• 09:07
  • martes, 01 de diciembre de 2020

“Dos mandatos son suficientes” 

Luego de las declaraciones del presidente Alberto Fernández, respecto a la habilitación para que los intendentes puedan intentar mas de una reelección, todo el arco político provincial empieza a dar su opinión. El Senador Agustin Máspoli, asegura que “dos mandatos son suficientes”, porque es necesario garantizar la alternancia en el poder. Además, el legislador local dice que Víctor Aiola coincide con el espíritu de la Ley Vidal, que limita la posibilidad de un tercer mandato. (Pag.3)

“Dos mandatos son suficientes” 

Lo dice el senador provincial, Agustín Máspoli, en relación al comentario del presidente en respaldo a los Intendentes de la provincia que intentan ir por el tercer mandato. El legislador asegura que no lo ha charlado con Aiola aunque “lo que yo tengo entendido es que él apoyaba la alternancia y la ley aprobada en su momento”. En otro orden de cosas se refiere a las deudas de la democracia, la economía y el rol de la oposición en medio de la crisis sanitaria. También repudió la agresión verbal a la prensa local del último domingo .

 

Alberto Fernández respaldó a los Intendentes de la provincia de Buenos Aires que buscan ir por la rereelección. Para eso se debe vetar una ley de 2016 que impulsó Maria Eugenia Vidal, ¿cuál es tu opinión?

Me parece entender, con todo respeto, que es un concepto equivocado y anticuado el del presidente. Me parece que las democracias necesitan de alternancia, y eso es lo que Juntos por el Cambio en aquel momento pensó, y se formalizó. Yo no participé porque ingresé en 2017, pero estuve totalmente de acuerdo. Hay incluso provincias donde no es posible una reelección, eso es discutible, yo no tengo una opinión formada de si está bien al menos una reelección, pero no creo que más de una sea lo correcto para la democracia y para el funcionamiento de una ciudad, de una provincia, o de un país. 

Creo que la alternancia le hace bien al sistema democrático y las experiencias así lo indican, la formación de nuevos cuadros. Los propios sistemas empiezan a tener un montón de vicios que no son buenos para la ciudadanía en particular. 

Hay muchos Intendentes que pertenecen a Juntos por el Cambio y están en la misma situación de muchos peronistas, que empezaron a manifestar su preocupación al presidente porque se quedarían sin territorialidad a partir de 2023. En el bloque mayoritario de Juntos por el Cambio de la provincia de Buenos Aires, ¿se charló este tema?

Los motivos por los cuales esgrimen los intendentes la necesidad de poder ser reelectos por tercera vez, son los mismos por los cuales yo opino que debe haber alternancia. 

No lo he charlado con nuestro intendente, lo que yo tengo entendido es que él apoyaba la alternancia y la ley en su momento. 

Hay que dar una discusión, y es si aplica a quienes comenzaron su primer mandato antes de 2016, esa es una discusión, pero la ley, tal como está, no puede ser modificada, porque no cuentan con mayoría en el Senado. Nuestro posicionamiento creo que es unánime. Está ley contó con el apoyo de Sergio Massa, que hoy es parte del oficialismo. 

Si hubiera una contemplación en esos casos, no sería a través del legislativo sino de la Justicia…

Eso lo tendrá que plantear cada intendente de manera particular, y se establecerá un precedente. Pero no es lo que pretendo, o lo que comparto. 

Habría margen para especular con el resultado de las proximas legislativas y las potenciales modificaciones que podrían darse en la legislatura bonaerense…

Eso es cierto. Tendría que haber algún cambio sustancial de composición. Sí, puede ser una alternativa que se esté evaluando. 

En las principales manifestaciones de la oposición en todo el país, ha habido referentes de Juntos por el Cambio, radicales y del PRO, ¿cuál es tu punto de vista sobre estas movilizaciones y de algunos hechos ocurridos en las mismas?

No he participado. En primer lugar, por la crisis sanitaria que hemos estado viviendo, me parece que si desde nuestro lugar estábamos llamando al cuidado, a que la gente se quede adentro y haga un montón de esfuerzos y que tenga que modificar su vida, convocar a una marcha, desde mi lugar no es lo correcto. Que haya dirigentes que convoquen, creo que está bien, la decisión de manifestarse nunca puede estar prohibida. 

Me parece que se debió respetar siempre el aislamiento, arriba de los autos, la cuestión sanitaria es lo que más me preocupó. 

Las marchas son muy diversas, no hay que tenerle miedo a la explosión de la gente de un lado o del otro. No hay que estigmatizar a nadie que se quiera expresar. 

En las reiteradas movilizaciones que hubo durante el macrismo hubo represión, y en este momento, terminaron con agresiones de los propios movilizados, en algunos casos, a los medios de prensa. 

Con respecto a esta cuestión, vi lo que sucedió en la plaza en Chacabuco, me solidarizo con los trabajadores de prensa de Cuatro Palabras como Andrés Colicchio, y los de Chacabuco en Red. No me gustó para nada. Parte de que todos nos podamos expresar tiene que ver con respetar a quienes están trabajando. Eso tiene que ser un valor fundamental. Después, cada uno se debe expresar de la manera que lo sienta. 

Axel Kicillof está ingresando el presupuesto en la Legislatura, ¿qué novedades tenés?

Fue presentado primero el viernes en una conferencia de prensa, luego por Mesa de Entrada, y esta semana va a tener entrada en sesiones en la Cámara de Diputados. Yo soy vicepresidente de la comisión de Presupuesto del Senado, y por lo general se hace un tratamiento conjunto entre ambas comisiones. Por lo que estuve conversando hoy, vamos a tener la semana que viene las primeras reuniones con el Ejecutivo, para debatir también la impositiva, y un pedido de endeudamiento que hace la provincia. Son tres componentes muy importantes que vamos a analizar en noviembre.

¿Cómo se hace para empezar a reducir la distancia entre el vecino de a pie y los representantes políticos?

Hemos ganado la batalla en los ‘80 sobre la necesidad de una democracia, y hemos avanzado muchísimo en cuanto a la posibilidad de expresarnos. Una de las deudas que tiene la democracia es social, de generación de fuentes de trabajo. Hay que dejar de echarle la culpa al otro, y entender que hay algunos conflictos estructurales. Porque venga alguien de un momento a otro, no va a solucionar los problemas de una vez y para siempre, sino que lo tenemos que hacer entre todos. La cuestión económica es una cuestión importantísima, y que no hemos podido resolver, tuvimos distintas recetas en los últimos veinte años y han pasado diferentes gobiernos, alguna vez tendríamos que sentarnos todos en la misma mesa, para ver de qué manera lo podemos resolver.