06:24 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

La tiraron a la tribuna

OPINIÓN Por Gustavo Porfiri  |  21 de agosto de 2019 (18:23 h.)
Más acciones:

Imagen I: Mauricio Macri, luego de recibir una paliza electoral en las PASO, y de una corrida cambiaria feroz, salió a manifestar su enojo para con quienes decidieron votar por otra opción que no fuese la suya. Además, responsabilizó al Frente de Todos y le exigió autocrítica por no avalar el modelo económico de Cambiemos. "Si el kirchnerismo gana, esto es solo una muestra de lo que puede pasar. Es tremendo lo que puede pasar", aseguró en tono alarmante y condicionando a la población.

Imagen II: Al día siguiente, Macri anunció medidas económicas “de alivio” ante la megadevaluación y se disculpó por responsabilizar a los votantes que eligieron a la oposición: "Quiero pedirles disculpas por lo que dije en la conferencia del lunes, dudé de hacerlas porque todavía estaba muy afectado por los resultados del domingo, además sin dormir y triste por las consecuencias que tuvo en la economía”, dijo con cara de circunstancia ante la cámara.

Imagen III: Por la mañana, Macri anunció el congelamiento de precios, lo que dio alguna tranquilidad al sector expendedor. Sin embargo, entrada la noche, se conocieron noticias en el sentido de que no estaba totalmente decidido el tema de los precios y que aún habría que negociar con las petroleras, cuestión que generó fuertes incertidumbres. Pasadas las 22:00, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, ratificó que los combustibles quedaban “congelados por noventa días”, volviendo a instalar la decisión inicial, la que fue rechazada por petroleras, gobernadores y sindicatos por su impacto negativo en el desarrollo del proyecto Vaca Muerta, una de las banderas que siempre levantó este gobierno.

Imagen IV: Un par de jornadas después, en la reunión de gabinete ampliado celebrada en el CCK, la diputada nacional Elisa Carrió, una de las principales referentes de Cambiemos, vociferó: "A nosotros no nos van a sacar de Olivos. ¡Nos van a sacar muertos!", al tiempo que aseguró que los narcotraficantes influyeron en el resultado electoral. En el show, “Lilita” no se privó de hacer un chiste con la tragedia familiar por la que pasó el exgobernador rionegrino Carlos Soria, asesinado por su esposa en 2012: “yo era amiga del ‘Gringo’ Soria, que decía que su mujer lo iba a matar, y lo mató”, bromeó la dirigente, festejada y aplaudida por el selecto auditorio de funcionarios.

Imagen V: El sábado pasado se fue Nicolás Dujovne, quien ejerció el cargo de ministro de Hacienda desde el 2 enero de 2017. Por el año 2016, este señor exhibía un cartel con la leyenda “No volvamos al Fondo (FMI)”. Lo hacía en el programa de TN Odisea Argentina, conducido por el periodista Carlos Pagni. Ya funcionario, fue el gestor de un multimillonario préstamo ante el FMI que nos condiciona por años. Se fue no sin antes embolsar varios millones con la devaluación última y aconsejando “no aflojen”.

Oportunidad de oro

Estas escenas, que fueron seleccionadas entre muchas otras, y entre las que se encuentra la perla del presidente agradeciendo este martes (casi a las nueve de la mañana) “por acompañarnos tan temprano este lunes", muestran el deterioro del conglomerado derechoso que aún nos desgobierna. El descalabro en que dejarán el país no tiene antecedentes. Llegaron a la Casa Rosada gracias a la voluntad de 678.774 votantes (el 2,68%) que el 22 de noviembre de 2015 eligieron en el balotaje a Mauricio Macri por sobre Daniel Scioli. Entonces, la derecha argentina tuvo una oportunidad de oro: se instalaba en el gobierno sin la necesidad del acompañamiento del partido militar. Democráticamente accedieron al Ejecutivo nacional para demostrar que eran capaces de llevar adelante un proyecto de desarrollo basado en las mentiras de campaña que ofrecieron al electorado. No vale la pena enumerarlas, pero sí detenernos en una: “Las inversiones van a traer trabajo, que es lo que todos queremos”. No hace falta repasar la lista enorme de sectores que se derrumbaron dejando al aparato industrial criollo en agonía y a millones de trabajadores en las peores condiciones. El salario de los argentinos -medido en dólares- pasó del más elevado al más bajo de la región durante la gestión de la derecha(exceptuando el caso particular de Venezuela). En 2015, la Argentina ostentaba el sueldo mínimo más alto de la zona: U$S 589, un 66% por arriba del segundo mejor, Ecuador, con U$S 354. Luego venían Chile con U$S 352, Uruguay (U$S 342), Paraguay (U$S 324), Bolivia (U$S 240) y Perú (U$S 231). Al final del mandato de Macri la Argentina pasó al último lugar en la región. El mejor ahora es el de Chile, con U$S 435 mensuales. Uruguay le sigue con U$S 427, luego Ecuador con U$S 394, Paraguay con U$S 336 y Bolivia con U$S 307. Perú tiene un salario piso de U$S 278 y, detrás, la Argentina con sólo U$S 208.

No les da

La derecha argenta ha demostrado que solo está preparada para rapiñar las mayores ventajas posibles dentro de la lógica monetarista. Eso han hecho los funcionarios actuales, empezando por el mismísimo presidente, quien aumentó su patrimonio en más del cincuenta por ciento durante el año pasado, pasando de cien a ciento cincuenta y un millones de pesos, entre otras cuestiones negociando bonos en la timba financiera. Mientras tanto, en el país que él desgobierna -y según las cifras oficiales- cinco millones de niños y niñas son pobres y un millón es indigente.

El recientemente asumido ministro reemplazante de Dujovne, Hernán Lacunza, ratificó está cuestión: "El objetivo primordial es garantizar el tipo de cambio en este proceso electoral". Nada dijo de atacar la emergencia social que padecen millones. Pero el olmo no da peras. No les da la ideología ni para salvar la catástrofe que ellos mismos generaron. Esta derecha desperdició una oportunidad única que le dio el pueblo de demostrar que es capaz de estar a la altura del siglo en el que vivimos. Ni siquiera tuvieron la habilidad de hacerse reelegir como lo hizo Carlos de Anillaco, en 1995, a través del “voto cuota”. Pero el mismo pueblo que los eligió hace cuatro años les dará la lección prontamente. Ojalá aprendan, no es bueno tener una expresión tan decrépita -aunque sea de derecha- en ningún sistema político.