• 03:34
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

“Llegamos con el deber cumplido de haber hecho el esfuerzo”

El candidato a concejal por el Frente de Todos, Darío Golía, transitó las últimas horas previas al cierre de campaña con la tranquilidad “del deber cumplido de habernos esforzado por presentar la mejor opción”. En diálogo con Frecuencia Electoral FM 98.9 Radio Ultra, habló de este proceso electoral y recordó los aspectos centrales de su paso de 8 años al frente del Municipio, “Chacabuco era viable porque además de pagar salarios, construimos viviendas, compramos quintas con fondos propios, pavimentamos, construimos pozos de agua y decenas de obras más”. También hizo hincapié en la importancia de poder lograr la mayoría del Concejo Deliberante y aportar “los proyectos que le faltan a Chacabuco”.

“Llegamos con el deber cumplido de haber hecho el esfuerzo”

-¿Cómo llegás a este cierre de campaña?

-Reencontrarnos con la gente después de tanto tiempo es importante; y nuestra premisa era escuchar al vecino. Después de las PASO, dijimos que íbamos a profundizar las propuestas y cada semana hemos hecho presentaciones de lo que vamos a llevar a debatir al Concejo después del 10 de diciembre. Llegamos con el deber cumplido de habernos esforzado por presentar la mejor opción, la mejor oferta electoral para fortalecer la participación ciudadana. 

 

-No hubo de parte de los partidos alusión a la problemática de la pandemia y la gestión de gobierno en ese sentido, ¿no hay conclusiones?

-No hemos querido politizar un tema que tiene que ver con la salud. Hemos tenido coincidencias y diferencias en el manejo de la pandemia. Sabemos que es muy doloroso, porque hubo muchas pérdidas humanas, de seres queridos. Y lo hemos hecho por respeto a ellos. Más allá de eso, tenemos opiniones formadas y lo vamos a debatir más adelante. Yo ya anuncié en el debate que vamos a desglosar el balance, porque el año pasado hubo un ajuste importante aún en la órbita de la salud. 

 

-En su momento tuvimos la oportunidad de acceder a otro Parque Industrial, se avanzó con una expropiación y se dio marcha atrás, ¿eso se puede reflotar?

-Hay que reflotar eso o comenzar otro proyecto, porque tenemos que pensar en la variante de la ruta 7 y en un lugar estratégico para el nuevo Parque Industrial o Agroalimentario, que tenga que ver con el crecimiento de Chacabuco, pero también con la creación de trabajo, que es lo que más se está necesitando. 

 

-¿Cuánto le falta a Chacabuco para tener un Municipio viable?

-El Municipio ha sido viable. Chacabuco fue viable. Cuando me tocó asumir como Intendente, en el 2003, recibimos el Municipio con un 85% de endeudamiento que tenía el presupuesto y el día que me fui, era un 16%, y en esos ocho años le dimos un mil por ciento de aumento a los trabajadores municipales. Siempre me dicen que contratamos mucho personal, pero cuando asumimos, la mayoría de los servicios públicos estaban cubiertos por planes Trabajar, que cobraban 150 pesos, no tenían aportes jubilatorios ni obra social. Y fue una decisión mía pasarlos a planta permanente y municipalizarlos a todos. Se les puede ir a preguntar. Los centros de Atención de la Infancia, venían funcionando con una subveción de provincia en negro, y también los incorporamos a la planta permenente del Municipio, eran más de cuarenta trabajadores. Además hubo crecimiento, se crearon varios CICs. Cuando creamos la Guardia de Pediatría, tuvimos que tomar más médicos, entre ellos al Intendente Aiola, no lo hicimos por una cuestión partidaria, lo hicimos porque Chacabuco lo necesitaba. Y Chacabuco era viable, porque además de pagar salarios, construimos viviendas a través de un fideicomiso y comprar mil quinientas quintas, que era una de las inquietudes que nos acercó Osvaldo Rodrigo; hicimos doscientas cuadras de pavimento y cordón cuneta. 

 

-El Gobierno local les cuestiona que las quintas están lejos…

-Es cierto, pero ¿quién te vende una quinta cerca del centro y con los servicios? En ese momento, cuando lo planteábamos con la comisión, la oposición también estaba. Hicimos varias convocatorias, y el que tiene una quinta en el primer cordón no la vende, no la vendía en su momento y tampoco ahora se la vendieron a Víctor Aiola. Estoy esperando a ver qué quinta compró Aiola en seis años, ni siquiera compró una quinta y mucho menos con servicios. Ni siquiera está pensando en los servicios, si no hay agua en el centro de la ciudad. Hoy venimos a proponer una nueva urbanización, que abrace a todos e integre a los vecinos en un proyecto común. 

