta por lo sano, apunta al centro del conflicto e intenta salvar con pragmatismo lo rescatable. Repite que es respetuoso de la decisión que dejaron de manifiesto los vecinos en las PASO, pero cree que faltó autocrítica y que “Había que llamar a todos, ampliar la mesa”. “Si caminás el territorio escuchás lo que dice la gente, me parece que a nivel nacional no se escuchó como se debería haber escuchado. Las medidas además de insuficientes y fuera de tiempo, no fueron proactivas sino reactivas, fueron atrás de lo que pasaba”, asegura Víctor Aiola en esta entrevista brindada ayer lunes a última hora. 

Pasó una semana de las primarias, ¿qué análisis hacés de estas elecciones? 

En realidad el análisis que hacemos es que nosotros a nivel local hemos hecho una muy buena elección, y a nivel nacional y provincial -sobre todo a nivel nacional- es un poco lo que palpábamos en la calle, había cierto grado de falta de apoyo de parte del vecino al Gobierno nacional. El Gobierno provincial queda en el medio. La gente no evalúa directamente al gobierno provincial en una elección ejecutiva, siempre se pone la lupa en el intendente o el presidente, y la gobernación queda en el medio, como un sanguchito, aunque puede ser que algunos grupos sociales hayan votado a favor o en contra evaluando la gobernación de Vidal. 

Esa tendencia no se vivió a nivel local, donde hubo una diferencia entre tu porcentaje y el de Vidal y Macri 

Lo que vemos es que la gente apoya fuertemente la gestión local, y no están de acuerdo con el resto, y toma la decisión de votar distinto. Por supuesto que somos respetuosos de esas decisiones, vivimos en democracia y hay que ser respetuoso de lo que el pueblo decide. Estoy en contra de los que dicen que el pueblo no sabe votar, el pueblo vota como lo siente. Decir eso no está bien, es lo que pienso humildemente. 

Cristicaste que no se escuchó a tiempo el pedido de la Gobernadora de desdoblar la campaña, ¿qué otras cosas creés que no se oyeron a tiempo? ¿no creés que el oficialismo y los periodistas del prime time se enteraron el mismo domingo que la gente la estaba pasando mal? 

No, yo creo que en septiembre del año pasado se enteraron, cuando hubo una crisis importante, y se tomaron medidas insuficientes. Si caminás el territorio escuchás lo que dice la gente. Me parece que en un punto - a nivel nacional- no se escuchó como se debería haber escuchado, se debería haber escuchado un poco más. Las medidas, además de insuficientes y fuera de tiempo, no fueron proactivas sino reactivas, fueron atrás de lo que pasaba. 

En el último Jueves Radical lo dejaste claro, aunque es una pregunta de rigor, ¿vas a morir de pie con Macri y Vidal o ves viable municipalizar la elección y reforzar tu campaña? 

En el 2015, en el 2017, y ahora también, hablamos con el vecino mostrando lo que hacemos nosotros, nuestra gestión es lo que está a nuestro alcance. Ese es nuestro contrato con el vecino, que esto lo sabe, y tiene la libertad de votar a quien le parezca que tiene que votar. En un barrio donde ésta gestión estuvo muy presente un vecino me preguntó “¿A quién te parece que hay que votar?”, y le respondí lo que creo realmente, que cada uno vota con su conciencia, lo que cree que está bien. Uno no es quién para decirle a la gente a quién votar. Obviamente que a nivel local estamos muy convencidos del trabajo que venimos haciendo, y defendemos nuestra gestión y también la gestión de la Gobernadora, que a nuestro humilde entender ha sido muy buena, se han hecho muchas cosas, muchas obras, se ha invertido mucho. La gente a mi me votó para traer cambios a la ciudad de Chacabuco, nosotros transformamos, hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance, con apoyo de nuestra Gobernadora, y lo vamos a seguir haciendo hasta el diez de diciembre. 

La pregunta de ese vecino, ¿no busca el visto bueno para un corte de boleta? 

Eso queda a interpretación de cada uno. Yo le dije que el voto es libre y secreto, yo no puedo decirle a ningún vecino a quién votar. Yo puedo hablar de mi gestión y decir lo que hice y hago para llevar adelante el Municipio. 

