06:28 h. Viernes, 13 de diciembre de 2019

Las elecciones de octubre

OPINIÓN Por Gustavo Porfiri  |  06 de agosto de 2019 (17:46 h.)
Más acciones:

En octubre, el país irá a elecciones generales para decidir si el actual presidente será reelecto para un nuevo mandato o los electores cambiarán el rumbo del gobierno. Será un momento clave para el futuro.

El diagnóstico oficial

Por supuesto, desde la administración nacional se destacan los logros que consideran valiosos y que justifican el voto por la reelección del actual primer mandatario. El canciller, por ejemplo, destacó que el proceso de cambio generado por el presidente “ha consolidado un crecimiento económico impensado con gobiernos anteriores”. Así, el ministro de Relaciones Exteriores reiteró este lunes que el país tiene un futuro próspero debido a la confianza de la ciudadanía en el Gobierno actual.

"Le ofrecemos al país un mejor futuro, un futuro de éxitos como lo hemos venido construyendo en estos años (...) con una gran proyección, estabilidad económica, política y social, y con un gran reconocimiento y apoyo del pueblo", aclaró el alto funcionario.

De cara a las elecciones generales de octubre, el canciller resaltó que la confianza de las mayorías se refleja en las encuestas. Además, agregó que "la República está pasando por uno de sus mejores momentos, con gran reconocimiento internacional, con una posición clara en los foros internacionales, con unas relaciones diplomáticas cercanas con todos los países de la región y con un pueblo unido".

En ese marco de prosperidad y armonía, el próximo 20 de octubre los ciudadanos bolivianos están llamados a participar en los comicios para renovar los altos cargos del Estado, siendo el presidente Evo Morales quien lidera la intención de voto en un 37 por ciento, con diez puntos de ventaja sobre sus adversarios.

El mejor del barrio

La envidia no es un sentimiento bueno, dicen, así que mejor lo cambiamos por alegría. La alegría de saber que un pueblo vecino esté avanzando al ritmo del siglo XXI.

"Bolivia es una excepción en la región, con datos positivos de crecimiento, inflación y deuda externa bajo control, con indicadores minerales y fiscales absolutamente positivos pese al contexto externo que afecta a nuestro comercio", ha asegurado recientemente el ministro de Economía del país andino, Luis Arce.

Este martes 6 de agosto, Bolivia celebrará 194 años de vida libre e independiente con un estímulo muy importante: por sexto año consecutivo se proyecta como la economía de mayor crecimiento de los países de la región, con una expansión de su Producto Interno Bruto (PIB) mayor a 4,5%.

Según el Programa Fiscal Financiero, suscrito a comienzos de año entre el Ministerio de Economía y el Banco Central de Bolivia, se proyecta que el PIB boliviano crecerá este año alrededor de 4,5%, con una inflación en torno al 4% y un déficit fiscal de aproximadamente 7,8%.

La semana pasada, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) proyectó, en su informe Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2019, que el PIB de Bolivia crecerá este año 4% y será, nuevamente, la economía con mayor expansión en Sudamérica.

El viceministro del Tesoro y Crédito Público, Sergio Cusicanqui, destacó que la inversión pública es uno de los principales factores que impulsan el crecimiento del país y la reducción de la pobreza, en el marco de un nuevo modelo económico social comunitario y productivo aplicado desde 2006, en el primer mandato del presidente Evo Morales.

“Todo lo que se trabaja en materia de economía está destinado a programas sociales e inversión pública que coadyuvan a mejorar las condiciones de vida de la población”, manifestó el ministro

Los logros en datos

En los últimos 13 años, Bolivia registró un crecimiento sostenido de su PIB, alcanzando en 2013 el pico más alto, con una expansión de 6,80%, de acuerdo a fuentes oficiales.

En 2005, la pobreza extrema en Bolivia se situaba en 38,2%, con la aplicación del modelo económico, en 2018 ese indicador bajó a 15,2%.

En 2005, los restaurantes solo facturaban 67 millones de dólares; en 2018 llegó a 691 millones de dólares.

Los supermercados también experimentaron aumentos importantes en el monto facturado, llegando a 731 millones en 2017, superior a los 71 millones registrados en 2005.

Entre enero y mayo de 2019, las ventas facturadas por los restaurantes y supermercados registraron un monto acumulado de 603 millones de dólares, lo que representa un incremento de 10% frente a los 547 millones de dólares reportados en similar período de 2018, según el Ministerio de Economía.

Para el vicepresidente, Álvaro García Linera, el país debe enfrentar todavía importantes retos, a corto y mediano plazo, principalmente los relacionados con los feminicidios, cuya lucha se debe encarar desde dos frentes: del Estado con actitudes punitivas y de la familia con prevención y cambios de mentalidad machista.

Además, dijo que, entre otros retos, también está consolidar la industrialización; conformar una base productiva más sostenible y no depender de las exportaciones del gas o de los minerales.

Y por casa…

Nosotros, los criollos argentos, también vamos a elecciones presidenciales en octubre, una semana después de que lo hagan los hermanos bolivianos. Claro que en otro contexto, con otros “números”, con otra situación económica, política y social. Este reflejo de la realidad del país vecino se reprodujo en esta columna precisamente para confirmar que “sí se puede”, como lo viene haciendo el pueblo de Bolivia y su gobierno encabezado por Evo Morales. Y si ellos pueden, igual podremos nosotros, ¿no? A menos que sigamos errando el rumbo y esquivando la posibilidad de hacernos una república digna, que valga la pena.