06:02 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

“A la juventud le deseo que le guste la vida”

Rosa Denunciato cumplió 106 años y es la persona más longeva de la ciudad. Desde sus cien, su festejo es un acontecimiento para Chacabuco. El último viernes recibió al periodista Mauricio Bartoliche, “arreglada, para disimular la edad”, según sus propias palabras. Luego festejó con familiares, amigos y la música del vecino César Menta. 

Cada día amanece con los ojos pintados de azul y las uñas de rojo. Usa pulseras y collares y se preocupa por su aspecto. Cuenta que en su casa ha sido feliz, que ha trabajado como profesora de la Escuela Almafuerte luego de recibirse en Labores, “Además me quisieron mucho las profesoras y la directora”, cuenta. 

Con su voz entrecortada y la lucidez intacta, recuerda algunos años de su infancia, la primera vez que votó y algunos amores prohibidos de sus años mozos. 

También le da un mensaje a la juventud: “Que se porten bien, que sean personas respetables. Que no tengan malas conductas como hay hoy, que raptan a una mujer, eso no me gusta. Que se formen, que tengan una idea de algo bueno en su forma de trabajar, un trabajo bueno, y que estén bien. Que les guste la vida”. 

CUMPLIÓ 106 AÑOS  |  02 de septiembre de 2019 (10:30 h.)
Más acciones:

 

¿Te gusta estar siempre arreglada?

Disimula un poco. 

¿Cuántos años te gustaría tener?

La verdad no tengo ni idea, siempre me he arreglado. No soy una persona que se abandona o se deja estar por los años. Siempre estuve arregladita. A mí me parece mentira cumplir 106, cuesta creer. A veces pienso y hablo con Betty, la señora que me cuida, y me parece mentira tener tanta edad. 

¿De dónde sacás tanta fuerza y energía para vivir?

Cuando tengo que salir me arreglo con el entusiasmo de siempre. He salido mucho a los teatros, a los cines. He ido mucho a Buenos Aires a los teatros, al Colón, por ejemplo. Pasé muchos lindos momentos, he tenido suerte, buenas amistades y no me he quejado. El trato con la gente siempre fue bueno, creo yo. He actuado mucho, me han llamado de todas partes cuando han precisado algo, yo me sentía contenta, con gente amiga y de confianza. 

¿Cómo fue tu infancia?

Fue muy buena también. Estuve muy grave, muy mal. Mi madre, muy católica, le pidió a la Virgen que me sanara y quedara bien. La Virgen cumplió, yo estaba remal según me cuentan. No me acuerdo bien qué era, pero fue muy fuerte. 

¿Qué cosas recordás de tu vida con nostalgia?

He estado mucho en casa, fui siempre muy casera. Hacer la limpieza siempre me gustó. 

¿Cómo se vivía antes?

Distinto. Importaba mucho que la gente tuviera buena conducta. La mujer especialmente. Antes la mujer se cuidaba más. También había una vida más sana, por la forma de vivir, por la forma de actuar. Si estabas de novia con una persona casada se veía mal. A mí me lo prohibieron. 

¿Estabas enamorada de alguien que estaba casado?

Sí. Un hombre casado, muy enamorado. Él dejaba a la familia por mí, pero yo no se lo permití. Siempre la palabra de mamá, lo que le parecía o no, yo lo cumplía. Yo prefería dejar lo mío por mi mamá. Yo también estaba enamorada de este muchacho, era inspector de Casa Phillips. 

¿Te pudiste enamorar de otra persona?

Me enamoré de otro muchacho como éste, que era casado. Era muy inteligente, representaba una droguería, pero trabajaba en el centro. Hablaba, hacía discursos, y era dirigente de una ferroviaria. Era una persona inteligente, y muy educado. 

¿Te acordás cuando votaste por primera vez?

He votado pero no me acuerdo. Me han llamado para debatir ideas, pero no quise actuar en un partido político. Me gustaba que creyeran lo que creyeran, pero yo no participaba. Mi idea la tenía formada, pero la manejaba a mi gusto. No sé si hago bien o mal en decirlo, pero antes, cuando era joven, tenía la idea radical y siempre seguí pensando así. 

¿Qué mensaje querés darle a la juventud?

Que se porten bien, que sean personas respetables, personas de bien. Que sean muchachos decentes, buenos. Que no tengan malas conductas como hay hoy, que raptan a una mujer, eso no me gusta. Que se formen, que tengan una idea de algo bueno en su forma de trabajar, un trabajo bueno, y que estén bien. Que les guste la vida.