11:15 h. Domingo, 26 de Mayo de 2019

La ciudad de Aiola

En medio de un enorme operativo de seguridad, que parecía ir a contramano de la jornada cívica que estaba por comenzar, ayer se dió inicio a un nuevo período de Sesiones Ordinarias del Honorable Concejo Deliberante. Tal como establece el protocolo y luego de la presentación formal que realizó el presidente del cuerpo, Ingeniero Jorge Muela, llegó la palabra del intendente Víctor Aiola. Durante casi dos horas, el Jefe Comunal hizo un detallado, y por momentos monótono repaso de toda su gestión de gobierno que comenzó el 10 de diciembre de 2015. Del racconto de hechos narrados que atribuye a su gestión y el contraste con sus predecesores, Aiola trató de cristalizar la idea de que Chacabuco es hoy casi “una ciudad modelo”. Duro discurso de la oposición. 

APERTURA DE SESIONES ORDINARIAS  |  07 de Marzo de 2019 (01:18 h.)
Más acciones:

Tal como estaba previsto, la apertura de Sesiones Ordinarias del Honorable Concejo Deliberante se llevó a cabo en el Salón de los Espejos de la Sociedad Italiana. Para sorpresa de los parroquianos que frecuentan el microcentro de la ciudad, ayer el exagerado despliegue de fuerzas de seguridad no se condecía con el acto cívico que representa el inicio de sesiones del órgano deliberativo local y la tradicional visita del propio Intendente.

En esta ocasión, el espacio físico al que se trasladó el Concejo obligó a condicionar la presencia de los vecinos que pudieran estar interesados en seguir las alternativas de lo que allí ocurría. De antemano se supo que las sillas disponibles no serían apenas más de un centenar y mientras tanto se realizó en la calle un despliegue monumental de policías uniformados y de civil que transmitían una imagen militarizada de ese sector de la ciudad.

La bienvenida estuvo a cargo del presidente del Concejo, Ingeniero Jorge Muela, quien realizó un llamado a concebir la actividad política sin aprovecharse de los privilegios del Estado y “de su caja política”. De inmediato comenzó el discurso de apertura de Aiola, quien estaba acompañado por su nutrida planta de funcionarios y la habitual barra de militantes que acompañaban con aplausos. Realizó un extenso, detallado y luego aburrido repaso por todos los actos de gobierno, área por área, que además incluyó a cada una de las localidades. Uno de los tramos en que más se extendió el relato del Jefe Comunal fue en su referencia al área de Tránsito y Seguridad. Ahí, en un mismo acto, recordó al exintendente Dr. Osvaldo Rodrigo, por su propuesta de poner en marcha la Escuela de Inspectores y terminó reivindicado el trabajo que lleva adelante Raúl Sánchez como director del área. Según Aiola, el trabajo de este último permitió “ir a buscar a los ruidosos de las motos hasta debajo de la cama, les secuestramos los rodados y ahora son parte de un cementerio de fierros compactados”. El racconto de los actos de gestión incluyó, por supuesto, una taxativa lista de obras que se ejecutaron o se ejecutan tanto en la ciudad cabecera como en las distintas localidades. También resaltó la decisión política de elegir los delegados de esos lugares y la tarea que en esos territorios desempeñan las autoridades.

El centro de nuestra ciudad es una desolación”

Finalizado el discurso del Intendente Aiola, comenzó a hacer uso de la palabra el presidente del bloque de concejales del PJ/FPV Javier Estévez. Desde el arranque el concejal expresó la preocupación de su bloque por la imagen “militarizada del recinto donde en verdad se debe estar viviendo una verdadera jornada cívica”. A partir de ahí, el eje de la exposición del primer orador opositor apuntó exactamente en la línea contraria a la que Aiola diseñó el suyo. Estévez le recordó con vehemencia al Intendente que no se olvide de su pertenencia al Gobierno nacional, que no se olvide que ha dicho “Aiola es Macri carajo”. A esa altura estaba claro que el discurso de la voz cantante del principal partido de la oposición apuntaría en pegar al Jefe Comunal con el gobierno nacional de Cambiemos. Y así ocurrió cuando el Concejal tomó una parte del discurso del Intendente referido a que “el centro de nuestra ciudad había recuperado la tranquilidad porque ya no hay motos haciendo ruido” y entonces Estévez le dijo “usted recorra el centro para darse cuenta de que porsupuesto ya no es el mismo de hace años atras. Antes, en las principales cuadras de la Avenida Alsina los florecientes comercios se llenaban de vecinos que con sus compras permitían mantener las persianas altas, hoy día a día los mismos comercios dan de baja la luz, despiden a sus empleados y entregan las propiedades alquiladas porque no pueden enfrentar los gastos”. “Esa ciudad que usted describe con obras y gestión es una ciudad desolada Sr. Intendente” recordó Estévez.

“Nos hubiese gustado saludar a vecinos y vecinas”

A su turno, el concejal Martín Carnaghi, presidente del bloque de Unidad Ciudadana, arrancó con la formalidad de los saludos, para irónicamente recordar que no podía dirigirse a los vecinos y vecinas porque en ese lugar no había espacio para ellos, solo había lugar para funcionarios, militantes radicales y PRO y abundantes fuerzas de seguridad que dejaban al peor rostro de la democracia y la avergonzaban. Carnaghi atacó el discurso de Aiola recordándole que Cambiemos no cumplió y tomó como ejemplo que hace un año había asegurado que se construirían 272 viviendas que finalmente nunca llegaron. “A los vecinos de Cucha Cucha no les hace falta que el delegado Puppio les venga a buscar la insulina a Chacabuco, los vecinos de Cucha necesitan medios de transporte, necesitan que la insulina esté en el centro de salud de ese lugar, por eso le digo que usted no cumple Sr. Intendente”

Al cierre de nuestra edición todavía faltaba la palabra del concejal Lisandro Herrera en nombre del bloque oficialista de Cambiemos.