“La vida es un viaje a sí mismo”

ANTICIPO DE AUTOR  |  12 de febrero de 2020 (17:43 h.)

Lo dijo Herman Hesse y Cerri lo recuerda para hablar de su novela, que está atravesada por la política y por los conflictos sociales y culturales de la Argentina reciente, que hacen de telón de fondo a las vivencias protagonizadas por Luconi, un joven y aventurero periodista. Carlos Martín Cerri escribió más de cien artículos, publicó varios trabajos de investigación, y cinco libros de crónicas. Es abogado y escritor y pasó gran parte de su infancia en Chacabuco. “Los compañeros del sol” está a la venta en una de las librerías de la ciudad y tendrá una presentación oficial en los próximos meses

“El libro es un espejo, somos parte de un universo de espejos. El libro es un espejo de mi viaje interior y mis viajes exteriores, por eso en la tapa estoy yo en de mochilero a los 19 años de edad viajando por La Patagonia y espeja lo que ha sido mi viaje interior de los últimos diez años que tiene que ver con el encuentro de sí mismo y con eso que Herman Hesse decía, que la vida es un viaje hacia uno mismo. Es una novela que refleja la interioridad que me permito describir, y que tiene que ver con eso, con la búsqueda del sí mismo y con el viaje al centro de uno mismo que refiere a Herman Hesse”, cuenta. 

-¿Cómo hacemos para encontrarnos con nuestra humanidad, a esa a la que vos hacías referencia, en medio de las vorágines que plantea el siglo XXI?

No hay recetas, cuando yo doy una opinión, esbozo un criterio desde mi perspectiva personal o escribo, lo tomo siempre como un prisma. Creo que tenemos que utilizar lo que leemos y lo que escuchamos de los demás en ese ida y vuelta del aprendizaje colectivo que hacemos. En articulación con el universo consciente del que somos parte nos encontramos. Yo en mi experiencia personal con lo mejor de mi humanidad.

-¿De qué modo llevas ese adentro que te contacta con la investigación, la humanidad de lo que es el ser humano en todo el recorrido del tiempo y después se choca con el impacto del afuera?

-Desde el plano personal, empiezo las mañanas y cierro las noches rezando, para mi la relación con Dios es clave, desconectarse de él es como si fueras un jugador de fútbol que tiene todas las habilidades de Messi pero no conoce las reglas del juego entonces entra a la cancha y no sabe que unos son de un equipo y otros son de otro equipo. En la relación con Dios es donde vos te centrás en la esencia de tu yo superior, el yo inferior es el ego que se desarrolla como conciencia en lo cotidiano. Es una relación que te marca un norte, donde no te podés perder, es la brújula que te centra y te señala la dirección de tu próximo paso. No te atas dogmáticamente, sino que te abris confiando, te va guiando y vos estás atento a la guía a través de intuiciones, sensaciones. 

- ¿Por qué tendrían que ir a comprar este libro y tomarse el tiempo de leerlo?

-La revista Caras y Caretas sacó un comentario que me gusta mucho, que dice que la novela atraviesa las características y las contradicciones sociales y culturales de la Argentina en estos últimos años a través de las vivencias personales del protagonista que es Luconi un joven intrépido periodista, entonces la novela se desliza a través de la realidad del país en los últimos cinco años, va espejando contradicciones sociales y culturales y ahondando en la psicología y la historia de cada uno de los personajes. Voy a ser pretencioso. Ingmar Bergman, desde mi punto de vista, es el mejor cineasta de la historia y es una novela bergmaniana porque ahonda en el alma de los personajes a través del transcurrir de la vivencia. 

Más acciones: