• 14:21
  • martes, 29 de septiembre de 2020

Lean, escuchen, actualicen ideas

Por Gustavo Porfiri

Lean, escuchen, actualicen ideas

Un problema grave que arrastra la derecha criolla es su atraso intelectual, su falta de actualización. Esto fue bien visible en el corpus de funcionarios que deambuló por la administración nacional durante el gobierno CEO-radical. Desde su líder máximo, pasando por la vicepresidenta y la enorme mayoría del Gabinete(por no decir la totalidad, para ser generoso) han demostrado en toda aparición pública que no tienen reservas para sostener un discurso medianamente fundamentado. Todo “saraza”, como le gustaba decir al mismísimo. Este escriba arriesga que se debe a una pereza intelectual contagiosa, que baja desde los más encumbrados dirigentes hasta los aspirantes a garcas más precarizados. Como sea, es hora de que se pongan a leer, ver y escuchar, aunque más no sea, a sus propios gurús globales, pues si no quedan siempre en “orsai”, por ejemplo, en las publicaciones del Face.

Se ponen “locos”

Por estas horas, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, criticó al Gobierno nacional y a las provincias y municipios por la fuerte presión impositiva. “Nos están volviendo locos a impuestos”, afirmó. Lo hizo días después del encuentro del “campo” realizado en la ciudad cordobesa de Río Cuarto, y en la previa de la reunión que las entidades ruralistas mantendrán este martes en nuestra cercana Pergamino. Se calcula que allí habrán de decidir “hacer notar el reclamo del sector”, que como ya sabemos consiste en pasear en tractor o camioneta, hacer flamear la celeste y blanca y putear al “populismo”.

Pelegrina se refirió no sólo a una posible suba de las retenciones, sino también a los impuestos que cobran las provincias y los intendentes.

California es la economía de más peso en el amplio espectro de los Estados Unidos. Es, sin duda, el lugar del territorio estadounidense más liberal, el supuestamente más “progresista” y justiciero. Son “capos” pensando en cómo se debe controlar el mundo y el modo de vida de las personas, cómo reglar hasta el más íntimo acto humano. Sin embargo, cuando uno le echa un vistazo a su economía -la mayor de Estados Unidos- se lleva una sorpresa: se encuentra con un desastre absoluto, con guarismos más próximos a los de nuestras repúblicas sudamericanas que a los de un país de avanzada. Por ejemplo, asusta el número de personas sin hogar, o que las infraestructuras se vengan abajo, dando la imagen de un sitio oxidado.

Voces que vienen de adentro

El doctor Michael Hudson es un economista estadounidense, autor del libro “Superimperialismo: la estrategia económica del Imperio estadounidense”. Se ha formado en las universidades de Chicago y la Universidad de Nueva York y se ha desempeñado como analista de Wall Street, trabajó como economista en el Chase Manhattan Bank. Claramente no tiene nada que ver con Nicolás del Caño y mucho menos con el Partido Socialista Unido de Venezuela. Tampoco es un cuadro de La Cámpora. Es obvio, pero vale la aclaración en tiempos donde todo se descalifica utilizando las tres categorías citadas, o alguna más.

Don Hudson nos ilumina: “el problema de California radica principalmente en la Propuesta 13, que se aprobó hace unos cincuenta años”. Vayamos a la enciclopedia: La Propuesta 13 (denominada oficialmente Iniciativa del Pueblo para Limitar los Impuestos a la Propiedad ) es una enmienda de la Constitución de California promulgada durante 1978, mediante el proceso de iniciativa. La iniciativa fue aprobada por los votantes de California el 6 de junio de 1978. La Corte Suprema de los Estados Unidos la confirmó como constitucional en el caso de Nordlinger v. Hahn , 505 U.S. 1 (1992). La Proposición 13 está incorporada en el Artículo XIII A de la Constitución del Estado de California. [1].

La parte más importante de la ley es el primer párrafo, que limita la tasa impositiva para los bienes inmuebles: “Sección 1. (a) El monto máximo de cualquier impuesto ad valorem sobre bienes inmuebles no deberá exceder el uno por ciento (1%) del valor total en efectivo de dichos bienes. El impuesto del uno por ciento (1%) que los condados deben cobrar y distribuir según la ley a los distritos dentro de los condados”.

Volvamos a Mr. Hudson: “con esto decidieron que no subirían los impuestos a la propiedad de ningún californiano sino que los subirían cuando esas propiedades se vendieran.
El resultado es que el impuesto a muchísimas propiedades están reducidos al mínimo. Supuestamente pretendían ayudar a los propietarios a quedarse en sus viviendas y no verse en la calle cuando se jubilaran debido a la inflación sobre el precio de la vivienda y los impuestos asociados”

La Propuesta 13 fue abultada con una enorme cantidad de publicidad, no solo en California, sino en todo Estados Unidos. Se anunciaba que provocaría una "revuelta de los contribuyentes" en toda la potencia norteña. Lo cierto es que este invento resultó un trampolín fundamental para la elección de Ronald Reagan a la presidencia, durante 1980.

Explique, doctor, explique

El experto citado anteriormente abunda en el asunto: “casi todos los estados y distritos de los Estados Unidos basan su gasto local en los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria. Así es como funciona Estados Unidos, desde hace doscientos años, pero California no impone dichos impuestos. Si observamos lo que los economistas llaman “preferencia revelada” ¿Qué quieren los californianos? Pues lo que quieren es ser pobres y vivir debajo de un puente, porque es lo que han votado democráticamente; quieren que gobiernen los grandes propietarios de inmuebles, quieren que los ricos no paguen impuestos y que solo lo hagan los trabajadores”. Se insiste, por si acaso, en que Hudson no es un legislador del FIT-Unidad ni del Frente de Todos, es un gurú de Wall Street. 

También se reitera la necesidad de que los aspirantes a comentaristas de derechas en las redes sociales tengan la bondad de interiorizarse de estos asuntos antes de salir a aplaudir a Pelegrina, antes de ir a darle marco a las puestas circenses de los “dirigentes” que ante un micrófono se envalentonan y putean a un gobierno elegido democráticamente por una mayoría respetable. Lean, vean, escuchen, actualicen conceptos. Se nota mucho que abren la boca y solo sale papel picado.  

 

[1] https://en.wikipedia.org/wiki/1978_California_Proposition_13