El diputado Marcelo Daletto aseguró en este medio que en Cambiemos faltó rosca política y que eso aseguró el fracaso, ¿coincidís con Daletto? ¿qué diálogo tenés con el diputado que finaliza su mandato en diciembre sin ser candidato? 

Con Marcelo siempre tuve y tengo muy buena relación. Él tiene muchos años de política, es un experto en el tema, yo no. Soy un pediatra que es intendente. Él ve las cosas de su lado, yo respeto su opinión. Obviamente que cuando las cosas andan mal todos podemos sacar conclusiones, hay cosas que fallaron, habrá que sentarse a analizar y hacer autocrítica, que es lo más sano, una crítica respetuosa, que sea cara a cara con los dirigentes nacionales y provinciales y no a través de los medios. Eso sirve de mucho más allá de lo eleccionario. Yo formo parte de un partido con 127 años de historia y hay autocríticas que nos tenemos que dar, todo lo que se me ha cruzado decir lo dije tomando esa responsabilidad, siempre dije un montón de cosas con responsabilidad de gestión, como que los radicales debíamos ser más escuchados, he dicho, por ejemplo, que siempre nos invitaban a agarrar la manija del cajón y para la foto de quince no nos invitaban ni con un sanguchito, eso salió en todos lados, y me lo echaban en cara. Yo plantee un montón de cosas, algunas se escucharon, otras no. Cuando las cosas andan mal, aparecen los sabelotodo. Creo que la Provincia ha hecho un muy buen trabajo, pero para la gente lo económico tiene mucho peso, y es verdad, porque a cualquiera se le hace muy difícil. 

¿Coincidís con Marcelo Daletto en que faltó política? 

En octubre del año pasado, cuando todos los medios enfocaban la quinta de Olivos y entraba y salía gente continuamente, fue un momento de crisis e inflexión, esa era el momento para llamar a todos, pero llamar a todos en serio, en una mesa amplia, y plantear que más allá de las elecciones, había que pensar en el pueblo argentino y buscarle la vuelta. Yo hubiese ampliado más la mesa, pero es una apreciación personal. Incluso la oposición, si uno los llama, siempre están dispuestos a colaborar, nadie sacaría la ayuda. El otro día Alberto Fernández estaba dando clases y cuando salió vio el llamado de Macri y se puso a disposición. Eso es un signo de maduración política. 

¿Los intendentes tuvieron oportunidad de hacer este planteo a la gobernadora o a presidencia? 

Yo, particularmente, lo he manifestado a través de los medios y no a la gobernadora de forma directa pero sí a las segundas y terceras líneas de Provincia, plantee la necesidad de mayor amplitud, sobre todo de mayor escucha. Creo que igual hay que hacer autocrítica hacia adentro, ser respetuoso. 

¿Qué opinión tenés respecto a las medidas económicas paliativas que lleva adelante el Gobierno nacional? ¿Creés que el vecino al que se le pidió que no afloje puede sentir que se le tomó el pelo? 

No, yo creo que son medidas de emergencia, que en el caso de una crisis grave vienen a dar respuesta parcial a problemas que son de raíz. Es como si vos estás operando una disección de aorta, que es un estallido de una arteria, y sí, tenés que suturar o el paciente se te muere. Pero después tenés que buscar las causas que dieron lugar a ese cuadro. Son medidas reactivas, que no son pensadas para un camino o un plan de contingencia, sino que son reactivas a situaciones de la realidad cotidiana, no me parece que se le tome el pelo al vecino, vienen a intentar dar respuestas a necesidades del día a día. 

¿Tenés en mente alguna medida que sea posible de llevar adelante desde el Municipio para enfrentar esta crisis económica? 

Nosotros trabajamos mucho desde Desarrollo Social con la comunidad, a cualquier vecino que lo necesita se le da una respuesta desde los distintos centros de gestión, incluso tratamos de detectar la demanda no manifiesta. Estamos cerca del vecino como corresponde, tratamos de que nadie se quede sin ayuda de parte del Estado, nosotros queremos que nuestros vecinos estén bien, estuvimos muy de cerca.