 

-Aiola se acerca al final de su mandato con problemas estructurales heredados, que ni siquiera empezó a resolver, ¿qué nos espera a los vecinos de Chacabuco para el final de su mandato?

-Por nuestra parte, vamos a poner lo mejor de nosotros. Queremos abrir las puertas del Concejo a todos los vecinos, sacar el Concejo a los barrios, que opinen los vecinos, que se recree la banca abierta, que se vuelva a constituir un foro de seguridad en Chacabuco. Cuando vamos a los barrios, la gente nos cuenta los problemas que tiene pero no los transmite, porque tiene miedo de participar. Las instituciones mismas tienen miedo, no quieren plantearlo públicamente porque tienen represalias, porque los descalifican, los agreden o les quitan la poca ayuda que les dan. 

Queremos que haya equilibrio de poder para que la gente deje de tener miedo de expresarse. Hoy no tiene a dónde concurrir. El hecho de sacar el Concejo de donde estaba, es estratégico. Antes si pedías una audiencia con el intendente y no te podía atender, subías la escalera y encontrabas siempre a un concejal o a un medio de prensa, y alguien los escuchaba. Hoy 7 de cada 10 vecinos no saben dónde queda el Concejo, no se sabe qué días se reúnen, y mucho menos los temas que se tratan. Hay que reconciliar al Concejo con el vecino, que vuelva a participar. 

 

-Hay legisladores provinciales de Chacabuco y concejales que pasan sin haber levantado la mano o presentado un proyecto que modifique la vida de los vecinos, ¿es viable en esta Argentina?

-Nos debemos una discusión sobre la reforma electoral, siempre queda para otra oportunidad y nunca se da. Es importante para que la gente conozca quiénes son los legisladores y no una lista sábana donde a veces conocés a uno o dos. Cuando me tocó ser legislador, presentamos y discutimos proyectos, podemos rendir cuentas sobre lo que hicimos con los recursos que teníamos, y los pusimos a disposición, lo hacíamos público para que la gente supiera a dónde iban a parar sus aportes. Siempre hicimos lo que más pudimos para cumplir con el pueblo de Chacabuco.

 

-Durante el primer año de Cambiemos, hubo una serie de denuncias judiciales que te involucraban, ¿en qué quedó todo eso?

-Sería importante que lo aclaren, manipularon a la justicia durante mucho tiempo. Pusieron un procurador de la Provincia de su mismo color político, un procurador que vino a tomar café con el Intendente Aiola. Tendrían que dar explicaciones sobre esas denuncias que no prosperan.

 

-La dinámica de visitas de representantes nacionales en las PASO, y la falta de ellas en está segunda etapa llevó al senador Máspoli a decir que era una campaña vecinal con tintes peronistas…

-Ellos no pudieron defender su gestión, ni un funcionario salió a discutir los temas locales y no tienen nada para mostrar, por eso hablan de mi gestión, que terminó en el 2011. Es ridículo, hasta chistoso que achaquen todos los males a diez o quince años para atrás. Marca la impotencia que han tenido, seis años sin poder resolver nada. Tienen que alquilar máquinas, y esos contratos se terminan el 30 de noviembre, cuando termina la campaña electoral. Las motoniveladoras se van y van a quedar los pozos y el Corralón como una chacarita, por eso les digo a los vecinos que antes de ir a votar el domingo, agarren la calle Carlos Gardel y den una vueltita, que observen por el tejido y vean cómo están las máquinas. 

 

-Se hizo una confusión con las clases presenciales durante la campaña, el que pidió la suspensión de clases en un principio fue el Intendente...

-Ya se conocen los cambios de actitud que va teniendo el Intendente, primero tocaba la sirena y nos tenía a todos encerrados y después pasó al otro extremo. Aiola va oscilando en función de las encuestas, de su humor, o cómo se levanta, tiene que ver con su doble personalidad. Uno trata de ser siempre igual, yo pasé por diferentes lugares y soy el mismo. Trato de tener siempre la misma actitud en la vida, no me pongo un día un guardapolvo de médico y soy médico y al otro día golpeo una mesa y digo “Soy Macri carajo”. Estamos acostumbrados a ese discurso y cambio permanentemente.